Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Tecnología

«Nosotros veremos la muerte de la muerte»

José Luis Cordeiro asesor de la Singularity University defiende que las nuevas tecnologías están a unas pocas décadas de cambiar para siempre el futuro de la especie humana.

Borja Robert. Madrid Actualizada 05/03/2016 a las 21:52
Etiquetas
Predican su mensaje fundamental: que se desarrolle una inteligencia artificial superior a la humana es inminente

Como pasa con la meteorología, cuanto más lejos se mira más difícil es predecir el futuro. Aun así, las cautelas no acompañan a un pequeño grupo de personas afincado en Silicon Valley que han convertido en su modelo de negocio imaginar lo que ocurrirá en las próximas décadas.

Bajo el paraguas de la Universidad de la Singularidad (SU), una empresa que ofrece cursos a emprendedores sobre tecnologías revolucionarias y asesora a 'start-ups' con ideas sobre cómo afrontar problemas de índole global, predican su mensaje fundamental: que se desarrolle una inteligencia artificial superior a la humana es inminente y lo que ocurra después de ese momento, al que han bautizado como 'la singularidad', es absolutamente impredecible.

Según Ray Kurtzweil, fundador de la SU y responsable del 'procesamiento de lenguaje natural' en Google, acontecerá en algún momento entre 2029 y 2045. La mayoría de la comunidad científica no lo cree ni posible, ni factible.

El venezolano José Luis Cordeiro, asesor de energía de la SU, por su parte, está convencido de que alcanzar este hito es algo casi inevitable.

Y así lo afirmó en una visita reciente a España para dar una conferencia auspiciada por la Fundación Rafael del Pino. Su estilo es el de saltar con naturalidad de los mensajes terrenales a la ciencia ficción, como si no hubiese diferencias entre el presente que conoce y el futuro que imagina.

En un encuentro con este diario explicó cómo cree que las tecnologías cambiarán para siempre a la humanidad. Y que lo harán, además, en unos pocos años.

La vida lleva muriéndose 2.000 millones de años. Qué le hace pensar que se puede detener.
La prueba de que la inmortalidad es posible es que ya existe en varios tipos de células que no se mueren si no les falta alimento y el entorno adecuado.

En las bacterias, que son básicamente inmortales porque no envejecen, en las células complejas destinadas a la reproducción y también en las células cancerígenas. Cualquiera de estas tres, si les das un ambiente idóneo y comida, nunca se mueren.

Así que, si el cáncer descubrió cómo hacerse inmortal, nosotros que somos seres pensantes también podemos descubrirlo. Es solo una cuestión técnica.

¿Cree que habrá humanos inmortales?
Lo que pienso es que vamos a dejar de envejecer. Al que le caiga un piano en la cabeza seguirá muriéndose, claro.

Existen unos animales minúsculos llamados hydras que tampoco envejecen, y son vida compleja, multicelular.

Google ha fundado la empresa Calico y ha invertido 1.500 millones de dólares para tratar de curar la muerte y hay otros proyectos similares. Entienden que es un problema técnico. Que es viable.

Creo que en diez años, o quince, habremos curado el cáncer gracias a la secuenciación genética, y eso será clave para lograr la inmortalidad. Siempre digo que nosotros veremos la muerte de la muerte.

Los oncólogos dicen que es muy complejo atacar al cáncer, incluso con las nuevas técnicas genéticas, porque lo forman células casi idénticas a las del paciente
Lo que hacemos ahora es primitivo. La quimioterapia y la radioterapia son como disparar cañonazos contra un mosquito.

Pero en pocos años se podrán hacer ataques totalmente dirigidos a las células cancerígenas. En los próximos años van a llegar avances impresionantes porque estas tecnologías avanzan de forma exponencial.

Ya tenemos la base, ahora es un problema técnico resolverlo y superar estos tratamientos primitivos.

¿Cómo va a ser primitiva la última tecnología?
Nos lo parecerá en poco tiempo. Mire (y muestra un lector portátil de electroencefalogramas), esto es el primer paso hacia una comunicación telepática, algo que hará que hablar también se convierta una tecnología, en este caso de comunicación, primitiva.

¿Cree que nos comunicaremos de cerebro a cerebro?
Todo lo que yo le quiero decir está en mi cerebro, pero no puedo transmitírselo porque hablar es una tecnología de banda estrecha.

Estuvo bien en su momento, pero lo que nos espera es ciencia ficción. Podremos conectar nuestro cerebro a la nube y acceder a todo el conocimiento de la humanidad instantáneamente.

¿Usted conectaría su cerebro a internet?
Yo soy transhumanista. A la gente, para que no se duerma, le digo que nosotros veremos el fin de la edad humana, a más tardar en 2045, cuando ocurra la singularidad tecnológica.

En 2029 se pasará el test de Turing, que significa que a partir de entonces será imposible distinguir en una conversación a un ordenador de una persona.

Y en 2045 el poder de los ordenadores superará al de los 8.000 millones de humanos de entonces. Eso es lo que creemos, basados en las teorías de Ray Kurtzweil.

¿Y qué habrá después?
Empezará la era posthumana. Un tiempo de humanos aumentados, mejorados, más inteligentes y éticos.

Aunque no todos entrarán en ella. Algunos se quedarán atrás por motivos religiosos.

Las predicciones de futuro suelen estar equivocadas
Claro que no podemos saber con certeza lo que va pasar, sobre todo después de la singularidad. Todo es muy hipotético.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo