Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Rusia

Rusia utiliza malabarismos lingüísticos para desligar los bombardeos del futuro de Asad

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, aseguró que el país ruso no lucha por líderes concretos, sino que defiende sus intereses nacionales.

Efe. Moscú Actualizada 17/10/2015 a las 21:54
Etiquetas

Rusia volvió a recurrir este sábado a los malabarismos lingüísticos para desligar su campaña de bombardeos aéreos en Siria contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) del futuro del régimen del presidente Bachar al Asad.

"Por supuesto, nosotros no luchamos por líderes concretos, sino que defendemos nuestros intereses nacionales", afirmó Dmitri Medvédev, el primer ministro ruso, en declaraciones a la televisión pública.

Al mismo tiempo, recordó que, en estos momentos, "el legítimo presidente es Al Asad".

"No, en absoluto. Quién será el dirigente en Siria lo debe decidir el pueblo sirio", dijo en respuesta a la pregunta de si Rusia ha acudido en auxilio de Al Asad y no del pueblo sirio al intervenir militarmente en el país árabe.

Hace una semana era el presidente ruso, Vladímir Putin, quien admitía que el objetivo de los bombardeos era "estabilizar a las autoridades legítimas y propiciar un compromiso político".
Y ahora le ha tocado el turno a Medvédev, quien llamó a EEUU y a "todos los países interesados en que en esa región reine la paz y en que allí haya un poder normal" -desde Turquía hasta Arabia Saudí- a "abordar cuestiones políticas".


"Por cierto, no importa quién esté en la cúspide. No queremos que en el poder esté el Estado Islámico, ¿correcto? Entonces, debe ser un Gobierno civilizado y legítimo. Esto es de lo que hay que hablar", dijo.

Y parafraseó a Putin: "Es evidente que si no eliminamos a los terroristas, vendrán a Rusia. En segundo lugar, tenemos una petición de las autoridades legítimas. Precisamente, de ahí nuestra postura".

Medvédev subrayó que desde el estallido del conflicto Rusia ha mantenido invariable su postura: "No tomaremos ninguna decisión que mine la autoridad del Gobierno en el poder".
En el mismo sentido se manifestó hoy el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, quien dijo que son los sirios los que deben "elegir su propio destino", al reunirse en Teherán con su colega alemán, Frank-Walter Steinmeier.

Desde el inicio de los bombardeos a finales de septiembre, Rusia ha lanzado una campaña de intensas consultas diplomáticas con todos los países de la región, especialmente entre los enemigos de Al Asad, en un intento de ganar adeptos a su causa, pero con poco éxito.

Tanto las autoridades turcas como las saudíes acusan a Rusia de prolongar lo que ellos llaman "guerra civil" en Siria al apoyar a Al Asad y aseguran que seguirán respaldando a la oposición moderada, de la que, según Moscú, no hay ni rastro en el país árabe.

No faltaron las críticas del primer ministro ruso a Estados Unidos, que se dirigió oficialmente a Rusia para cooperar en la lucha contra el Estado Islámico cuando los yihadistas se expandieron "como un cáncer por todo Oriente Medio".

Una vez que el Kremlin recibió la autorización de Al Asad para intervenir en su territorio, señaló Medvédev, Washington se negó a compartir datos de inteligencia sobre las posiciones del EI en territorio sirio.

También calificó de "extraña" la negativa norteamericana a recibir una delegación de alto nivel encabezada por él mismo para coordinar la política con respecto a Siria y allanar el camino para un arreglo político.

Los americanos dicen que "no, ese diálogo no lo necesitamos. Rusia se comporta de manera incorrecta y por eso ese diálogo es imposible. Así son las cosas", indicó.

Además, el primer ministro destacó que fue "uno de los pocos que vio cómo se vivía en Siria antes de la guerra".
"Era un país normal y bastante moderno. Con toda seguridad, un país pacífico, donde los monumentos no se destruían y la economía era normal. Ahora, no se sabe lo que pasa", señaló.
Por otra parte, el Ministerio de Defensa se congratuló hoy de que civiles sirios colaboren con la aviación rusa en las ciudades controladas por el EI al informar a las autoridades sobre sus actividades.

En su parte diario, el portavoz castrense, Ígor Konashénkov, afirmó hoy que, tras reducir a mediados de esta semana la intensidad de sus ataques, en las últimas 24 horas la aviación rusa golpeó medio centenar de posiciones yihadistas.
Entre otras cosas, los bombardeos acabaron con una base de entrenamiento dirigida por mercenarios extranjeros, varios centros de mando, arsenales, posiciones de artillería, dos tanques y tres blindados.

El militar ruso destacó que los terroristas intentan cambiar de táctica para ocultar sus posiciones, pero la aviación rusa sigue destruyendo exitosamente las infraestructuras terroristas desde el aire, lo que allana el camino para la actual ofensiva gubernamental.

Putin destacó este viernes que la campaña aérea ha traído ya "resultados importantes" en apenas dos semanas, mientras Medvédev calificó de "prácticamente nulos" los éxitos de la coalición dirigida por EE.UU. en más de un año de campaña antiterrorista en Siria.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual