Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Casa Real

Ingrid Sartiau aseguró a la Casa Real que tiene "serias" pruebas de que su padre es Juan Carlos I

La ciudadana belga envió una carta a la Casa Real en 2013 en la que negaba ser hermana de Alberto Solá.

Agencias. Madrid Actualizada 15/01/2015 a las 14:24
Etiquetas
6 Comentarios
Ingrid Sartiau

La ciudadana belga Ingrid Sartiau envió una carta a la Casa Real en abril de 2013 en la que aseguraba tener "serias pruebas" de que el Rey Juan Carlos es su padre y negaba ser hermana del español Alberto Solá que dice ser el primogénito.

Así lo expone la Fiscalía en el recurso, en el que solicitaba la inadmisión de ambas demandas de paternidad porque las pruebas de ADN "demuestran que no tienen el mismo padre biológico, por lo que son incompatibiles entre sí".

Un criterio que no ha compartido la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, que ha admitido únicamente a trámite la demanda de Sartiau al entender que cumple con los requisitos legales para admitirla a trámite. El artículo 767.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil obliga a presentar un "principio de prueba" que corrobore la seriedad de la demanda.

En la misiva, enviada por el despacho de abogados de Jaume Parerols en nombre de Sartiau, pone en conocimiento de la Casa Real su desvinculación "completa" con Solá y niega cualquier relación de parentesco con él ya que la prueba genética efectuada refleja que no son hermanos.

Esperó la respuesta de Zarzuela

"Sartiau lamenta haber acudido a la vía judicial para solventar su filiación paterna y se vio presionada por Solá y por los medios", expone la ciudadana belga, que explica que un primer análisis arrojó un 91% de posibilidades de que fueran hermanos pero un segundo estudio concluyó que los marcadores genéticos "no eran coincidentes".

Con todo, concluye que Ingrid Sartiau sigue contando con asistencia letrada al existir "serias pruebas --que no concreta-- que indican que su padre es S.M. Don Juan Carlos". "Esperemos que de la recepción a la presente, contesten lo antes posible sobre la filiación paterna solicitada", finaliza.

El ex jefe de Estado tiene un plazo de 20 días hábiles tras la recepción del auto de admisión para contestar a la demanda de paternidad que ha sido admitida por el Pleno de la Sala de lo Civil del Supremo. La negativa a someterse a la prueba de ADN solicitada podrá ser valorada junto al resto de indicios conforme a la doctrina jurisprudencial.

En caso de que don Juan Carlos no alcance un acuerdo con Sartiau, la ley prevé la celebración de una vista en la que el Rey podrá ausentarse y que esté presente solo su representación legal, salvo que la ciudadana belga solicite su interrogatorio y sea admitido por la Sala de lo Civil.

Esta materia viene regulada en el artículo 752 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y su artículo 138.2, que permite que la vista sea a puerta cerrada para proteger la vida privada de las partes. En la práctica habitual, los juzgados de familia deciden que las vistas no sean públicas.


  • Jia15/01/15 15:43
    Pues no ha heredado ni un ápice de los rasgos físicos del que ella llama su padre putativo.
  • Ana Cristina15/01/15 09:17
    Hermanos? Será medio hermanos, solo puedes tener un hermano si compartes padre y madre y en este caso está claro que de coincidir... solo lo haría por una de las partes. Buena información y muy rigurosa. Si, si...
  • APC15/01/15 01:57
    Pues no se parece ni en el blanco de los ojos...
  • No future14/01/15 21:30
    Se parece al medico de la pantoja...a que va a ser hermana de paquirrin...???
  • pinocho presidente de España14/01/15 19:59
    Lo que hacen para no pegar golpe.
  • Yosi14/01/15 19:32
    No sé... a mí me parece que se parece sospechosamente a Luis Costa.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual