Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Feria Taurina del Pilar

Oreja para Perera en la mansa y descastada corrida de Daniel Ruiz

El extremeño topó con un remiendo de la Palmosilla que sobresalió, por su excelente condición, entre el resto.

Javier Clavero. Zaragoza Actualizada 14/10/2016 a las 23:26
Séptimo festejo de la Feria del Pilar

Un remiendo de la Palmosilla salvó la mansa, descastada y mal presentada corrida de Daniel Ruiz, enmarcada en la séptima tarde abono de la Feria del Pilar. El magnífico burraco, 'Tarifeño' de nombre, correspondió en suerte a Miguel Ángel Perera, que estuvo por debajo del derroche de nobleza y clase al que se enfrentó. El extremeño comenzó en los medios con una tanda de cambiados por la espalda, para después asentar la faena en la diestra. Toreó con gusto y templado, si bien los muletazos no fueron de trazo largo. La embestida del toro lo requería. También más mando por el pitón izquierdo, que lo tuvo y bien bueno. Dos o tres naturales de mano baja supieron a poco. El fondo y la firmeza fueron premiados con oreja. En otro tiempo hubiese abierto la puerta.

En su segundo no tuvo opción. Esta vez topó con lo peor -que ya es decir- del encierro. 'Lechón' fue un manso anunciado en el tercio de varas. Salió exageradamente suelto del caballo, y complicó la labor de los banderilleros. Ahí apareció el buen hacer de Curro Javier para soplarle dos pares inmensos. Saludó el veterano banderillero, antes de que lo más pesado (580 kilos) de Daniel Ruiz cantara, definitivamente, la gallina. Perera lo probó con oficio. El que no tuvo para introducir un descarado bajonazo. Marchó, como sus compañeros de terna, entre aplausos.

Los dirigidos a José Garrido fueron en reconocimiento a su compromiso. Llegó con la mano derecha dañada y tuvo que soportar el peor lote. No fue ese joven que enamoró en las Corridas Generales de Bilbao, pero dejó detalles de su raza. La que le llevó a matar al primer sobrero visto en la feria. 'Colega' (la Palmosilla) sustituyó a 'Nigeriano' (Daniel Ruiz) y demostró ser otro mansurrón. Permitió algunos lances -ayudados por alto- de inicio, pero no tardó en pararse y rajarse. El pacense lo intentó en todos los terrenos; y entre el 5 y el 6 vino una espectacular voltereta. Se armó de valor y volvió para firmar un arriesgado final de faena en el que no se pudo evaluar -en su justa medida- su toreo.

Tampoco cuando se midió a 'Golondrino', desrazado y esquivo. Garrido jamás se acopló a sus toscas embestidas. No se cruzó como es debido y no disimuló los defectos -que los tuvo y muchos- de otro impresentable de Daniel Ruiz. Los dos pinchazos previos a la estocada tendida y trasera constataron sus dolencias en la muñeca. Antes, también había matado a la tercera con aviso -normal teniendo en cuenta el tiempo que empleó en reponerse de los golpes-.

Más efectivo con la espada se mostró el tercer componente del cartel, Ginés Marín. De su primera intervención destacó el comienzo en los medios. Allí propuso una arrucina de rodillas que calentó a los tendidos. Después, la faena perdió emoción. Y el toro también. Marín se fue a la corta distancia para enlazar varios derechazos, templados pero sin profundidad. Acabó por manoletinas, mató de delantera y le pidieron la oreja que el presidente no condeció. Tras lo visto otros días, la vuelta al ruedo no hubiese estado de más.

Con el de la jota -por cierto, muy mal interpretada- le faltó ceñirse y templar las embestidas, que, inicialmente, tuvieron clase. Sufrió varios enganchones y no demostró dominio. Hacia el final, con el toro más descompuesto, llegó otro arrimón. Mató de un estoconazo que precisó de descabello y tuvo que pasar a la enfermería por una contusión en la cara posterior del muslo derecho.
 

Ficha

La Misericordia. Séptima corrida. Más de dos tercios de entrada. Toros de Daniel Ruiz y La Palmosilla (1º y 2º bis), mansos y todos, salvo el 1º.

Miguel Ángel Perera, de verde botella y oro. Estocada (oreja). En el cuarto, pinchazo y estocada (silencio).

José Garrido, de fucsia y oro. Dos pinchazos, estocada y descabello. Aviso (saludos). En el quinto, dos pinchazos y estocada (silencio).

Ginés Marín, de rioja y oro. Estocada (petición y saludos). En el sexto, estocada y descabello (ovación de despedida).










 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual