Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Pederastia

Una víctima de un cura pederasta narra su drama ante un centenar de obispos

El caso de Marie Collins es uno de los 4.000 casos de abusos sexuales a menores por parte de clérigos que llegaron a la Congregación en los últimos diez años.

Juan Lara. Efe Actualizada 08/02/2012 a las 08:28
3 Comentarios
Marie Callins (i) sostiene una vela durante el acto.AFP

Una mujer irlandesa que sufrió abusos sexuales por parte un cura cuando era niña relató este martes su drama ante más de un centenar de obispos que asisten al simposio organizado por el Vaticano contra la pederastia, ante los que dijo que comenzó a sanar cuando el violador fue llevado ante la Justicia.

Se trata de Marie Collins, de 65 años, que ante representantes de 110 conferencias episcopales y los superiores de 30 órdenes religiosas reunidos en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma explicó que sufrió abusos sexuales cuando tenía 13 años y estaba enferma en un hospital por parte del capellán del centro sanitario.

"Han pasado más de 50 años pero es imposible olvidarlo y nunca podré escapar de sus efectos", relató Collins, quien recordó las noches de terror que sufrió en el hospital cuando el capellán, quien, según dijo, "era un experto en abusar de menores" acudía a su habitación, la tocaba, fotografiaba su cuerpo, entre otros abusos.

Marie Collins agregó que el hecho de que su abusador fuera un sacerdote añadió gran confusión a su mente, "ya que los dedos que abusaban de mi cuerpo la noche anterior eran los mismos que me ofrecían la sagrada hostia a la mañana siguiente".

La mujer, que estuvo acompañada durante su intervención por la psiquiatra Sheila Hollins, agregó que en vez de volverse contra la religión se volvió contra ella misma y se sentía sucia y se apartó de su familia y amigos y evitaba el contacto con ellos, convencida de que era "una mala persona".

Aunque se casó a los 29 años y tuvo un hijo, siguió sin poder hacer frente a la vida y continuaba sufriendo depresión y ansiedad.

La primera vez que habló de los abusos que sufrió tenía 47 años. Fue a un médico y éste le dijo que advirtiera a la Iglesia sobre ese sacerdote. Habló con un cura de su parroquia y este se negó a tomar el nombre del abusador.

"Y lo peor, me dijo que lo que había sucedido era probablemente mi culpa. Esa respuesta me destrozó e hizo que resurgieran en mí todos mis viejos sentimientos de culpa y de vergüenza", narró en medio de un silencio sepulcral y caras de conmoción por parte de los asisten.

La irlandesa agregó que estuvo otros diez años callada, internada en un hospital muchas veces... hasta que comenzaron a salir las denuncia de otros casos en la prensa y comprendió que el hombre que había abusado de ella podía haber hecho lo mismo con otros niños.


Dio el paso para proteger a otros niños


De ahí que decidiera dar el paso y hacer público su caso para proteger a otros niños.

Escribió al arzobispo de su diócesis y denunció al abusador, pero pasó -según explicó- los dos peores años de su vida, "ya que el sacerdote que había abusado de mi estaba protegido por sus superiores" y le dejaron durante meses en su ministerio parroquial, que incluía dar tutoría a los niños que se preparaban para la confirmación.

La mujer se quejó de que la trataron como alguien que estaba en contra de la Iglesia y denunció que la investigación policial fue obstruida y los laicos engañados.

El violador admitió al final su culpabilidad ante sus superiores, pero -denunció Collins- la prioridad de esa iglesia local era "proteger el buen nombre" del abusador ante la sociedad.

Estaba angustiada, pero siguió con su lucha hasta que logró que el abusador fuera llevado ante la justicia y encarcelado. En ese momento sintió que comenzaba a cambiar su vida y aunque perdió la confianza en la Iglesia comenzó a trabajar con su diócesis y toda la iglesia de Irlanda para mejorar su política de protección de niños.

El de Collins es uno de los 4.000 casos de abusos sexuales a menores por parte de clérigos que llegaron a la Congregación para la Doctrina de la Fe en los últimos diez años, según dijo ayer su prefecto, el cardenal William Levada, inaugurando el simposio.

Levada dijo que esos casos pusieron de manifiesto la inadecuada e insuficiente respuesta canónica y la falta de una respuesta verdaderamente coordinada".

El cardenal subrayó la necesidad de que la Iglesia colabore con las autoridades civiles, destacando que el abuso sexual de menores de edad "no sólo es un delito en el derecho canónico, sino que también es un crimen que viola las leyes penales en la mayoría de las jurisdicciones civiles".

Durante el acto se leyó un mensaje Benedicto XVI, en el que afirmó que la curación de las víctimas debe ser "la preocupación prioritaria" y que tiene que ir unida a una "profunda renovación de la Iglesia en todos los niveles".

En los últimos años han sido denunciados cientos de casos de abusos contra menores en EEUU, Irlanda, Alemania, Bélgica, Austria, Italia, Australia, Malta y Holanda, entre otros países.


  • ALFRED09/02/12 00:00
    No estoy de acuerdo con estos casos deleznables, pero estas noticias no tienen que quitar fe si no todo lo contrario que pone al descubierto lo que no esta bien, lo haga quien lo haga . Pero tan bien se tendria que resñar las multiples acciones que engrandecen a la iglesia con sus magnificas acciones en todo el mundo y NO SOLO LO MALO    
  • Algo huele a podrido...09/02/12 00:00
    La iglesia es una institución sobre la moral ,luego tiene una responsabilidad añadida sobre temas tan graves como los delitos de pederastia.
  • Tontilyn09/02/12 00:00
    La verdad fundamental es que el abuso y violación sexual de menores por curas católicos no es un crimen de ?derecho canónico? sino un delito que viola las leyes penales en la mayor parte de las jurisdicciones civiles. El cardenal William Levada, jefe de doctrina del Vaticano, expresó que los sacerdotes culpables de abusos deberían enfrentar los cargos ante el sistema legal secular y no solo ante el derecho canónico que rige los asuntos de la iglesia. "La Iglesia tiene la obligación de cooperar con los requisitos de la ley civil respecto a la denuncia de esos crímenes a las autoridades pertinentes", dijo Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Esperemos que esto ?algún día? se cumpla.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual