Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Bilbao

Las acusaciones piden entre 40 y 45 años de cárcel para el 'falso shaolín' por sus dos asesinatos

El fiscal considera que no hubo ensañamiento y no se espera que modifique su escrito de acusación.

Europa Press. Bilbao Actualizada 22/04/2015 a las 12:44
Etiquetas
0 Comentarios
Juan Carlos Aguilar, conocido como el falso monje shaolín.Efe

Las acusaciones del 'caso del falso shaolín' elevarán este miércoles a definitivas sus calificaciones iniciales en las que pedían entre 40 y 45 años de cárcel para el procesado, Juan Carlos Aguilar, por la comisión de dos asesinatos. La acusación popular y la particular que representa a la familia de Ada Otuya, tienen previsto mantener que se produjo la circunstancia agravante de ensañamiento en el crimen de la joven nigeriana de 29 años, según han confirmado los abogados.

El fiscal considera que no hubo ensañamiento y no se espera que modifique su escrito de acusación en el que solicitaba un total de 40 años de cárcel para Juan Carlos Aguilar, de 49 años, por los asesinatos con alevosía de Otuya, nigeriana de 29 años, y de Yenny Rebollo, colombiana de 40 años.

Además de los 20 años de prisión que reclama por cada uno de los crímenes, el ministerio público pide que el acusado indemnice a las familias de las víctimas con 286.000 euros.

El abogado de los familiares de Rebollo, Jorge García Gasco, también solicita que se condene al 'falso monje Shaolín' a 20 años de cárcel por un delito de asesinato con alevosía, ya que, al ser descuartizado el cadáver de la víctima tras su muerte, no se ha podido determinar cómo la mató el procesado y ni si hubo ensañamiento. El letrado pretende que el procesado abone a la familia 212.00 euros.

Cinco años más de cárcel, un total de 25, solicita el abogado de la familia de Ada Otuya que se imponga a Juan Carlos Aguilar, por asesinar con ensañamiento y alevosía a los familiares de la nigeriana, a la que la Ertzaintza encontró en el gimnasio del acusado, junto a éste, en estado de parada cardiorrespiratoria por asfixia el 2 de junio de 2013.

La víctima, que permaneció durante 12 horas en el local, logró zafarse del agresor y llegar hasta la puerta para pedir auxilio, gritos que oyó una vecina y llamó a la Ertzaintza. Aguilar fue detenido y la joven trasladada al Hospital de Basurto, donde ingresó en estado de coma y falleció el 5 de junio.

El letrado José Miguel Fernández López de Uralde reclama, además, que el acusado sea condenado al pago de una indemnización de 252.000 euros a los padres y hermanos de Otuya.

La acusación popular, ejercida por la Asociación Clara Campoamor, por su parte, pide para el 'falso shaolín' un total de 45 años de cárcel, 20 por el asesinato con alevosía de Jenny Rebollo y 25 por el de Ada Otuya, al considerar que en este último caso está demostrado también el ensañamiento.

La abogada Maite Iturrate, al igual que Fernández López de Uralde, cree que ha quedado acreditado durante la vista oral que la joven nigeriana recibió "muchos golpes" y se ha demostrado que era cierta su "versión" de los hechos.

La vista oral entra en esta jornada en su recta final tras tres sesiones anteriores de vista oral, que se ha acortado considerablemente en el tiempo al confesar Aguilar el pasado 17 de abril, ante el tribunal del jurado, "todos los hechos", es decir, los dos asesinatos con alevosía, aunque no admitió el ensañamiento.

Las acusaciones, a excepción de la Fiscalía, consideraron que se trata de una estratagema para ser condenado a cinco años menos de prisión y eludir los 30 años de cumplimiento de prisión efectiva que podría suponer se le penara también por ensañamiento.

Visionado de imágenes

Antes de que las partes procedan a la lectura de sus informes, a las 10.00 horas, se procederá al visionado de las imágenes y fotografías que constan en el sumario, entre ellas, las secuencias correspondientes a las horas que Yenny Rebollo pasó en el gimnasio de Juan Carlos Aguilar, después de éste la recogiera con su coche el 25 de mayo de 2015 a las 3.20.

Según han explicado los agentes de la Ertzaintza a lo largo del juicio, las primeras imágenes, que son de índole sexual, corresponden a las cuatro de la mañana, y en ella aparece la colombiana con el suéter levantado hasta el cuello. En las segundas, de las seis de la mañana, ésta aparece semidesnuda con los labios ensangrentados, sentada con las manos atadas a la espalda y con las piernas unidas con cinta adhesiva.

En un tercer grupo de imágenes, realizadas entre las siete y las nueve de la mañana, Rebollo está tendida en el suelo, completamente desnuda, con hematomas, sobre todo en el pecho izquierdo, y en el rostro. Las manos ya están desatadas, se le notan las marcas de bridas y se desconoce si estaba "desvanecida o fallecida". En algunas, Aguilar posa junto a la víctima en posturas sexuales.

Las últimas son del día siguiente, a las 20.15, y en ella aparece, en primer plano, con los ojos tapados, una mujer que mantenía relaciones sexuales habituales con el acusado, y en un segundo plano, el cuerpo de la víctima.

El 2 de junio, cuando la Ertzaintza entró por la fuerza en el gimnasio del procesado para rescatar a Ada Otuya, encontró en el tatami seis bolsas verdes que contenían el cadáver descuartizado de Yenny Rebollo. Posteriormente, en un falso techo, localizó otra bolsa, y una octava en el domicilio del 'falso Shaolín' de la calle Iturriza.
Los restos del cuerpo sin vida de Rebollo se hallaban repartidos en estas bolsas, aunque no al completo, ya que la carne había sido separada de los huesos, así como las vísceras, y según relató Juan Carlos Aguilar a la Policía vasca, se había deshecho de ellas tirándolas a la basura y a la Ría.

Los agentes confirmaron que existe una grabación en la que se observa a Aguilar llegar en el coche y dirigirse a la pasarela Pedro Arrupe con unas bolsas y volver al vehículo sin ellas.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual