Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Concurso Adopta tu molécula

Contra el frío: moléculas anticongelantes

Cuando el frío aprieta, unas moleculicas resultan especialmente útiles: las que impiden al agua del radiador del coche congelarse. Las más utilizadas en la composición de los anticongelantes pertenecen a una misma familia de compuestos químicos: los alcoholes. Descúbrelas y opta a ganar una taza de desayuno exclusiva de @moleculica.

Fernando Gomollón y José Ignacio García Laureiro 31/01/2017 a las 06:00
Etiquetas
Las moléculas más utilizadas en la composición de los anticongelantes pertenecen a una misma familia: los alcoholes

Muy útiles

Estamos en enero y una ola de frío azota muchos lugares de España y Europa. Cuando eso sucede, todos os acordáis de unas moleculicas con propiedades muy útiles es estos casos: los anticongelantes. Yo soy una de ellas, ¡pero hay muchas otras! Aunque las más utilizadas pertenecemos a una misma familia de compuestos químicos. Que somos primas, vaya.

Somos alcoholes

Sí, como el alcohol etílico, primo mío, que seguro que muchos conocéis (algunos incluso más de la cuenta). A pesar de ser tóxico, toleráis una cierta cantidad del mismo. Eso sí, si veis al primo canijo de la familia, el metanol, no se os ocurra echar un trago, ¡es muy peligroso! Estas pasadas Navidades se produjo en Siberia una intoxicación masiva cuando mucha gente empezó a beber una loción para el baño en vez de vodka, mucho más caro. Resultó que en una de las partidas de la loción se había empleado metanol, que es entre cinco y siete veces más tóxico que su primo mayor. 72 personas perdieron la vida y 46 más tuvieron que ser hospitalizadas. ¡Pequeño pero matón, mi primo! De hecho, los pocos vestigios de metanol que hay en las bebidas alcohólicas de mala calidad bastan para producirte una desagradable resaca.

El primo siamés

¿Y qué hay de mí? Bueno, pues resulta que yo soy una especie de primo siamés del metanol y el etanol. Es como si tuviera dos cabezas que salieran del mismo tronco. Soy un alcohol doble; lo que los químicos llaman un diol. Entonces, ¿emborracho el doble? Pues resulta que, de hecho, soy tan peligroso para vosotros como el metanol. Vuestros cuerpos me transforman en otras moleculicas que provocan daños en el sistema nervioso, el corazón y los riñones. Medio vaso puede mataros si no recibís atención médica inmediata.

Prohibido congelarse

Pero no me cojáis manía, que lo mío no es ser una bebida, sino, como he dicho al principio, ser un estupendo anticongelante. El agua, cuando se congela, forma una estructura cristalina en la que cada molécula está rodeada por otras cuatro, formando una estructura muy simétrica y regular. Todos habéis visto cómo son de cerca los copos de nieve, ¿verdad? Yo y algunas de mis primas podemos romper su estructura. Digamos que estorbamos al agua y no dejamos que se solidifique. El agua pura se congela a 0ºC, yo solita, a -13ºC. Pero, combinándonos, una mezcla mitad y mitad de agua y servidora aguanta hasta ¡-33ºC! sin solidificar. Y no digamos ya si soy mayoría. Con un 60% de un diol como yo, podemos mantener el agua líquida hasta casi -50ºC. ¡Hasta en Siberia podemos mantener el agua de los radiadores sin congelarse!

Los más modernos

Últimamente los anticongelantes modernos llevan en su composición otro diol, una moleculica también prima mía pero que no tiene efectos tóxicos sobre los humanos en caso de ser consumida. Mira que me tiñen de azul para hacerme menos apetecible, pero, aun así, hay locos a los que les da por probar un trago.

En el espacio

Y ahora, agarraos. Los astrofísicos han logrado detectarme ¡en el espacio! Como los jedis. Por lo visto, abundo cerca del centro de nuestra galaxia. ¿Sabéis cómo me llamaron? El ‘anticongelante interestelar’. Si es que los científicos, en el fondo, son unos cachondos...

¿Sabéis ya quién soy? ¿Podéis identificar también al primo que me está sustituyendo en las formulaciones anticongelantes más modernas?

Manda tu respuesta y tus datos a milenio@heraldo.es con el asunto Adopta tu molécula. Sortearemos un premio entre los acertantes. Fecha límite: 17 de febrero.

¿Quieres adoptarme?

Para ser una buena madre o un buen padre, tendrás que averiguar sus propiedades, usos y la opinión que la gente tiene de ella. No te preocupes si te parece difícil y una gran responsabilidad; desde el blog ‘Moléculas a reacción’, te ayudaremos y guiaremos en tu adopción.

Fernando Gomollón Bel Químico y divulgador científico. José Ignacio García Laureiro Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo