Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Restaurantes

El gastrobar The Boss busca la diferencia desde la sencillez

Acaba de cumplir 20 años, que celebra dando un giro importante a su oferta gastronómica.

A. Toquero. Zaragoza 17/01/2015 a las 06:00
Etiquetas
0 Comentarios
Víctor Lasheras, responsable del establecimiento zaragozano The BossAgencia Almozara

En la gastronomía cada vez cobra más fuerza la idea de que el buen comer no está reñido con la informalidad; de que no es necesario el mantel de hilo fino para disfrutar a la mesa, ni un primer y segundo plato y postre contundentes para ver satisfechas las expectativas. Hay vida más allá de las fórmulas más tradicionales y el gastrobar The Boss es un buen ejemplo.

En la forma apenas ha cambiado, pero en el fondo sí lo ha hecho, y mucho. Su propuesta casi exclusivamente centrada en bocadillos, alguna ensalada y raciones sencillas ha dado un giro importante, y aunque en la carta se mantienen algunos bocatas, la idea que ahora se traslada desde los fogones es que es posible disfrutar de una interesante propuesta de alta cocina en formato picoteo a un precio asequible.

The Boss pertenece al Grupo La Bastilla, así que la inquietud, la experiencia y el saber hacer del chef José Ignacio Acirón, que sobrevuela sobre todos sus proyectos hosteleros, se deja notar. Lo mismo da que se trate del menú de una boda, de organizar una carta, un menú degustación o una fórmula de picoteo. La base de su trabajo es parecida: cocina de verdad, buenos fondos, producto de temporada, sabores muy reconocibles y estupendas presentaciones. En definitiva, buscar la diferencia desde la sencillez; aprovechando la tecnología pero sin hacer ostentación de ella; cocinando sin prisas como nuestras abuelas, pero con hornos de vapor y bolsas de vacío; dándole al producto todo el protagonismo, pero sin ser agresivo con él.


Para compartir

Este ideario es el que se ha trasladado a las mesas de este gastrobar, sin apenas protocolo y con la idea de compartir. La fórmula de la pequeña ración al centro acapara el protagonismo alrededor de un recetario sencillo, pero con mucho trabajo de fondo. Se puede empezar, por ejemplo, por una ensalada cargada de contrastes, de bacalao y naranja con escarola y vinagreta de verduras, o dejarse seducir por la calidad del atún de almadraba a la plancha.


Junto a estas propuestas, uno puede disfrutar de la aparente sencillez de las patatas bravas The Boss. Eso sí, confitadas al vacío con romero y aceite de oliva virgen extra, y terminadas con un golpe de fritura fuerte y rápido muestran, en realidad, una receta compleja. El capítulo de arroces se cubre con uno caldoso con langostinos y un risotto de longaniza, hongos y parmesano para enmarcar.


El ternasco de Aragón trabajado a baja temperatura es otra de las señas de identidad del Grupo La Bastilla, que a The Boss se ha trasladado en forma de taco deshuesado y caramelizado. A la mesa salen dos porciones perfectamente prensadas que muy poco tienen que ver con la presentación tradicional del ternasco. Sorprenden los contrastes de sabor y textura, las sensaciones que aporta la capa de caramelo a una carne trabajada sin prisas y con mucho mimo.


Una pequeña carta de bocadillos que se ofrecen en pan de aceite y de chapata, tres hamburguesas y la posibilidad de disfrutar de un plato del día completan la oferta gastronómica de este local que ha dado un giro importante cuando se cumplen 20 años desde que inició su andadura.


The Boss

  • Avda. de Goya, 16. Zaragoza.
  • Teléfono: 976 229 636
  • Horario: de lunes a viernes, de 13.00 a 16.30 y de 19.00 a 00.00. Sábados, de 19.00 a 01.00. Domingos, cerrado.
Ver otros restaurantes.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual