Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Exposición de la Universidad de Zaragoza

La Universidad de Zaragoza muestra 40 obras de los siglos XV y XVI conservadas en su biblioteca

La exposición 'Ciencia en el Renacimiento' incluye hasta cuatro incunables y podrá verse hasta el 30 de junio.

Heraldo.es Actualizada 14/01/2015 a las 15:28
3 Comentarios
Paz Miranda, Ramón Abad y Luis Miguel García Vinuesa

La Biblioteca de la Universidad de Zaragoza inaugura este miércoles, a las 19.30, la exposición bibliográfica Ciencia en el Renacimiento en la sala de exposiciones de la Biblioteca (antigua Sala de Lectura), en el Edificio Paranifo. La muestra, que ha sido presentada a los medios de comunicación por el vicerrector de Política Científica, Luis Miguel García Vinuesa; el director de la Biblioteca Universitaria, Ramón Abad; y la directora de la Biblioteca General y comisaria de la exposición, Paz Miranda, es un paso más en la decidida apuesta que empezó en el 2011 este servicio del campus aragonés de exponer su patrimonio bibliográfico.

La exposición está organizada por la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza, con la colaboración del Vicerrectorado de Cultura y Política Social. Todas las obras seleccionadas pertenecen a la Universidad de Zaragoza y forman parte de los fondos de la Biblioteca General.

Durante el acto de apertura al público, Elena Ausejo impartirá la conferencia sobre «Galaxia Gutenberg: la cultura impresa y el nacimiento de la ciencia moderna» y, posteriormente, se realizará una visita guiada a la exposición que podrá seguir visitándose hasta el 30 de junio de lunes a sábado, de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00 horas: El catálogo está disponible online y puede consultarse en la web de la Biblioteca. 
 

El contenido de la exposición


La muestra, que cuenta con 40 obras, incluye, además de ediciones del siglo XVI, cuatro incunables y está organizada bajo 5 epígrafes: las raíces clásicas, los médicos humanistas, los naturalistas, los astrónomos y los matématicos.

Dentro del apartado “Las raíces clásicas” es posible encontrar obras de Aristóteles, Plinio, Hipócrates, Galeno o Dioscórides, autores clásicos greco-romanos que fueron objeto de nuevas versiones y ediciones críticas durante los siglos XV y XVI, y transmitieron unos conocimientos esenciales sobre los que se fraguó la ciencia del Renacimiento. También autores representativos del medioevo que recogieron la tradición clásica y, a su vez, contribuyeron a su divulgación como Avicena, Bartolomeu Anglicus o Arnau de Vilanova.

Bajo “Los médicos humanistas” se engloban obras de médicos humanistas del siglo XVI que tuvieron especial relevancia para el desarrollo de los estudios de anatomía o el diagnóstico de las enfermedades. Se subdivide en dos espacios: uno para autores europeos (Guy de Chauliac, Johann Winter, Antonio Gazi, Mercuriale Girolamo y Andrea Vesalio) y otro para españoles (Juan de Aviñón, Damián Carbón, Luis Lobera de Ávila, Andrés de Alcázar, Juan Tomás Porcel y Bernardino Montaña de Montserrat), de los cuales la Biblioteca Universitaria conserva una colección especialmente rica y significativa.

El público encontrará en “Los naturalistas” trabajos de gran relevancia en Farmacología, como las de Cristóbal de Acosta y Antonio Castell, y en la descripción y clasificación de plantas y animales, alentados tanto por el afán de superar las antiguas descripciones de flora y fauna medievales como por la necesidad de incluir nuevas especies descubiertas en los territorios recién explorados del Nuevo Mundo. Pietro Andrea Mattioli y Giovanni Battista della Porta son los autores de las obras de Botánica y, en Botánica, Ulises Aldrovandi y Guillaume Rondelet.

A pesar de no contar con ningún ejemplar de los astrónomos que simbolizan la revolución científica del siglo XVI, como Copérnico o Tycho Brahe, la Biblioteca conserva interesantes obras en este campo, si bien corresponden a una concepción medieval de la astronomía, inspirada en las observaciones astronómicas de Ptolomeo, y combinada con teorías y creencias astrológicas transmitidas desde la antigüedad. Se exponen obras de Johannes Regiomontano, Cristóbal Clavio, y Johannes de Sacro Bosco, cuya Sphaeramundi fue una de las obras científicas más difundidas y editadas de la época. Entre los científicos españoles Bernardo Pérez de Vargas, Jerónimo de Chaves y el aragonés Pedro Ciruelo.

“Los matemáticos” es una pequeña representación de los numerosos libros de matemáticas y geometría que posee la colección universitaria. Se han seleccionado cuatro obras entre las que se encuentra una bonita edición de Euclides, que es además una de las muestras más antiguas de portada calcográfica que conserva la Biblioteca.

Obras destacadas


Junto con la importancia de los autores y los textos, un criterio de selección determinante ha sido la belleza y perfección de las ilustraciones que acompañan algunas de estas obras. El desarrollo alcanzado en las técnicas del grabado permitió la reproducción del natural de animales y plantas, así como descripciones de anatomía humana con una fidelidad a la realidad desconocida hasta entonces. La muestra de estos hermosos grabados es uno de los principales atractivos de la exposición, al permitir aunar la estética y el conocimiento científico.

 


  • Julia Martín15/01/15 10:08
    Totalmente de acuerdo con el comentario anterior. La biblioteca General de la Universidad de Zaragoza está "en trocitos" dispersa en distintos almacenes, con la mitad de sus fondos todavía metidos en cajas apiladas y NO SE PUEDEN CONSULTAR. Además del coste de los libros, debería sumarse el coste de trabajo del personal que gestionó esos fondos durante años para ponerlos a disposición de la comunidad, trabajo que así se tira a la basura. Ya es hora de que una biblioteca tan importante para todos los aragones se restablezca en su lugar. Ya lleva ocho años en este estado.
  • Román14/01/15 21:47
    Para 1: ¿Y qué más da? ¿No sabes que en la Universidad de Zaragoza estas cosas importan muy poco? Bien pones el ejemplo de lo que pasó en 1973, pues la cosa sigue y sigue y sigue...
  • Vergüenza14/01/15 15:10
    Los fondos de la biblioteca universitaria, que antes estaban reunidos (en precarias condiciones algunos), en el Paraninfo están ahora distribuidos en tres espacios: biblioteca María Moliner de la Facultad de Letras, Paraninfo y  almacenes de la universidad en el Actur (¿CPS?). Se dijo que esa separación sería provisional, pero el Paraninfo se rehabilitó (dejando los sótanos sin habilitar) y, por lo tanto, la biblioteca no regresó a su lugar. Los fondos que están en el Actur están en cajas amontonados y NO pueden consultarse. Han sido comprados con dinero público y, si alguien está interesado por un libro, tiene que volverlo a comprar (si aún es posible). Pasarán los años y los siglos y NO volverá la biblioteca a su sitio. Nadie protesta. Si algún día se deterioran esos fondos, por ejemplo los inaccesibles del Actur, empezaran los lamentos. En mayo de 1973 se incendió la capilla de la biblioteca de la antigua universidad, junto a la Magdalena. La historia puede repetirse.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual