Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Divulgación

'Star Wars. Una nueva esperanza', la revolucion de los efectos especiales

Para su rodaje se diseñaron sistemas pioneros de grabación, se construyeron nuevos modelos de cámara y las holografías comenzaron a hacérsenos familiares.  Fue además en su estreno la película más taquillera de todos los tiempos.

Francisco Serón 12/03/2016 a las 06:00
Cartel anunciador del estreno de 'Stas Wars. Una nueva esperanza'.20th Century Fox / Lucasfilm Ltd

Star Wars fue la película más taquillera, de todos los tiempos, hasta 1982 (775 millones $). En 1989, la filmoteca nacional USA, la categorizó como película importante, y el guión se consideró por el gremio de escritores de América como uno de los mejores jamás redactados.

“Hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana [...] Es un período de guerra civil. Las naves espaciales rebeldes, que atacan desde una base oculta, han ganado su primera victoria contra el malvado imperio galáctico. Durante la batalla, espías rebeldes consiguieron robar los planos secretos del arma más reciente del imperio, la Estrella de la Muerte, una estación espacial blindada con el poder suficiente para destruir un planeta entero. Perseguida por siniestros agentes del imperio, la Princesa Leia se dispone a regresar a su hogar a bordo de su nave, custodiando los planos robados que pueden salvar su pueblo y restablecer la libertad en la galaxia [...]”.

(Texto introductorio de 'Star Wars: Una Nueva Esperanza'). 



Probablemente es la película más importante de efectos especiales nunca realizada y responsable de su revolución durante los 80 y los 90. Ganó entre otros, los premios de la Academia a los mejores efectos visuales y sonoros del año 1977.

El cine cambió para siempre cuando apareció en escena el “Destructor Estelar gigante” ocupando de manera progresiva toda la pantalla en su movimiento de persecución de la nave de la Princesa. En ese momento empezó todo; Jedis, contrabandistas espaciales, la rebelión contra el malvado Imperio, los sables de luz, las naves espaciales, los alienígenas, los robots inteligentes... Una “space opera” inolvidable.

Las escenas más importantes se desarrollan en; Tatooine que es un planeta desértico con casas subterráneas, que están inspiradas en las viviendas reales de la región tunecina de Tataouine que están adaptadas a la árida región. Y en Yavin IV desde donde la Alianza Rebelde y el Halcón Milenario lanzarán el ataque definitivo contra la Estrella de la Muerte. Los exteriores se rodaron en las ruinas mayas del parque arqueológico de Tikal en Guatemala.



Para la realización de las batallas espaciales, John Dykstra creó lo que actualmente se conoce como “Go motion” (no confundir con “Stop motion”) que consiste en poder mover tanto los objetos como la cámara de manera simultánea a la hora de ir tomando imágenes sucesivas de maquetas como las naves. Para ello diseñó una cámara especial controlada por computador, conocida como Dykstraflex. Era capaz de ofrecer hasta 7 ejes de movimiento, incluido el del cambio de orientación del objetivo con respecto a la película para generar desenfoques selectivos.

Para las escenas en las que los caballeros Jedi utilizaban sus sables de luz, se les dio un bastón recubierto de una pintura que reflejaba la luz y emitía un débil resplandor. Posteriormente, mediante un rotoscopio, en “cada fotograma” el técnico de efectos especiales pintaba el bastón con un efecto de luz mucho más intenso.

El apartado maquillaje queda representado por el magnífico resultado alcanzado con ''Yoda'' perteneciente a una especie tridáctila desconocida y ''Chewbacca'' el wookie peludo. Aunque el trabajo más agotador fue traer a la vida a esa especie de híbrido cimarrón medio mamut lanudo conocido como Bantha. Para ello se utilizó un elefante asiático de 25 años llamado Mardji, al que se trasladó al Valle de la Muerte (California) para las escenas con el Bandido Tusken. El equipo de rodaje siempre recordará con amargura el intento continuado del pobre elefante de quitarse aquel pesado abrigo en plena canícula Californiana.

También se utilizó la técnica de “Stop motion” para recrear la divertida escena en la que el androide C-3PO y el robot R2-D2 juegan una partida de ajedrez holográfico, contra Chewbacca.

A modo de final, recordaré el sorprendente descubrimiento que hizo el equipo de maquetistas del pegamiento “superglue” que permitió aumentar el ritmo de trabajo ofrecido por el pegamento habitual de la época, el “epoxi”.

Francisco Serón es catedrático de Universidad y 'geek'.
 
Ir al Suplemento Tercer Milenio.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual