Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Misión Exo Mars

Cuenta atrás para el asalto a Marte

Desvelar los secretos que encierra Marte, descubrir si existe o existió algún tipo de vida y poner a punto las tecnologías necesarias para que el ser humano ponga sus pies en ese frío, desolado y lejano lugar de nuestro Sistema Solar es uno de los grandes retos de la humanidad. Europa lanza la semana que viene la misión Exo Mars.

Juan Pons 10/03/2016 a las 06:00
Etiquetas
La ESA está a punto de poner en marcha un ambicioso programa de exploración de Marte: Exo Mars

Para preparar el terreno a los astronautas que puedan desembarcar en nuestro vecino planeta a mediados del presente siglo, la Agencia Espacial Europea (ESA) está a punto de poner en marcha Exo Mars, el programa europeo de exploración marciana más ambicioso de todos los tiempos. La ciencia y la industria espacial españolas juegan un importante papel en el diseño, desarrollo y construcción tanto de equipos y subsistemas como de instrumentos científicos.

Contando con la colaboración de Roscosmos, la agencia espacial federal de Rusia, la ESA ha ideado el asalto en dos fases. La primera misión, bautizada Exo Mars Trace Gas Orbiter o Exo Mars 2016 TGO, de 4,3 toneladas, tiene previsto levantar el vuelo el próximo lunes, 14 de marzo y llegará a la órbita marciana en octubre próximo.


Su tarea más importante consiste en confirmar o descartar la existencia de gas metano en la atmósfera del planeta y determinar si es de origen bioquímico –generado, por ejemplo, por volcanes– o biológico. En el caso de que fuese biológico, entonces los científicos podrían concluir que existe algún tipo de vida oculta en Marte.


Para intentar corroborar la presencia de metano –trazas del citado gas fueron descubiertas en 2004 por la sonda espacial europea Mars Express–, científicos e ingenieros de Bélgica y España han desarrollado el sofisticado instrumento Nomad, acrónimo de Nadir and Occultation for Mars Discovery, un avanzado espectrómetro que funciona en las bandas del infrarrojo, ultravioleta y visible.

No es fácil

El director del equipo español es el profesor José Juan López Moreno, del Instituto de Astrofísica de Andalucía, especializado en estudiar la composición de atmósferas planetarias e investigador en numerosas misiones espaciales europeas, como Mars Express, Rosetta y Cassini-Huygens. Integrado por una decena de científicos e ingenieros y con un exiguo presupuesto, el equipo dirigido por López Moreno ha desarrollado el ordenador central, el software, la electrónica y la fuente de alimentación del Nomad, «que ofrece una sensibilidad diez veces superior al equipo que embarca la sonda Mars Express», asegura López Moreno.


«Lo que pretendemos averiguar no es nada fácil», subraya el investigador español. «Queremos determinar si realmente hay metano en el Planeta Rojo, cómo se distribuye en la atmósfera marciana, cuál es su origen y por dónde se escapa… porque los datos suministrados por Mars Express y el todoterreno Curiosity de la Nasa nos confirman que hay trazas de ese gas –precisa López Moreno–, pero que desaparecen al cabo de seis meses, cuando debiera permanecer en la atmósfera al menos durante 30 años».



Según recalca Silvia Bayón, una ingeniera española que trabaja en Exo Mars y que ahora está en Rusia preparando el despegue desde el cosmódromo de Baikonur, se trata de analizar en detalle la atmósfera marciana, «especialmente los oligogases –o gases traza por su nombre en inglés–, determinar su origen y efectuar minuciosas mediciones meteorológicas».

La sonda también soltará sobre la superficie del planeta un módulo de descenso y amartizaje llamado Schiaparelli, en honor del astrónomo italiano que en el siglo XIX observó surcos en la superficie de Marte que llamó ‘canali’.

Aunque solo funcionará entre dos y cuatro días –hasta que se agoten sus baterías–, la razón de ser de Schiaparelli es validar las tecnologías que deben permitir efectuar la segunda y decisiva misión Exo Mars, prevista inicialmente para 2018. La joya de la corona de la ESA.

Amartizar sin que nada se rompa

Desde su puesto en el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC) situado en Villanueva de la Cañada (Madrid), Leo Metcalfe, el responsable de operaciones científicas de Exo Mars, señala que lo más difícil para Schiaparelli «es entrar en la atmósfera y amartizar con suavidad, es decir, llegar al suelo sin que nada se rompa». Y tiene razón, de las 55 sondas que se han enviado al Planeta Rojo, más de la mitad ha fracasado.

En realidad, la segunda misión Exo Mars es la verdadera prueba de fuego de la ESA, que debe demostrar que es capaz de depositar de forma controlada un vehículo todoterreno de poco más de 300 kilos sobre la superficie marciana. Pero no solo eso. La clave del vehículo está en que dispone de un sofisticado taladro, que penetrará hasta 2 metros en el subsuelo marciano, con el fin de detectar la posible existencia de vida pasada o presente. «Debido a las letales radiaciones ultravioleta que penetran en la tenue atmósfera marciana y machacan cualquier forma de vida que pudiera existir en la superficie del planeta, si existiera algún resto de vida pasada o presente, estaría en el subsuelo», puntualiza el irlandés Leo Metcalfe.
 
España, quinto contribuyente
Según fuentes del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, organismo que gestiona la participación de la industria nacional en la ESA, «el coste estimado de ambas misiones es de 1.200 millones de euros, aunque se han anunciado posibles sobrecostes aún sin cuantificar». España ha aportado un 6,7% del presupuesto ya invertido, lo que nos sitúa como quinto contribuyente del programa, tras Italia, Gran Bretaña, Francia y Alemania.

La empresa responsable de los mecanismos de separación del escudo frontal y posterior de Schiaparelli, así como de la estructura deformable del módulo de descenso, es la española Sener. «Lo más complicado ha sido la puesta a punto de la estructura deformable», comenta Fernando del Campo, director del proyecto. «Las condiciones de verificación han sido sumamente complejas, ya que el módulo puede impactar sobre rocas grandes, pequeñas, en condiciones de altas o bajas temperaturas… en resumen, un infierno», afirma del Campo.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual