Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Elecciones ucranianas

Los separatistas prorrusos refuerzan su poder con el reconocimiento electoral ruso

Rusia respaldó la votación aduciendo que los rebeldes necesitaban líderes democráticos.

Ignacio Ortega. Moscú Actualizada 03/11/2014 a las 21:39
0 Comentarios
Efe

Los separatistas prorrusos reforzaron su poder con vistas a unas futuras negociaciones de paz en el este de Ucrania con unas controvertidas elecciones que fueron reconocidas por Rusia, pero condenadas al unísono por Kiev y Occidente.

"Respetamos la voluntad popular de los habitantes del sureste" de Ucrania, informó la Cancillería rusa en un comunicado emitido tras el cierre de los colegios en las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk, controladas parcialmente por los separatistas.

Rusia respaldó de inmediato la votación del domingo aduciendo que los rebeldes necesitaban contar con unos líderes democráticamente elegidos, mientras Kiev y la Unión Europea condenaron las elecciones al considerar que ponen en peligro el arreglo pacífico del conflicto y son un paso más en la escisión de esos territorios.

"A día de hoy, todos estamos de acuerdo en que no hay una solución militar para el conflicto en el este de Ucrania. El diálogo presupone la participación de representantes de ambos bandos en conflicto, para lo que necesitan un mandato y una legitimidad", aseguró Vladímir Chizhov, embajador ruso ante la UE.
Aunque se cuidaron mucho en hablar de independencia, los dirigentes prorrusos reforzaron sus posiciones secesionistas de cara a una nueva ronda de negociaciones con Kiev, que debería celebrarse pronto en Minsk, al lograr una clara victoria en las urnas.


El resultado era lo de menos, ya que estaba escrito de antemano que los rebeldes que dirigen desde agosto las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk, Alexandr Zajárchenko, y Lugansk, Ígor Plotnitski, serían elegidos por mayoría.

Zajárchenko, de 38 años, encabezó desde un principio la defensa de Donetsk e incluso resultó herido en combates contra las fuerzas leales a Kiev; mientras Plotnitski, de 50 años, fue el primer ministro de Defensa de la república separatista de Lugansk.
En cuanto a la legitimidad de la que habla Rusia, la realidad es que en Donetsk votó poco más de un millón de personas, cuando el censo electoral es de más de 3,3 millones, según la Comisión Electoral Central.

Mientras, en la vecina Lugansk votaron unas 700.000 personas, cuando el censo es de millón y medio, aunque los separatistas utilizaron el voto electrónico para animar a votar a los residentes en las zonas controladas por Kiev.

Pero la realidad es que, a diferencia de los exitosos referendos independentistas de mayo pasado, los separatistas controlan sólo un tercio del territorio de ambas regiones, aunque este incluya las capitales regionales y las ciudades más pobladas.

Además, Kiev considera ilegales las elecciones puesto que la ley de autogobierno que concede a los insurgentes tres años de autonomía ya contemplaba esa posibilidad al convocar elecciones locales en las zonas rebeldes para el 7 de diciembre.

Según la prensa rusa, en las capitales de Donetsk y Lugansk sus habitantes votaron en masa el domingo, aunque, según algunos medios digitales, la gente hacía cola ante los colegios no sólo para votar, sino también para recibir pensiones y comprar productos a precios subsidiados.

Tras confirmarse su victoria electoral con menos de medio millón de votos, Plotnitski se mostró dispuesto a dialogar con Kiev en Minsk, ya que "es mejor que combatir", "pero con otro estatus".
"De hecho, (Kiev) nos reconoció (como una república) hace mucho tiempo", subrayó y reconoció que "son bastantes altas" las probabilidades de que la guerra estalle de nuevo, pese al alto el fuego que rige en la zona desde el pasado 5 de septiembre.
"Todo dependerá de en qué medida el presidente de Ucrania (Petró Poroshenko) pueda controlar las unidades de la Guardia Nacional y los batallones y las compañías militares independientes" que combaten contra las milicias prorrusas, dijo.

Mientras, Zajárchenko negó que las elecciones fueran, como denunció Kiev, una flagrante violación de los acuerdos de paz suscritos en septiembre en Minsk, que contemplan tanto una declaración de alto el fuego como la creación de una zona desmilitarizada.

"En Minsk firmamos un documento sobre que podemos celebrar en nuestra tierra elecciones libres. No establecía ni fechas ni formatos (...), tampoco estipulaba con claridad que debían celebrarse exactamente según la legislación ucraniana", señaló.
Es por ello por lo que Rusia se manifestó hoy decepcionada con la reacción de la nueva jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, quien dijo que las elecciones son "contrarias a la letra y al espíritu del Protocolo de Minsk".

"Considero que si la UE está sinceramente interesada en un rápido arreglo político de la crisis en el este de Ucrania, debería saludar estas elecciones", aseguró Chizhov.

El diplomático negó que Moscú espere de Bruselas "el reconocimiento automático de las autoproclamadas repúblicas" de Donetsk y Lugansk.

"Pero considero que debería reconocerse la expresión de la voluntad popular de esas regiones, como el ejercicio de los valores democráticos que defiende la UE", aseveró.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual