Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Gente del campo

"El garbanzo es un cultivo rústico y poco exigente"

Fernando Allué cultiva esta variedad de legumbre desde hace 17 años en Lierta, donde la tierra resulta favorable para el desarrollo de la planta.

J. S. B. Huesca 22/03/2014 a las 06:00
Etiquetas
3 Comentarios
Fernando Allué muestra parte de su producción en su planta clasificadora de Lierta.

La comarca de la Hoya de Huesca y en concreto, la localidad de Lierta, cuentan con el terreno ideal para el cultivo de garbanzos. De hecho, era común su cultivo en los huertos domésticos hace ya muchos años, para su comercialización entre los propios vecinos. Añorando aquella época y buscando además un cultivo alternativo para las tierras en rotación, Fernando Allué decidió recuperar esta legumbre en su explotación hace ya 17 años. Ahora cuenta con marca propia, 'Legumbres de la Hoya', presente tanto en grandes superficies como en tiendas ‘gourmet’ y restaurantes de la provincia de Huesca.

"Quería diversificar la tierra, que aquí es muy mala. Llueve, pero hay muchas piedras. Pensé que una leguminosa sería una buena opción para enriquecerla y elegí los garbanzos porque se habían cultivado aquí desde siempre, aunque a nivel particular", relata el agricultor, que ahora cuenta con una superficie de entre 10 y 12 hectáreas y una producción media de 12 toneladas. De este modo, se necesita una superficie capaz de drenar bien el agua. Un terreno arcilloso o rico en yeso son desaconsejables y pueden ocasionar incluso que la legumbre no se pueda cocinar bien.

Allué comenzó plantando la variedad 'pedrosillano', procedentes de Andalucía. Con las primeras cosechas pudo obtener sus propias semillas, aunque no eran suficientes para cubrir las más de una docena de hectáreas que dedica a este producto. Intentó además buscar semillas certificadas. Sin embargo, como apunta, "es un cultivo muy rústico, que no está estudiado para obtener grandes producciones, como el trigo o el maíz". Más adelante decidió cambiar de variedad y comenzó a cultivar 'vega saúco', procedente de la Comunidad Valenciana y "más mantecoso, con un poco más de piel y mejor presencia".

El agricultor tiene ante sí un cultivo poco exigente en cuanto a abonado en la etapa de crecimiento, especialmente de aquel de origen nitrogenado, ya que es una planta capaz de fijar este componente. Esto hace que los gastos de explotación no sean tan altos como en otros cultivos.

La producción resulta, sin embargo, "muy insegura. Como sucede con todas las leguminosas, un año puedes tener mucho y al siguiente, casi nada". Es en el momento de la floración cuando conviene extremar la vigilancia, ya que se trata de la fase más delicada de la planta, en la que queda expuesta a una gran variedad de hongos que pueden echar a perder la cosecha. "Resulta muy resistente hasta que florece, aunque se produzcan heladas o fuertes lluvias, pero en el momento de la floración, se complica mucho la cosecha", asegura Fernando Allué. Enfermedades como la rabia o la 'alternariosis' pueden provocar la aparición de manchas u otras anomalías en caso de lluvia. Para proteger las plantaciones se utilizan fungicidas, "nunca insecticidas, a pesar de la presencia de plagas como las moscas", señala.

Cuando decidió producir garbanzo, Allué tuvo que realizar también algunos cambios en su explotación. Remodeló una antigua cuadra para convertirla en una planta envasadora, donde realiza además las labores de clasificación, limpieza y selección de la legumbre. "Nunca he tenido problemas para venderlos, aunque la mayoría se quedan en la provincia de Huesca. Ahora se ha interesado también una tienda especializada de Zaragoza", indica el productor. Reconoce, sin embargo, que el único modo en el que resulta rentable es "cuando el productor es también envasador, de otro modo, no merece la pena". Parte de la materia prima se destina además a la obtención de semillas para la próxima campaña y para la fabricar piensos. .

Aparte de garbanzos, Fernando Allué también cultiva almendra, cebada, veza y guisantes. "Lo hago porque me gusta la agricultura, si no, me dedicaría a otra cosa, no soy nada romántico en este sentido", asegura convencido.

Volver al suplemento Heraldo del Campo.


  • Jose Antonio Lopez22/02/15 20:23
    Felicitarte por la iniciativa y si puede aclararme una duda que me ha surgido en todo el tema y es si lleva a cabo la rotación de descanso cada cuatro años a la tierra. Gracias y suerte. 
  • waterfory23/03/14 00:00
    Yo los he probado y son  de lo bueno lo mejor,igual es por que me los regalo , es una estupenda persona.
  • Eustaquio22/03/14 00:00
    Un aplauso para un campesino, a quien se le ha encendido la bombilla, se ha jugado su esfuerzo y conocimientos, y ha tenido recompensa. Ojalá cunda su ejemplo, y nos lleguen sus garbanzos pronto a Mas sitios de España.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual