Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Fiestas del Pilar

Fiesta olímpica en el Ebro

Los medallistas Saúl Craviotto y Cristian Toro revolucionan las regatas del Pilar.

Arantza Cortés. Zaragoza 10/10/2016 a las 06:00
Saúl Craviotto y Cristian Toro, rodeados de aficionados en los aledaños del Centro Natación Helios.José Miguel Marco

La capital ya vive con intensidad las fiestas del Pilar, con el imprescindible cachirulo abrazado al cuello y al ritmo de la música callejera repartida por todos los barrios. Aunque ayer había un escenario que reventaba el aforo, el Centro Natación Helios y su ribera. Un dúo explosivo de piragüistas ejerció de imán para cientos de aficionados a la disciplina que, tras los Juegos de Río, más medallas ha dado a la historia del deporte nacional. Saúl Craviotto y Cristian Toro eran ayer las estrellas del cartel de las tradicionales regatas del Pilar. Los más perseguidos y fotografiados. Los campeones olímpicos en K2 200 metros se unieron al festejo pilarista y a los entregados fans, ávidos por captar una imagen para el recuerdo, una firma de un gran valor sentimental. Durante más de cuatro horas, la mediática pareja, que estuvo acompañada por otro nombre propio en la piragua, su entrenador Miguel García, se dio un baño de multitudes "sin remojón en el Ebro". Un homenaje de los zaragozanos y aragoneses "inolvidable".

"La Federación y todos los piragüistas aragoneses estamos supercontentos de tener a unos olímpicos con nosotros. Y de la talla humana de Saúl, Cristian y de su preparador, Miguel García, que es el verdadero artífice de todas las medallas que hemos conseguido en Río. Es un lujazo", resaltaba José María Esteban Celorrio. El presidente de la Federación Aragonesa de Piragüismo vigilaba a sus invitados, tratando de poner orden entre la chiquillería, los padres y las piraguas que se cruzaban entre el gentío. El zaragozano estaba "emocionando", rememorando "junto con ‘cracks’" que él fue pionero en la materia, el primer aragonés que inauguró el palmarés olímpico de la Comunidad con la plata en el K4 en la cita de Montreal 1976, gesta que se conmemoró este verano, 40 años después. "Me vienen a la mente muchos recuerdos de aquella época, lo bonito y lo importante y difícil que es lograr medalla", añadía.

A su lado, Saúl Craviotto sonreía. El ilerdense inauguró su palmarés olímpico en Pekín, con un oro en K2 500 metros. En Londres fue plata en K1 200 y este verano regresó de tierras brasileñas con el oro en K2 200 y el bronce en K1 200 metros. Después de los tres Juegos, el multicampeón no ha fallado a su "gran amigo" Esteban Celorrio. "Chema es inspirador, el abrió el camino. Después de la época de la famosa medalla del K4 hubo un tiempo de sequía de metales. Emergió David Cal en 2004 y, desde entonces, el piragüismo ha dado la talla en Pekín y Londres, y en Río ha sido increíble lo que hemos conseguido. Estamos muy contentos", decía Craviotto, sin dejar de girarse a un lado y al otro ante el reclamo de los piragüistas.

"Estamos encantados de participar en este evento, de poder convivir con los aficionados y compartir nuestras vivencias y experiencias deportivas", contaba el laureado deportista, que ha surcado el Ebro con su piragua en varias ocasiones. "Soy un fijo. He competido muchas veces por la cercanía cuando vivía en Lérida, y siempre que puedo me gusta disfrutar de esta tierra. Tengo raíces aragonesas ya que mi abuela era de Peralta de la Sal, un pueblo de Huesca. Así que no hay excusas", afirmaba, entre risas, mientras se ataba el cachirulo al cuello.

Cerca, su pareja en el K2 Cristian Toro, se afanaba en imprimir su firma en camisetas, palas, cuadernos, gorros... "La gente nos esta brindando muchísimo cariño. Los niños, los padres... Es increíble", indicaba sin permitirse descanso. El piragüista, que llevó a España con 11 años de su Venezuela natal, "descubrió" el Ebro de la mano de Esteban Celorrio. Además, de mantener una vinculación "especial" con Zaragoza. "Conozco muy bien la ciudad. Mis padres vivieron en La Muela y yo, cuando no tenía concentraciones, les visitaba los fines de semana. Del Ebro me gusta todo: el paisaje, sus alrededores... Esta regata es muy bonita y las fiesta la hacen aún más especial", recalcaba.

El campeón, afincado en Lugo, ya fue protagonista el sábado en el CNHelios junto con su técnico Miguel García, ya que ambos participaron en una mesa redonda sobre la preparación del ciclo olímpico. Rodeado de las futuras promesas, Toro recuperaba la imagen del podio olímpico, cuando rompió a llorar al recibir el oro: "Fue muy emocionante, cuando crucé la meta sentí una gran satisfacción, porque todo el exigente trabajo quedó plasmado en un gran premio".

Y ampliaba Craviotto: "Es muy bonito poder compartir nuestras experiencias con los niños. No hay mas que verles su cara de felicidad. Los jóvenes no tienen que sentir la presión de competir ni de ganar, sino que tienen que hacer es pasarlo bien y empaparse de los valores de nuestro deporte. La presión la sentimos nosotros, que nos jugamos todo en 30 segundos".

Observando la algarabía, el hombre que ha dado forma a un K2 de oro. Un equipo perfecto que combina la potencia descomunal de Toro en cada palada con la indudable experiencia de Craviotto. Miguel García es el entrenador clave en todos los éxitos que han hecho del piragüismo un deporte fetiche en el olimpismo español. "Saúl y Cristian son dos grandes deportistas, con unas cualidades espectaculares. Hemos trabajado muy duro para llegar muy alto. Y ahora todos disfrutamos de los triunfos", declaraba el profesional, reconociendo su "envidia" por no poder competir. "Ya tuve mi momento, pero la verdad es que lo echo de menos", ratificaba García, medalla de bronce en el Mundial de 1994, en la prueba de K1 200 metros y olímpico en Barcelona 1992 y Atlanta 1996. "Este reconocimiento de la gente de Zaragoza es el que tiene un gran valor. Hay que aplaudir el esfuerzo que hace la Federación por mantener la calidad en estas regatas. Me voy enamorado de la ciudad", concluía Miguel García.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual