Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Oficios tradicionales

El barbero clásico se pone de moda

Barberos de toda España compiten en Priego, en Córdoba, para conseguir el mejor corte de pelo y barba.

Heraldo.es Atlas Actualizada 17/04/2016 a las 23:07
Etiquetas
El barbero clásico se pone de moda

En el cortar y el afeitar, ellos son unos verdaderos maestros. Son barberos, una profesión en peligro de extinción, pero que sigue trayendo nuevos clientes. "La navaja es una sensación de más respeto, pero agradable", cuenta un vecino. Hoy, Priego, este pequeño pueblo de Córdoba, se ha convertido en la capital del arte del afeitado. Barberos y peluqueros de toda España compiten para saber quién consigue el mejor corte.

"Trabajo con navaja, tijera, degradado de maquinilla... todo, todo lo que son técnicas de la barbería, de la barbería clásica, que está resurgiendo como tal", explica uno de los barberos participantes. Pero para sobrevivir en este oficio, hay que reciclarse. La modas y las tendencias, mandan.

Lo que más se lleva, degradados, los cortes fuertes, rapados, incluso afeitados desde cero. Nuevos estilos de barbas y peinados que ejecutan, sobre todo, los profesionales más jóvenes. Tendencias que vienen de atrás, pero más actualizadas. Y es que la clásica navaja, ahora tiene que competir con un duro rival: la maquinilla eléctrica. El trabajo en bruto se hace siempre con la maquinilla, porque es más cómodo. Pero una vez que ya tienes los perfiles hechos, la barba siempre se afeita con la navaja. Porque para que los oficios de antaño sobrevivan, tienen que adaptarse a los nuevos tiempos.
Más información







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual