Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

DERECHOS HUMANOS

Argentina condena a cadena perpetua a los represores de la dictadura

El país americano salda cuentas con su pasado condenando a los principales represores del régimen por crímenes de lesa humanidad.

EFE. BUENOS AIRES Actualizada 27/10/2011 a las 09:52
Etiquetas
5 Comentarios
Familiares de los represaliadosEFE

Argentina dio este jueves un paso más en los procesos contra los represores de la dictadura con las condenas a cadena perpetua impuestas, entre otros, a Alfredo Astiz, en la histórica megacausa por crímenes de lesa humanidad cometidos en la ESMA, el mayor centro de detención del régimen de facto.

Cientos de personas aguardaron durante horas la lectura de la sentencia frente a las puertas de Tribunal Oral número 5 de Buenos Aires para celebrar este día "histórico", en palabras de familiares de las víctimas.

Unos 180 testigos han desfilado durante 22 meses ante el tribunal en el primer tramo de la megacausa sobre los delitos en la ESMA, por donde se calcula que pasaron unos 5.000 detenidos ilegales de los que apenas sobrevivieron unos cientos durante la sangrienta dictadura militar (1976-1983).

En conjunto, el tribunal ha juzgado a 18 imputados por 85 delitos, entre ellos los asesinatos de Esther Ballestrino de Careaga, Azucena Villaflor y María Ponce, fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, y de las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet, del llamado grupo de la Iglesia de Santa Cruz de Buenos Aires, donde se reunían familiares de desaparecidos.

Todas ellas fueron secuestradas por un grupo militar al mando de Alfredo Astiz entre el 8 y el 10 de diciembre de 1977. Según testimonios posteriores, fueron arrojadas al mar vivas y sus cuerpos fueron arrastrados por la corriente hacia la costa. Enterradas en fosas comunes, sus restos tardaron casi 30 años en ser identificados.

También se juzgó el asesinato del periodista y escritor Rodolfo Walsh, militante de Montoneros, secuestrado el 25 de marzo de 1977, después de que hiciera pública su "Carta Abierta de un Escritor a la Junta Militar", en la que denunciaba el terror de la dictadura.

Junto a Astiz, que asistió impávido a la lectura de la sentencia y llegó incluso a reirse en el banquillo en algunos momentos, han sido condenados a prisión perpetua los exmarinos Jorge "Tigre" Acosta y Ricardo Miguel Cavallo, extraditado desde España en 2008.

El tribunal también condenó a prisión perpetua a Antonio Pernías, Oscar Montes, Raúl Scheller, Jorge Radice, Alberto González, Néstor Savio, Adolfo Donda, Julio César Coronel y Ernesto Weber por secuestros, torturas, asesinatos y apropiación de bienes de víctimas de la dictadura.

También fueron sentenciados a 25 años de prisión Manuel García Tallada y Juan Carlos Fotea, mientras que Carlos Capdevilla fue condenado a 20 años, y Juan Antonio Azic, a 18 años.

En cambio, fueron absueltos los acusados Juan Carlos Rolón y Pablo García Velazco.

De este juicio quedó librado por "insania mental" el fallecido exalmirante Emilio Massera, quien integró la Junta Militar que perpetró el golpe de Estado en 1976.

Defensa de la dictadura

En el proceso han declarado unos 80 supervivientes de la ESMA, que han tenido que ver cómo sus torturadores se han atrevido a reivindicar la dictadura y a defender la tortura delante de los jueces.

Astiz, que ha admitido que no disparó un solo tiro durante la guerra de Argentina contra Gran Bretaña por la soberanía de las Islas Malvinas, llegó a decir durante el juicio que era "objeto de persecución política" e incluso entró en el tribunal con el libro titulado "Volver a matar" y llevó otro día a la audiencia un ejemplar de "El proceso", de Franz Kafka.

Juan Carlos Rolón, exagente de inteligencia que resultó absuelto hoy, no se quedó atrás y se presentó en el juicio con el texto "Sálvese quien pueda", del inglés Edward Chancellor.

Mientras los acusados escucharon imperturbables las condenas, supervivientes y familiares de víctimas seguían la vista a través de pantallas gigantes instaladas en las puertas del tribunal y estallaban en gritos de júbilo con cada sentencia.

"Es una jornada histórica, es la lucha más digna de la historia reciente de los argentinos", afirmó Patricia Walsh, hija del periodista asesinado.

El abogado querellante Rodolfo Yanzón subrayó a Efe la importancia de haber llegado a esta etapa que, dijo, irá seguida el próximo año por otro juicio "por 700 casos y con 50 imputados por delitos cometidos en la ESMA".

En conjunto, la megacausa por delitos de la ESMA, posible tras la la derogación de "las leyes del perdón" en 2003, se compondrá de otros ocho procesos judiciales pendientes por crímenes en la cárcel clandestina.

Entre los juicios pendientes figura uno en el que se acusa a Astiz por el secuestro y desaparición de la joven sueca Dagmar Hagelin.

Este es el segundo juicio que se lleva a cabo por crímenes en la ESMA, aunque el primero, en 2007, no llegó a la sentencia porque el acusado, el prefecto Héctor Febres, al cargo de la maternidad de la cárcel clandestina, murió envenenado por cianuro en la dependencia donde estaba detenido.


  • José28/10/11 00:00
    Que malísimos son estos argentinos, urgando en las viejas heridas y revolviendo el odio entre compatriotas. Que pero que que malos.
  • Diego Sartenes28/10/11 00:00
    Nos parece muy bien lo que hacen en otros paises y en España algunos se tiran de los pelos por mucho menos. Bendito país. :)
  • garcía27/10/11 00:00
    Un buen ejemplo de memoria histórica que deberíamos seguir en España.
  • dani27/10/11 00:00
    Parece que ahí sí que tienen memoria...
  • Esgarringlao27/10/11 00:00
    Aquí también deberían juzgar a algunos ministros y cabecillas de la dictadura que firmaron sentencias de muerte para fusilar a personas por sus convicciones políticas.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual