Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Caso Marta del Castillo

El dueño de un bar dice que vio a dos jóvenes llevando un bulto al contenedor

Antonio T.D., dueño de un local situado cerca de la casa en la que vivía Miguel Carcaño, ha declarado ante el tribunal que en torno a las 02.00 del 25 de enero de 2009 vio a 2 jóvenes con una silla de ruedas llevando un bulto a unos contenedores de basura.

efe. sevilla Actualizada 03/11/2011 a las 11:17
0 Comentarios

Antonio T.D., dueño de un bar situado cerca de la casa en la que vivía Miguel Carcaño, asesino confeso de Marta del Castillo, ha declarado hoy ante el tribunal que en torno a las 02.00 del 25 de enero de 2009 vio a dos jóvenes con una silla de ruedas llevando un bulto a unos contenedores de basura.

En el juicio por la muerte de Marta, el dueño del bar ha afirmado que, a una distancia de 20 ó 30 metros, no vio la cara de los jóvenes, uno diez centímetros más alto que otro y ambos vestidos con sudaderas con capucha, y ha precisado que el bulto era una moqueta o una alfombra situado encima de la silla de ruedas, que no estaba cuando regresaban de los contenedores.

Protegido en su declaración por un biombo, el dueño del bar ha dicho que relacionó la actitud de los jóvenes con la muerte de Marta cuando Carcaño cambió de versión y dijo que arrojó el cuerpo de la menor a un contenedor y no al Guadalquivir, como afirmó en un principio.

El testigo ha precisado que no vio a los jóvenes, que caminaban rápido, arrojar el bulto a un contenedor, y ha agregado que recordaba la hora exacta en que se cruzó con ambos porque en esos momentos estaba viendo, junto a unos familiares, un programa de coplas en Canal Sur Televisión.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual