Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Náufragos en Malasia

Los españoles rescatados en Malasia aterrizan en Madrid

Marta Miguel y David Hernández pasaron nueve días en una embarcación a la deriva.

Efe. Madrid Actualizada 19/05/2016 a las 19:47
Vuelven los españoles perdidos en Malasia

Los españoles rescatados en Malasia tras permanecer desaparecidos en el mar durante nueve días han aterrizado en Madrid, donde han declarado que llegan hechos unos "auténticos capitanes" tras una experiencia de supervivencia con noches "muy duras y largas", en la que no "perdieron la esperanza".

Marta Miguel y David Hernández han asegurado a los medios de comunicación que se encuentran bien tras aterrizar con retraso en Barajas de un vuelo procedente de Londres afectado por la huelga de controladores aéreos franceses.

Allí, tras abrazar por vez primera a sus familiares, han relatado una odisea en la que "no perdieron la esperanza".
La pareja, junto a la malasia Armella Ali Hassan y el chino Tommy Lam, que viajaban con ellos, desapareció durante un viaje en barco en la zona a la que se habían desplazado en busca de oportunidades económicas y fue rescatada por pescadores vietnamitas en aguas del Mar de China Meridional, a unos 370 kilómetros al oeste del lugar del que desaparecieron.


El pesquero con los cuatro tripulantes se encontraba a unas 200 millas náuticas (370 kilómetros) al oeste de Borneo, una isla de más de 700.000 kilómetros cuadrados dividida entre Indonesia, Malasia y Brunei.


En su relato de supervivencia, ambos han insistido en que lo importante era "pensar en positivo" porque sabían que "antes o después iba a sonar la flauta": "Y qué agradable ha sido escuchar esa música", han apostillado.


Miguel ha explicado que tomó de una película que no recuerda la idea de calmar la sed con agua evaporada conseguida con una bolsa impermeable y plásticos para condensar el vapor del agua marina e ir acumulando gotas de agua desalinizadas.

Marta, por su parte, ha asegurado que se alimentaron durante el viaje con "pequeños moluscos" y "milagrosos peces saltadores" que se metían en el navío. No volvería a comerlos, según ha recalcado, porque "no fue muy apetitoso".

La pareja ha confesado que las noches han sido "muy duras y largas", por "no ver tierra" y no saber dónde se encontraban. A su juicio, el "apoyo" del grupo ha sido "esencial" para sobrevivir.

Los dos han afirmado que tienen intenciones de volver a Malasia porque tienen "grandes amigos allí", pero aseguran que no tienen por el momento "fecha de vuelta".

Amigos y familias de la pareja madrileña, que vivía desde el pasado mes de enero en Malasia y finalmente se estableció en Borneo en busca de oportunidades, los han recibido con pancartas con el lema "¡Bienvenidos! Nunca dejamos de creer, os queremos".

Abrazar a sus familiares era lo que ambos rescatados han asegurado que querían hacer primero, para demostrarles que "estaban bien en carne y hueso". "Lo que más nos apetece es estar con nuestra familia y amigos, y darles las gracias por todo lo que han hecho y aguantado", han afirmado.

El barco en el que viajaban Marta y Miguel, de entre 12 y 15 metros de eslora, desapareció el pasado 2 de mayo cuando navegaba entre la isla malasia de Balambangan y el distrito de Kudat, en el noreste Borneo, un trayecto que se recorre en unas dos horas.

Según explicó la propia pareja en jornadas pasadas a los medios de comunicación, el barco volcó y por ello se estropeó uno de los motores.

Lograron volver a subirse de nuevo a la embarcación, y ahí comenzó una aventura que ha concluido en Madrid entre abrazos y besos de sus familiares.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual