Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Francia

​Francia intenta saber qué falló en su peor tormenta de los últimos 25 años

Los servicios de rescate encontraron tres nuevas víctimas. Cayeron casi 200 litros por metro cuadrado.

Javier Albisu Actualizada 05/10/2015 a las 22:55
Etiquetas
Inundaciones en Francia

La grave tormenta registrada en el sur de Francia en la noche del pasado sábado, la peor en los últimos 25 años, ha levantado dudas sobre la capacidad de anticipación de los servicios meteorológicos, incapaces de prever la virulencia de una tromba de agua que ha causado al menos 20 muertos.

Los servicios de rescate encontraron tres nuevas víctimas, la última una mujer de 82 años hallada en un sótano en Cannes, después de que se descubriera otro cadáver en un aparcamiento subterráneo de esa localidad mediterránea y un tercer cuerpo en un garaje de la vecina Mandalieu-la-Napoule.

Aún con más de 9.000 hogares sin electricidad y mientras los vecinos desescombran las zonas de la Costa Azul anegadas para intentar volver a la normalidad entre imágenes de calles destrozadas, vehículos volcados y casas siniestradas, las miradas se vuelven hacia Météo France.

El servicio público francés de meteorología solo lanzó una "alerta naranja" (sobre una escala de verde, amarillo, naranja y roja) ante la llegada de las precipitaciones en el departamento de Alpes Marítimos y las autoridades locales simplemente pidieron prudencia a los ciudadanos.

Pero nada hacía prever que el cielo descargase en menos de dos horas la misma cantidad de lluvia que habitualmente se reparte en dos meses.

Cayeron casi 200 litros por metro cuadrado, arrastrando coches, arrancando árboles y destrozando abundante mobiliario urbano, lo que llevó al presidente de Francia, François Hollande, a decretar el estado de "catástrofe natural".

"Actualmente, la anticipación no es posible para estos fenómenos excepcionales e intensos", declaró a los medios el director de operaciones de Météo France, François Lalaurette, quien reconoció que es normal que se le pidan explicaciones al centro meteorológico.

El diputado conservador por el departamento afectado Eric Ciotti fue uno de los primeros en asegurar que se debería de haber decretado la alerta máxima ante la violencia extrema de la tormenta.

Sin embargo, Lalaurette defiende que antes de la tormenta se mantuviera solo la "alerta naranja", y no la roja, ya que modificar los protocolos supondría tener que recurrir con demasiada asiduidad al máximo nivel de precaución, lo que limitaría su efectividad.

"Cuando se grita demasiado a menudo que viene el lobo, ya no se escucha", resumió el experto, quien explicó que la concentración de la tormenta en una zona geográfica muy precisa también dificulta las previsiones de los científicos.

Los modelos de Météo France ofrecen cinco actualizaciones diarias, lo que permite estimaciones precisas sobre lo que ocurrirá en la próxima hora, pero no antes.

Será a partir de 2016 cuando su sistema se modernice para incrementar la proyección de esos modelos hasta siete veces diarias, lo que permitirá anticipar fenómenos como el de la gota fría del pasado fin de semana con tres horas de antelación.

Sin embargo, las dudas sobre la capacidad de predicción no son las únicas incógnitas que hoy planean entre los medios de comunicación franceses, que también se preguntan si la zona afectada no estaba demasiado urbanizada y si el fenómeno es consecuencia del cambio climático.

La opinión de los expertos es clara a este respecto: no existe suficiente perspectiva estadística para asegurar que el cambio climático es responsable de este tipo de fenómenos.

"No se puede atribuir el fenómeno de los Alpes Marítimos al cambio climático porque aún nos falta distancia", declaró a "Le Monde" el director de investigaciones del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de Francia, Philippe Drobinksi.

No obstante, Drobinski reconoció que ese tipo de acontecimientos meteorológicos "pueden volverse más frecuentes e intensos en un contexto de calentamiento climático".

"De manera general, bajo el efecto del aumento de la temperatura, la atmósfera retiene más cantidad de vapor de agua, lo que entraña más precipitaciones", resumió el experto del CNRS de Francia, país que albergará a partir del próximo 30 de noviembre la cumbre internacional del clima COP21.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual