Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Exposición

El legado artístico de la DPZ sale de los despachos y pasa por el palacio de Sástago

La exposición 'Legado. De Saura a Ribera', abierta desde este jueves hasta el 10 de enero, muestra 65 obras seleccionadas.

Efe. Zaragoza Actualizada 07/10/2015 a las 16:33
Etiquetas
'Legado: de Saura a Ribera'DPZ

 La 'Gran Crucifixión' de Antonio Saura, uno de los célebres grabados de Goya o el 'San Jerónimo penitente' del taller de José de Ribera son las piezas más destacadas de las 65 seleccionadas del patrimonio que atesora la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) para la exposición 'Legado. De Saura a Ribera'.

Esta institución provincial cuenta en total con más de 3.000 piezas artísticas, resultado bien de la propia compra de las mismas como de la política de adquisición de inmuebles ricos en patrimonio de todas las clases, como el Monasterio de Veruela, el Hospital de Nuestra Señora de Gracia, el Hogar Doz de Tarazona o el Palacio de Sástago, que acoge la muestra.

Todas las obras que han ido conformando en los últimos dos siglos la colección de la DPZ se encontraban desperdigadas en diversas salas, edificios de la institución, depósitos o la citada obra culmen de Saura, que sirve de imagen a la muestra, y aud solía decorar una de las paredes del despacho del presidente de la institución.

La selección artística, como explica el doctor en Historia del Arte y jefe de la sección de Restauración de la DPZ, destaca por su "heterogeneidad", ya que se puede admirar un amplio abanico de obras desde el Renacimiento hasta el arte más contemporáneo.

Presiden la sala de esta primera época las dos puertas del retablo mayor de la iglesia cisterciende del Monasterio de Veruela dedicadas a don Hernando de Aragón, nieto de Fernando el Católico y abad de Veruela hasta que fue elegido arzobispo de Zaragoza y virrey de Aragón, y a su sucesor, Lope Marco.

Del Renacimiento se pasa al Barroco, con el imponente 'San Jerónimo penitente', versión idéntica del cuadro homónimo presente en El Escorial y del que resalta el típico y marcado claroscuro de la época, su impacto visual y su "exacerbado naturalismo", como explica el coordinador de Difusión Cultural de la DPZ, Ricardo Centellas.

'La nueva sensibilidad romántica' es el título escogido para la sala en la que se exponen las joyas del XIX que conserva la Institución Provincial, en su gran mayoría con un marcado aire aragonés, y la cual posee "la práctica totalidad de la obra gráfica de Goya", afirma Centellas.

En esta ocasión se presentan cuatro aguafuertes llamados 'Disparates', editados por la revista francesa 'L'Art' en 1877, que aparece en la vitrina abierta por la página que muestra el dibujo 'Disparate de bestia', donde figura un enorme elefante en el que se reconoce claramente la mano del pintor de Fuendetodos.

Otro de los hechos que han favorecido la acumulación de tan ingente colección artística por parte de la DPZ son sus "becas", que durante décadas facilitaban la formación de sus "pensionados" en las que eran las cunas del arte, Italia y Francia, quienes cedían en depósito una de sus obras como contraprestación.

Una de las más destacadas es la que retrata a 'Don Pedro III el Grande en el collado de las Panizas', del pincel del aragonés Mariano Barbasán, donde aparece este monarca de la antigua Corona de Aragón observando con gallardía cómo salían expulsados los franceses de este pico del pirineo gerundense tras haber sido vencidos por su ejército.

La gran protagonista del área reservada a la pintura contemporánea, en la Sala de Arcos del palacio, es la 'Gran Crucifixión' de Antonio Saura, realizada en 1959, no solo por su considerable tamaño -alrededor de cuatro por dos metros- sino por tratarse de "la obra estrella del informalismo", según asegura el coordinador de Difusión Cultural.

Además de Saura, no son pocos los célebres artistas aragoneses que tienen representación en la muestra, como los escultores Pablo Gargallo, con su cabeza de Picasso, o Pablo Serrano, con su obra móvil 'Hombre puerta'.

Todo ello para acabar con una selección de obras de los años 80, una "fecha mágica" para el arte español, según Centellas, en cuya adquisición colaboró activamente el catedrático, coleccionista y marchante Federico Torralba, fallecido hace tan solo tres años.

En este espacio se expone a abstractos como José Manuel Broto con su 'Conspiración' o Víctor Mira con su obsesión por los estilitas, monges procedentes del oriente cristiano que acostumbraban a realizar sus oraciones sobre columnas.

La exposición abrirá sus puertas el 8 de octubre y permanecerá en el Palacio de Sástago hasta el 10 de enero de 2016.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual