Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Elecciones en Alemania

Ocho cancilleres que recolocaron a Alemania en el mundo

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, la República Federal Alemana ha tenido cinco líderes de la Unión Cristianodemócrata y tres del Partido Socialdemócrata.

Gemma Casadevall. Berlín Actualizada 21/09/2013 a las 12:28
0 Comentarios
La canciller alemana Angela Merkel, este sábadoAFP PHOTO

La República Federal de Alemania (RFA) ha conocido ocho cancilleres, de Konrad Adenauer a Angela Merkel, cada uno de los cuales imprimió su sello en el proceso de recolocar al país en el mundo, desde la dura posguerra a su dominio actual.

Fueron cinco líderes de la Unión Cristianodemócrata (CDU) -Adenauer, Ludwig Erhard, Kurt Georg Kiesinger y Helmut Kohl, hasta Merkel- y tres del Partido Socialdemócrata (SPD) del aspirante Peer Steinbrück -Willy Brandt, Helmut Schmidt y Gerhard Schröder-.

Adenauer (1949-1963) se convirtió en primer canciller con 73 años y con dos rasgos biográficos insólitos a ojos de hoy, como su edad y el hecho de proceder de un cargo de poco rango: alcalde de Colonia.

Le avalaba su reputación de excombatiente contra el Tercer Reich, ya que estuvo entre los que detectaron la monstruosidad del nazismo, lo que acarreó la inhabilitación y detenciones por la Gestapo.

Sus grandes retos fueron la reconstrucción nacional, en un país ocupado por las potencias vencedoras -Estados Unidos, Francia, Unión Soviética y Reino Unido- y separado de su mitad oriental -o República Democrática Alemana (RDA)-.

Bajo su mandato se convirtió la RFA en miembro de la OTAN y de la Comunidad Económica Europea y se firmó el Tratado del Elíseo, el puntal del eje franco-alemán forjado con Charles de Gaulle.

Con 87 años, forzado por su socio de coalición, el Partido Liberal (FDP), cedió el cargo a Erhard (1963-1966), su ministro de Economía, quien antes de acceder a la Cancillería ya había escrito su propia página de la historia como artífice del "milagro alemán".

Le siguió el más controvertido y fugaz canciller: Kiesinger (1966-1969), quien accedió al cargo tras abandonar la coalición los liberales, en desacuerdo con la política fiscal de Erhard.

Kiesinger se puso al frente de una gran coalición para consolidar la reconstrucción nacional, pero no estuvo a la altura de sus antecesores, lastrado además por su pasado en el partido nazi.

Le sucedió el primer canciller del SPD, Brandt (1969-1974) -ministro de Exteriores durante la gran coalición- identificado con la "Ostpolitik" con que la RFA, hasta entonces abocada a los aliados occidentales, miró hacia el este.

No fue fácil para Brandt, quien había sido alcalde del Berlín que quedó atravesado por el Muro, la noche de 13 de agosto de 1961.

El talante visionario de Brandt se plasmó en gestos de alto valor simbólico, como su genuflexión en Varsovia, en 1970, un hito en las relaciones con su vecino, cuya invasión por Hitler marcó el arranque de la Segunda Guerra Mundial.

Segundo socialdemócrata

La labor de Brandt quedó truncada tras revelarse que un funcionario de la cancillería, Günter Guillaume, era un agente comunista, lo que precipitó su dimisión y relevo por Schmidt (1974-1982).

El segundo canciller socialdemócrata representó el pulso firme frente a toda tempestad. Combatió el terrorismo sin concesiones, en la que fue la etapa más mortífera de la Fracción del Ejército Rojo (RAF), la banda fundada por Andreas Baader y Ulrike Meinhof.

Lidió con la crisis del petróleo de 1973 y la crisis económica de 1979, además de impulsar el fortalecimiento de la unión europea y el eje franco-alemán, junto al francés Valery Giscard d'Estaing.

Quedó apeado del poder por el abandono de los liberales, lo que catapultó al poder a un político tachado de "provinciano", Kohl (1982-1998), que acabó negociando la reunificación alemana con las cuatro potencias, tras el hundimiento del Telón de Acero.

Kohl, récord de permanencia en el poder -16 años-, representa la fase determinante para la integración y ampliación al Este de la UE y a una Alemania que, pese a seguir negociando todos sus pasos con los aliados, adoptaba un papel cada vez más firme en el mundo.

Su sucesor, Schröder (1998-2005), se puso al frente del primer gobierno roji-verde de la RFA, con un exlíder del 68, Joschka Fischer, convertido en ministro de Exteriores y dirigiendo la primera intervención de combate de Alemania en la OTAN, en los Balcanes.

Schröder rompió moldes a escala internacional y también la línea de sumisión tradicional de la política exterior alemana a EEUU, a raíz del no tajante a la intervención en Irak.

A escala nacional, impulsó la "Agenda 2010", el plan de recortes sociales que le costó el cargo, porque parte de su propio partido y su electorado le abandonó, pero del que Alemania salió reforzada frente a la crisis.

Merkel (2005) le derrotó por una ventaja mínima, y bajo su liderazgo Alemania se consolidó como la potencia europea que ahora es capaz de imponer su ley dentro y fuera de la UE. 

21-09-2013, 08:03:00







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual