Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Formación

Cinco reglas mnemotécnicas para agilizar tu estudio

Pon a prueba estas herramientas de memoria para facilitarte el trabajo y hacerlo menos aburrido.

03/08/2017 a las 06:00
Etiquetas

Estudiar no es algo que, en general, apetezca mucho hacer. Al menos, no más que irse al cine, a la piscina o de excursión y mucho menos si es verano, hace calor y el resto de la gente está de vacaciones. Pero si te toca presentarte a alguna convocatoria en septiembre conviene organizarse el tiempo para llegar holgado y triunfante a los exámenes.

Para que el estudio sea un poco más ameno y, sobre todo, más efectivo, existen muchas técnicas de memorización. Bien es cierto que hay ciertas materias que no es cuestión de memorizar, sino de comprender y saber exponer, pero si lo que te ha tocado es estudiar fechas, fórmulas, nombres o cualquier otra lista de conceptos que no sepas cómo absorber, estas técnicas pueden resultarte muy útiles.

Listas de palabras

Si tienes que memorizar una lista de palabras aleatorias trata de formar una palabra con sus iniciales. Si el orden de los factores no altera el producto podrás modificar las letras hasta que salga una palabra coherente. Si no, utiliza la segunda letra también.De esta forma siempre recordarás el número de palabras y cómo empiezan. Un ejemplo muy básico son los meses del año: EFe MAMa JuJA SONoD. Una técnica muy útil, por ejemplo, para aprenderse la tabla periódica.

Conversión de cifras a palabras

Algo parecido puedes hacer si tienes que recordar muchas fechas. Por ejemplo, si quieres recordar el número 1424 y no consigues memorizarlo de ninguna manera, relaciona cada número con una palabra. Las palabras son más fáciles de imaginar y por lo tanto de recordar. Por ejemplo: 1 se parece a una 'l' o una 'i'. El cuatro a una 'A' y el dos, tumbado, a una 'N'. Así, uniéndolos: L-A-N-A, consigues la palabra lana. Trata de enlazar el concepto con la palabra y te será más fácil recordarla. Si los números son más complejos, puedes hacer frases en vez de palabras.

LOCI

Imagina que tienes que volver a estudiarte las capitales del mundo. Si utilizas el método LOCI, que relaciona conceptos con lugares, te resultará más sencillo. Un ejemplo: cada continente es una habitación de tu casa, y cada mueble o elemento un país. Así, puedes memorizarlos dirigiéndote al lugar indicado, paseando por la casa y señalando cada lugar. Cuando necesites recordarlo solo tendrás que asociar el lugar real al término.

Repeticiones hacia adelante y repeticiones hacia atrás

Memorización pura y dura. Si tienes largas listas de conceptos machaca tu memoria nombrando cada elemento primero hacia adelante y después hacia atrás. ¿Un ejemplo? Las preposiciones. A, ante, bajo, cabe, con... Y luego al revés: ... con, cabe, bajo, ante, A.

Memoria sensorial

Asocia los conceptos a imágenes, canciones o colores. Por ejemplo, recuerda la famosa letra de la canción de Beyoncé 'If I were a boy, I could understand' para memorizar el segundo condicional en inglés.

- Ir al suplemento de Heraldo Joven





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo