Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Animales

Casas de acogida para paliar el abandono de animales

Cada vez son más los aragoneses que deciden contribuir a dar cobijo a perros  y gatos que no son queridos por sus dueños.  

12/01/2018 a las 05:00
Casas de acogida para paliar el abandono de animales

Peru lleva ocho meses en casa de Carmen Pardo y Pedro Temprado. Desde hace varios años, esta pareja de jacetanos colabora con varias protectoras como casa de acogida. “Es un perro que psicológicamente está bastante tocado. Mientras permanecía en el albergue dejó de comer y se le empezó a caer el pelo por lo que decidieron buscarle una casa”, relata Pardo.

Como este, Hudi -una cachorra a la que abandonaron sin vacunar-, Golfa -abandonada a su suerte con tan solo unas semanas de vida-, o Siena -que consiguió superar su enfermedad tras un duro proceso de lesmaniosis-, son tan solo algunos de los casos que han pasado por la vivienda jacetana, eso sí, tan solo durante una temporada. “Nuestra labor consiste en darles los cuidados que necesitan tras una operación o por un tratamiento veterinario hasta que están recuperados para ir a su nuevo hogar”, explica Pardo.

También en Jaca se encuentra la casa de Joaquina Llorente, otra de las voluntarias en APAP Pirineos, más conocida como Protectora de Jaca. “Empezamos subiendo los fines de semana al albergue que utilizan como refugio para pasear a los perros, llevarles comida o mantas… Cuando murió mi perro Yako​, nuestro perro, me animé a servir de casa de acogida”, recuerda.

Así, en 2014 llegaría hasta su casa Turrón, al que acabaría adoptando poco tiempo después. “Al mes me pidieron acogida para una perrita que estaba preñada y adoptamos una cachorrita, Alma”, afirma. En su caso, también ofrece su casa para gatos: “Hace unos meses encontraron tres cachorros en un contenedor de apenas 15 días, los tuve en mi casa hasta que los dieron en adopción”.

También en la capital oscense se encuentra Ixeia Gardeta, voluntaria de 27 años que colabora con El arca de Santi de Monzón y Gatolandia. Esta última rescata unos 150 felinos al año de las calles de Zaragoza y cuenta tan solo con una decena de casas de acogida. “Desde hace 9 meses convivo con África, una gatita que busca una familia interesada en adoptarla”, afirma.

Los testimonios son numerosos y variados, aunque si hay algo que caracteriza la labor de estos aragoneses es la paciencia. “A veces la gente llega muy confundida, en una acogida no hay fecha límite ni puedes escoger al animal”, advierte Belén Arenas, de la Protectora de Jaca. En su caso, cuentan con una red de una decena de casas de acogida a las que derivan los casos que no pueden tener en condiciones óptimas en sus instalaciones. “Suelen ser perros muy pequeños o de edades avanzadas, animales enfermos o con problemas de comportamiento”, señala.

“Acoger nunca puede ser un capricho, es una enorme responsabilidad”, asevera Arenas. Algo que, lamentablemente, deben de recordar en muchas ocasiones a quienes se ofrecen como hogares temporales: “Lo ideal es que el animal deje esa casa cuando lo adopten, sino está sufriendo un nuevo abandono con todo lo que ello implica”.

Sin duda, una de las preguntas más habituales para muchos de estos voluntarios es: ¿por qué no lo adoptas? Aranda explica que no es tan sencillo. “En muchos casos la gente que ofrece su casa para acoger animales no tiene hueco para más, y si te quedas con uno perderíamos esa casa. Es duro pero es necesario”, señala. En su caso, llegó a tener a un animal acogido durante dos años. “La despedida fue muy dura”, recuerda. Aunque no tanto como ver morir a un animal: “En ocasiones llegan perros que vienen a casa a morir, al menos tratamos de darles una despedida digna”.

Nunca hay suficientes casas

Desde la Protectora Azar de Zaragoza aseguran que, si bien es cierto que en los últimos ​años han detectado un aumento de la visibilidad del abandono animal, el número de casos no se ha visto reducido. “Al año se siguen produciendo cientos de abandonos en España y parece que solo sea problema de las asociaciones que cargamos con el mayor peso de la recogida y recuperación de estos animales que sin apenas medios”, critica Marta Pastor.

“La realidad es que nos enfrentamos a un problema social, institucional y administrativo para el que las asociaciones tan solo podemos poner parches”, asevera. Además, al producirse cada vez más abandonos, esto también aumenta el número de rescates. “Nunca hay suficientes casas, aunque la gente adopte o repita, siempre hay más animales que casas y seguirá siendo así mientras no se tomen medidas al respecto”.

Tan solo en 2017, la protectora rescató a medio centenar de animales, el 95% perros de caza, principalmente galgos. Recientemente han iniciado una campaña de búsqueda de nuevas casas de acogida​:  “Estas personas no están ayudando a una protectora ni a las personas que la componen si no a un animal desconocido y recién rescatado”.

 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo