Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Incendios

Galicia, una lucha encarnizada contra los fuegos, la mayoría intencionados

Desde el pasado martes se declararon 193 fuegos en la Comunidad, de los cuales únicamente 5 no han sido controlados todavía.

Efe. Santiago de Compostela Actualizada 12/08/2016 a las 17:48
Etiquetas
Mariano Rajoy, 'paréntesis' en Galicia

Más de 5.500 hectáreas han ardido en los últimos cuatro días en Galicia, en una oleada de fuegos presuntamente intencionados, y algunos de ellos muy cerca de núcleos de población, contra los que luchan los equipos de extinción y los propios vecinos en una encarnizada batalla contra las llamas.

La Xunta ha anunciado hoy que indemnizará por los daños desde este mismo mes, mientras continúan los avisos a la población para que denuncie las prácticas delictivas que conozcan y atajar así los comportamientos ilícitos, como ha ocurrido hoy con una mujer detenida por ser presuntamente autora de 15 incendios justo cuando trataba de prender otros 7 focos en Cerceda (A Coruña).

El coronel jefe de la Comandancia de A Coruña, Francisco Javier Jambrina Rodríguez, ha explicado en rueda de prensa que los agentes de Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y del puesto de Ordes han detenido a las 7.30 horas a una mujer de 56 años.

Le imputan quince incendios forestales en Cerceda que provocaron, desde el pasado 18 de julio, la quema de 22 hectáreas del término municipal.
Fue sorprendida esta mañana cuando intentaba prender otros siete focos, todos cercanos a viviendas, que fueron desactivados por los agentes en seis casos y por un vecino en otro, que avisó a Emergencias.


Estas llamas junto a los domicilios no han llegado a prender, pero las últimas informaciones remitidas por la Consellería de Medio Rural, la "situación dos", que se decreta por proximidad a las viviendas, se mantiene todavía en el ayuntamiento coruñés de Porto do Son y en las localidades pontevedresas de Arbo y de Crecente, unos lugares en los que la colaboración entre residentes y brigadistas es indispensable para sofocar las llamas.


En Arbo -como también sucede en otras localidades de las provincias de A Coruña, de Ourense y de la propia Pontevedra, a la que este núcleo pertenece- los gallegos viven con cubos de agua apostados en las puertas de sus casas, con tractores con cisternas recorriendo continuamente los caminos de tierra para humedecerlos a modo de cortafuegos y con mangueras que utilizan para ayudar a bomberos, profesionales y helicópteros.

Las que ven ante sí son imágenes que sin duda alguna queman la retina, pero todos tienen, en la medida de sus posibilidades, el suficiente resuello como para plantar cara a la lumbre. La dolorosa, a la par que angustiosa estampa, se repite por todos los rincones del municipio de Arbo, fronterizo con Portugal, y en las zonas ya calcinadas los propietarios de las casas son los que enfrían los suelos para evitar que se reaviven los distintos focos.

Es el caso de Manuel Carrera, de la parroquia de San Xoán (Arbo), que ha explicado a Efe que se han quedado "sin agua y se ha ido la luz" y también que, por lo que conoce de la zona, estima que "un 80 por cien del municipio de Arbo está quemado", algo que respaldan las cifras otorgadas por Medio Rural.

"El suelo es dinamita ahora mismo, dinamita pura debido a cómo está el terreno, que está totalmente seco", ha añadido, y ha lamentado que vayan a pasar "décadas" hasta que el monte se repueble y vuelva a ser lo que era.

En la zona de Sande, también en la frontera con el país luso, José Luis Cerdeira subió esta mañana una ladera de más de 45 grados de inclinación cargado con calderos para apagar unos matojos que siempre, dice, empiezan a arder cuando el viento vuelve a soplar.

"Me gustaría saber quién es el mal nacido que hizo una cosa así" -ha clamado este viernes entre sollozos- "porque estuvo arruinando a las familias, arruinándonos a todos, quemando nuestras casas y quemándonos todo".

Jose Luis y su familia cuentan que a ellos no hizo falta desalojarlos porque no llegaron a entrar en casa siquiera, dado que "había que estar fuera intentando que las llamas no llegasen hasta la vivienda" y las cabras que tienen en un pequeño establo. En la cercana aldea de Sela, varios helicópteros y brigadistas mantienen su ritmo de trabajo sin descanso y en Mourentán se concentra un elevado dispositivo, debido al riesgo que las llamas entrañan para las personas y viviendas, cercadas por el fuego.

En Crecente, también en Pontevedra, se estima en 300 hectáreas la extensión quemada, mientras que en Porto do Son (A Coruña) se alcanzan ya las 1.000, y, en el resto de la geografía gallega, otros focos permanecen activos, aunque con menos riesgo para la integridad de las personas, como es el caso, por ejemplo, de los incendios registrados en el ayuntamiento ourensano de Laza y en el coruñés de A Laracha.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha visitado en Compostela el Centro de Coordinación Central de Incendios, desde donde ha expresado la intención de su Gobierno de poner en marcha "en este mismo mes" los créditos y procedimientos necesarios para indemnizar a las personas que hayan sufrido daños debido al fuego.

Núñez Feijóo ha efectuado estas declaraciones después de su reunión con la conselleira del Medio Rural, Ángeles Vázquez, y con miembros de la Dirección General de Montes para supervisar el estado de los incendios activos en la Comunidad.

Desde el pasado martes, se declararon 193 fuegos en Galicia, de los cuales únicamente 5 no han sido controlados todavía, situados en los términos municipales de Porto do Son, Arbo, Crecente, Cerdedo y Laza.
El resto de focos incendiarios ha sido, o bien controlados (18) o bien extinguidos (170), por parte de los efectivos de lucha contra el fuego.
El jefe del Ejecutivo gallego ha ligado la alta cifra de incendios de los últimos días a la elevada actividad incendiaria y a las complicadas situaciones climatológicas.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual