Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Música

​La música en vivo afronta la regularización de las altas en la Seguridad Social en Aragón

Las inspecciones de las últimas semanas han derivado en varias cancelaciones y sanciones. Los intérpretes reclaman un trato distinto según se trate de aficionados o de profesionales.

Pablo Ferrer. Zaragoza Actualizada 19/05/2016 a las 15:19
Los músicos piden que haya consideración con la actividad ocasional, y aluden a la crisis del sector como problema añadido.Maite Santonja

"A ver, no está dado de alta ni el tato. Si darte de alta para tocar te cuesta 30 euros o más, tú mismo corres el riesgo en tu bolo y lo máximo que puedes conseguir es otro tanto, pues te lo piensas, y no lo haces". Así se expresa un músico zaragozano sin dedicación plena, que prefiere el anonimato "por la que está cayendo". "Haces esto porque te gusta, y con lo poco que ganas pagas la cena, el taxi para llevar las cosas y punto", añade. El sector de la música en directo no ha venido siguiendo de manera estricta el protocolo de altas puntuales por actividad en la Seguridad Social. Y en las últimas semanas las inspecciones de trabajo en las salas que ofrecen música en directo en Zaragoza se han hecho mucho más frecuentes, con resultados diversos: sanciones, cancelaciones de conciertos para evitar males mayores y una preocupación extrema por el futuro inmediato de la actividad.

Si una inspección devenga en sanción, por detectarse una irregularidad en materia de afiliación a la Seguridad Social, el castigo recae sobre el promotor de la actividad. En el 90% de los conciertos, el promotor es el propio artista o su oficina, mediante la autogestión (en caso de locales de pequeño aforo) o el alquiler del espacio (mediano y gran aforo). Los espacios deben tener un seguro de responsabilidad civil que cubra la actividad de los trabajadores del local y a sus visitantes, pero la actividad remunerada (un concierto con precio de entrada, en este caso) requiere del citado trámite de alta a los artistas.

El fenómeno no se circunscribe al ámbito aragonés, como explica igualmente un promotor. En otras provincias españolas se han llegado a dar situaciones grotescas de artistas con una larga trayectoria y carreras exitosas, que no estaban dados de alta y han requerido la mediación de la Asociación de Intérpretes y Ejecutantes (AIE) para contingencias de esta naturaleza.

El problema básico, según los músicos y promotores consultados, reside en la tabla rasa. El argumento que esgrimen es que no puede tratarse del mismo modo a aficionados, semiprofesionales y profesionales: entienden que la intermitencia debe estar asumida dentro de esta actividad laboral. "No es lo mismo -comenta un guitarrista local que apenas lleva dos años en activo- tocar simplemente porque te gusta con tres amigos y buscar uno o dos bolos al mes en los que nunca jamás sacas más de 30 euros por cabeza, que vivir de esto. Entendemos que hay que cumplir las reglas, pero debería haber un trato diferente según lo profesional que seas. Y antes de ponerse a sancionar, hay que hablar, buscar soluciones".

Dos sanciones y mucha rabia

Dos salas, la Creedence y La Campana de los Perdidos, han sufrido sanciones económicas por incumplimiento de este particular en las últimas semanas, aunque en el caso de la primera hubo razones adicionales de otra índole. Hay más en régimen de advertencia, aún sin confirmar. La novedad con respecto a otras oleadas de inspección para el cumplimiento de la reglamentación laboral que regula la actividad escénica es que hasta ahora no se había hecho hincapié en la música en directo.

La sala Eccos es una de las más veteranas de la ciudad, con dos décadas largas de actividad incansable: tras dos inspecciones muy seguidas, las bandas programadas iban avisadas de que debían tener resuelto este trámite. Finalmente, los responsables de la sala decidieron suspender los conciertos programados para el viernes 13, sábado 14 y mañana.

Sin embargo, después de madurar la situación un poco más, la sala Eccos hizo público el pasado domingo por la noche un comunicado en el que explicaba la situación vivida en su local y que, por el momento, les lleva a suspender la actividad musical el directo. "Antes de nada, daros las gracias a tod@s por el apoyo recibido durante todos estos días atrás. La sala Pub Eccos cancela todos los conciertos que hay programados este mes y también todos los conciertos que estaban preparados para este año hasta poder conseguir una alternativa. He estado a punto de arrojar la toalla por todo lo que esta ocurriendo en la actualidad con estas medidas absurdas que no hay persona con dos dedos de frente que pueda entenderlo, porque esto va a destruir mucho trabajo, bienestar y lo que es tan necesario para todos como es nuestra cultura que nos la están arrancando miserablemente, haciendo un daño irreparable y, como siempre, pagando los que menos culpa tienen o mas lo necesitan. No queda otra, ¡vamos a seguir peleando! El pub Eccos, como siempre, a dar guerra… si nos dejan, claro está".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual