Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Noticia patrocinada

Los niños ya no deben tenerle miedo al dentista

Las nuevas técnicas de sedación consciente ayudan a que los niños no se pongan nerviosos durante la realización de tratamientos dentales.

08/07/2015 a las 06:00
La sedación consciente facilita la realización de los tratamientos dentales.G.R.

A muchos niños les aterroriza la idea de ir al dentista y, con la llegada de las revisiones anuales, también aparecen los disgustos y berrinches por el temor a que les puedan hacer daño. Algunos padres ceden a las pataletas infantiles y se saltan la cita del dentista lo que, a la larga, puede convertir una visita rutinaria en una intervención dental más compleja.

Para el dentista Gustavo Rodríguez la clave está en la prevención y considera fundamental "visitar al dentista, al menos, una vez al año y seguir una higiene bucal adecuada" ya que los niños no deberán enfrentarse a tratamientos dentales complicados que puedan incentivar su miedo. Además, recomienda que "para evitar esta fobia en niños, la visita debe tomarse como una situación habitual, como cuando vamos a la revisión del pediatra o a la peluquería a cortarles el pelo". Y es que potenciar una actitud positiva hacia los cuidados dentales es muy importante.

Los odontopediatras son los dentistas infantiles y, aunque utilizan métodos y técnicas de comunicación adaptados a los niños, "en algunos casos no son suficientes y hasta el mejor odontopediatra puede encontrarse con un niño que no se deja ver la boca. Y no, es no", recalca el doctor. Por ello, es necesario disponer de otros recursos que los odontólogos puedan usar de manera rápida y segura para que ningún niño se quede sin atender.

Un método muy útil es aplicar la técnica de la sedación consciente. "Este recurso –explica Rodríguez– ayuda a los niños y los adultos con miedo al dentista a relajarse y convierte la experiencia en algo agradable y positivo".

Existen dos tipos de sedación consciente: la oral y la inhalatoria. La primera consiste en "la ingesta de un medicamento que relaja rápidamente al paciente, lo que facilita la realización de los tratamientos dentales", informa el dentista. La sedación consciente inhalatoria es el segundo método y, en este caso, "se aplica al paciente una mezcla de oxígeno con óxido nitroso que de inmediato produce una agradable sensación de bienestar y relajación".

Esta técnica, que lleva años aplicándose en muchos países de Europa con gran éxito, cada vez gana más adeptos en España. Cabe destacar que "son técnicas altamente seguras por lo que son idóneas para el uso en niños", revela el doctor Rodríguez.

Mediante la aplicación de la técnica de sedación consciente, el niño se mantendrá relajado durante el proceso y "no recordará casi nada de la intervención, solo tendrá una sensación de bienestar que facilitará futuras visitas".

Este tipo de sedación también es recomendable para aquellos a los que se les va a realizar algún tratamiento dental largo o molesto. "Además, es una manera de prevenir fobias", explica el doctor quien añade que "se evita que ante realizaciones más largas, como la extracción de varias piezas dentales, el pequeño se agobie por estar tumbado tanto rato o por incomodidad".

En las Clínicas Dentales del Dr. Gustavo Rodríguez son especialistas en la aplicación de estas técnicas y "ya hemos atendido a bastantes pacientes, tanto adultos como niños, con sedación consciente y siempre ha sido un éxito", cuenta el odontólogo quien, debido a su experiencia en esta técnica, ha impartido cursos para enseñar a dentistas de toda España a manejar esta clase de métodos que, según Rodríguez, "ayudan a que la odontología sea menos odiada y hacen que la visita a las clínicas sea una experiencia agradable", concluye Gustavo Rodríguez.


Ir al suplemento de salud







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual