Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Astronomía

El centro de la Vía Láctea sufrió un 'reventón' hace 6 millones de años

Las mediciones realizadas en un cento de Harvard muestran que la Vía Láctea pesa alrededor de 1 o 2 billones de veces más que el Sol.

Europa Press. Madrid Actualizada 29/08/2016 a las 23:57
Etiquetas
La Vía Láctea vista sobre la frontera de HungríaEfe

El núcleo de la galaxia, este lunes un lugar tranquilo, registró un brote furioso de actividad hace sólo seis millones de años, en el tiempo en que los primeros ancestros humanos empezaron a caminar.

La evidencia de esta etapa activa ha llegado a partir de una búsqueda de la masa perdida en la galaxia. Las mediciones muestran que la Vía Láctea pesa alrededor de 1 o 2 billones de veces más que el Sol, y que las cinco sextas partes se presentan en forma de materia oscura invisible y misteriosa.

La restante sexta parte del peso de nuestra galaxia, o 150.000-300.000 millones de masas solares, es la materia normal. Sin embargo, si se cuentan todas las estrellas, gas y polvo que podemos ver, sólo se encuentran 65.000 millones de masas solares. El resto de la materia normal -una mezcla hecha de neutrones, protones y electrones- parece faltar.

"Jugamos un juego cósmico del visto y no visto. Y nos preguntamos, ¿dónde podría estar ocultándose la masa perdida?", ha declarado el autor principal Fabrizio Nicastro, un investigador asociado en el Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica (CfA) y astrofísico del Instituto Nacional Italiano de Astrofísica (INAF).

"Se analizaron las observaciones de rayos X de los archivos de la nave espacial XMM-Newton y encontramos que la masa perdida está en forma de una niebla gaseosa a millones de grados que impregna nuestra galaxia. Esa niebla absorbe los rayos X de fuentes distantes del fondo cósmico", ha añadido Nicastro.

Los astrónomos utilizaron la cantidad de absorción para calcular la cantidad de materia normal y cómo se distribuyen. Aplicaron modelos informáticos pero aprendieron que no podían igualar las observaciones con una distribución homogénea y uniforme de gas. En su lugar, encontraron que existe una "burbuja" en el centro de la galaxia que se extiende hasta dos tercios del camino a la Tierra.

La formación de esa burbuja ha requerido una cantidad tremenda de energía. Esa energía, suponen los autores, vinó del agujero negro en el centro galáctico. Mientras parte del gas que fue tragado por el agujero negro, otra parte se bombeó a una velocidad de 1.000 kilómetros por segundo.

Seis millones de años más tarde, la onda de choque creada por esa etapa de actividad ha cruzado 20.000 años luz de espacio. Mientras tanto, el agujero negro se ha quedado sin 'comida' cerca y ha entrado en hibernación. Esta línea de tiempo se corrobora por la presencia de estrellas de seis millones de años de edad cerca del centro galáctico. Esas estrellas se formaron con parte del material que una vez fluyò hacia el agujero negro.

"Las diferentes líneas de evidencia encajan muy bien," dice Martin Elvis, coautor del estudio. "Esta fase activa se prolongó durante 4 a 8 millones de años, lo que es razonable para un cuásar."

Las observaciones y modelos informáticos asociados muestran que gas caliente a un millón de grados de gas puede representar hasta 130.000 millones de masas solares de material. Por lo tanto, esto podría explicar dónde está escondida toda la materia que falta de la galaxia. Era demasiado caliente para ser vista. Los resultados han sido aceptados para su publicación en The Astrophysical Journal.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual