Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Fiestas del Pilar

Datos imprescindibles de la tradición de la Virgen del Pilar

La historia del fervor religioso en torno a la patrona de la Hispanidad y su imagen albergan innumerables curiosidades no siempre conocidas,

M. M. P. Zaragoza Actualizada 12/10/2014 a las 12:52
1 Comentarios
Manto de la Virgen del Pilar donado por CáritasJ.M. Marco

La basílica del Pilar se inunda estos días con cientos de miles de aragoneses y visitantes siguiendo la tradición secular de “ir a ver a la Virgen” y de besar su Pilar o, simplemente, para reencontrarse con el emblema de identidad de la tierra y la advocación de estos días de fiestas. 
Pero, ¿Conocemos los secretos de esta imagen tan alabada por la cristiandad y símbolo indeleble de los zaragozanos? ¿Cómo se gestó la devoción al Pilar y la atribulada historia de la construcción del templo?

 

La aparición de la virgen en carne mortal:

En el año 40 de la era cristiana la Virgen María se apareció en carne mortal –entonces vivía en Jerusalén- al apóstol Santiago El Mayor a orillas del Ebro, cuyas fuerzas empezaban a flaquear ante los esfuerzos ímprobos de convertir a los cesaraugustanos de la entonces ciudad romana. Por eso se habla de la Venida, y no de la simple aparición, de la Virgen, y es lo que diferencia la del Pilar a otras advocaciones marianas de la cristiandad.

La Virgen entregó al apóstol una columna de jaspe como símbolo de la fortaleza de la fe, que popularmente se conoció como el Pilar.
 

Esto va a ser “la obra del Pilar”:

Según la tradición, el apóstol Santiago y los primeros conversos levantaron una primera capilla, ya perdida, en torno a la Sagrada Columna, y a lo largo de los siglos hubo diversas construcciones para acoger el rito devocional de los fieles y peregrinos hasta llegar a la configuración del actual templo.


En torno a 1434 un incendio destruyó prácticamente el templo y el claustro que existía y en el que se veneraba el Pilar con la imagen de Nuestra Señora, y se iniciaron los trabajos para la erección de una nueva construcción de factura gótica. En este periodo fue destacada benefactora doña Blanca de Navarra (1425-1441), consorte del Rey Juan II de Aragón, muy devota por la creencia de haber sanado su enfermedad por intercesión de la Virgen.


Pero en el siglo XVII surge la idea de levantar un nuevo santuario más grandioso, acorde con el fervor religioso que suscitaba, sentimiento azuzado por hechos como el milagro de Calanda, en 1640. Desde que se pergeñan estos trabajos hasta su conclusión en 1872 pasaron cerca de dos siglos, lo que llevó a acuñar la expresión “dura más que la obra del Pilar”.

 

La Sagrada Columna:

La Sagrada Columna que dejó María al apóstol Santiago constituye el origen y eje sobre el que se han levantado los distintos templos, si bien según la tradición, la columna ha permanecido siempre en la misma ubicación.

Aunque se le conoce como el Pilar, es una columna –base circular- de jaspe amarillo y castaño claro con vetas oscuras. La mayor parte se encuentra elevada, la que queda cubierta por el manto, y la base queda empotrada en la construcción. 

En la parte trasera se encuentra el óvalo de 14 centímetros enmarcado por un reborde de oro, y en el que se aprecia el desgaste debido a los besos y las muestras de fe que le han profesado millones de fieles siguiendo un culto que data de la Edad Media.

Cuando el Pilar no está cubierto por el manto queda al descubierto el forro de plata repujado en el que está enfundado.
 

La talla gótica:

La imagen que se venera sobre el Pilar es una bellísima talla de tan solo 36 centímetros de alto, realizada en madera dorada y policromada, en la que destaca el trabajo de las pleguerías y los ropajes. Es de bulto redondo -está tallada también por detrás-, y muestra a la Virgen coronada y Madre, portando al niño en un costado. 

Estudios de la profesora María del Carmen Lacarra Ducay apuntan que pudo encargarse a Juan de la Huerta en la primera mitad del siglo XV, tras el incendio que sufrió la capilla en la que se veneraba la Sagrada Columna y donde se sabe que había un retablo que se perdió con el incendio.

La talla, junto con la corona sobre la columna cubierta por el manto le otorgan su característica imagen.
 

Los 546 mantos:

Es una costumbre arraigada desde hace varios siglos cubrir la Sagrada Columna con los mantos que regalan devotos particulares e instituciones de toda índole, el último de ellos, el donado hace unos días por la Policía Nacional. 

En total cuenta con 546 mantos de ricos tejidos y elaborados con todo tipo de técnicas. Pintados, bordados, de papel o de encaje de bolillos, entre otros. También hay varios elaborados a partir de capotes donados por toreros o con fajín de capitán general. 

El más antiguo data de 1756 y fue encargado por el propio Cabildo. Está bordado sobre terciopelo blanco y se pone el Día del Pilar. Queda algo más largo que el resto, porque antiguamente los mantos se colocaban a mayor altura, hasta tapar parcialmente la talla, si bien en el siglo XVII se modificó esta costumbre bajándolo, para dar más vistosidad a la imagen.

Los únicos días en los que la Virgen se muestra sin manto son los 2, 12 y 20 de cada mes, en los que se puede observar la columna en una funda labrada en plata.
 

Las 10 coronas:

La Virgen tiene en total 10 coronas, algunas de ellas de alto valor histórico-artístico y únicas en su género, como la corona renacentista o también llamada de las urnas, y la donada por el comerciante Gabriel Zaporta. La más antigua data del año 1500. 

La Virgen del Pilar fue coronada canónicamente el 20 de mayo de 1905 con una grandiosa corona elaborada a partir de las alhajas de sus donantes. La corona que se realizó para la ocasión fue una obra de arte labrada por la joyería Ansorena de Madrid, de oro macizo y platino y lleva engarzadas 10.000 piedras preciosas. Se realizó en 45 días y en ella participaron los 40 artesanos de la empresa. 


  • don e12/10/14 20:33
    Bien por la señora. Me resulta difícil comprender la poca asistencia de fieles católicos a los oficios semanales. Muchos zaragozanos que participan en la ofrenda se declaran devotos de la virgen y católicos no practicantes. En mi opinión la virgen maría no puede interceder ante Dios por ellos al apartar de su vida la fé católica y la obligada práctica de los preceptos eclesiales, al decir no a una vida cristiana y escenificar un cuadro folclórico con lágrimas incluidas. La ofrenda de frutos es otra história. Felicidades a las pilares.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual