Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Real Zaragoza

El Costa Brava no es un campo nada sencillo

El Llagostera ha sumado 37 de sus 41 puntos en su estadio. Como local, es mejor que el Córdoba, el Girona, el Osasuna... Solo lo superan seis equipos

Paco Gimenez. Zaragoza Actualizada 01/06/2016 a las 21:12
Borja Bastón celebra junto a Álamo el gol que supuso el 0-1 y el triunfo final del Real Zaragoza el año pasado en el estadio Palamós-Costa Brava ante el Llagostera.Jaume Mundet/Diari de Girona

¡Ojo con el UE Llagostera en el estadio Palamós-Costa Brava! El Real Zaragoza no debe tomarse a la ligera el último partido de liga en el pequeño campo de la localidad gerundense por más de que la situación irreversible del Llagostera, ya descendido a Segunda B, sugiera unos condicionantes propicios para lograr la obligada y necesaria victoria que garantice la 4ª plaza en la tabla y sus ventajas en la posterior fase de promoción de ascenso. El equipo catalán presenta unos números y una conducta cuando actúa como local que ponen de manifiesto su fortaleza en ese atípico feudo, de escaso aforo de público, de estructura de categorías inferiores, que ellos tienen muy estudiado y que a los rivales les cuesta digerir.

Si por los resultados en casa fuese, el Llagostera sería 7º clasificado. Su balance en Palamós está en niveles de aspirante al ascenso. En su campo han ganado 11 de los 20 partidos jugados, han empatado cuatro y han perdido cinco. Esto suma 37 puntos. ¿Por qué han descendido a Segunda B entonces? En el otro lado de su tabla excel de contabilidad está la razón: a domicilio, han sido un auténtico desastre: solo han arañado cuatro escasísimos puntos, a través de otros tantos empates y, por lo tanto, sin ser capaces de apuntarse una sola victoria como visitantes.

Pero, mucho cuidado con el Llagostera anfitriónSolamente han rendido mejor que él en sus respectivos estadios los cuatro primeros clasificados (Alavés, con 41 puntos en Mendizorroza; Leganés, con 43 en Butarque; Nástic en el Nou Estadi de Tarragona, con 40; y el Real Zaragoza en La Romareda, con 41), el Alcorcón, 8º en la tabla y que en Santo Domingo ha logrado 38 puntos, y el Oviedo, 9º, que en Carlos Tartiere se apuntó 40 de sus puntos. Solo seis equipos son más solventes que los gerundenses en su rol de locales.

Además, entre esas 11 victorias en este campo que va a visitar el equipo zaragocista en la finalización del torneo, el Llagostera ha logrado varias goleadas o resultados amplios, impropios de la igualdad de esta competición y, mucho más, si se tiene en cuenta que ha estado todo el año coqueteando con los puestos de la cola. En el Costa Brava, el ya ascendido a Primera División, el Alavés, se llevó en su día un contundente 3-0. Pero es que el Alcorcón, que aspira aún a jugar la promoción, superó esa catastrófe encajando un aparatoso 4-0 hace dos meses y medio. Antes, el Elche, otro de la zona noble durante todo el curso, recibió un similar 4-1. En otras tardes de acierto goleador, el Llagostera se deshizo del Valladolid por 3-1 y del Mallorca por 3-0. Con holgura despachó asimismo al Huesca (2-0) y al Albacete (2-0). Lo más reciente, no hace más allá de 20 días, fue la concatenación de dos victorias de enjundia, ambas consecutivas por designios del calendario, ante dos rivales que acudieron allí demasiado confiados ostentando la vitola de aspirar al ascenso: el Oviedo cayó 2-0 y, una semana después, el Córdoba lo hizo por 1-0. Con anterioridad, también el Numancia había perdido allí 2-1.

Esta retahíla de buenos resultados del Llagostera en su casa, por sí misma, ya genera respeto. Durante más de nueve meses, obtener este perfil de marcadores no es una casualidad ni una racha puntual. Denota algo más. Por encima de su doble cara y su desmayo letal constante cuando salen fuera de su campo a jugar como visitantes, los jugadores del Llagostera saben cómo jugar en su estadio y le sacan provecho al envoltorio.

El cuadro gerundense solo ha sido sorprendido cinco veces en forma de derrota (sirva el cotejo con el propio Zaragoza, que ha perdido seis partidos en La Romareda, uno más). Quienes profanaron el Palamós-Costa Brava fueron el Osasuna (ganó 0-2 en agosto, en la primera jornada), el Tenerife (0-2), la Ponferradina (0-1), el Leganés (0-1) y, el último, en el derbi provincial, el Girona (0-1), en febrero. Los cuatro empates que ha concedido fueron ante el Mirandés (0-0), el Lugo (0-0), el Nástic de Tarragona (1-1) y, hace 72 horas, frente al Almería (0-0) en un duelo a vida o muerte donde les pudieron los nervios y la responsabilidad.

¿Cómo afrontará el Llagostera su última cita en el fútbol profesional antes de volver a Segunda B? ¿De qué modo mutará su actitud habitual el hecho de haber caído en la orilla tras una larga e inútil pelea por la salvación? Este es el único matiz que no aparece en las estadísticas. Este tipo de cuestiones anímicas no se mide con números y es imposible de ponderar. El Real Zaragoza no puede prever cuál será la conducta sobre el césped de sus rivales este próximo sábado en Palamós. Si el Llagostera hubiera llegado vivo a la cita, sí que sería sencillo anticipar un partido al límite, áspero y largo en su desenlace. Con el Llagostera abatido, sus estímulos internos ya no pueden llegar más allá del decoro profesional de sus protagonistas, de la honradez que merece la competición y el respeto que esperan otros adversarios que también están pendientes de su duelo ante el Real Zaragoza. Si hay estímulos externos, generalmente caminan por conductos soterrados que difícilmente salen a la luz. Nada nuevo que no se sepa después de más de un siglo de fútbol en España.

Solo hay un antecedente. El año pasado, el Real Zaragoza ganó 0-1 en este duro campo con un gol, cómo no, del pichichi Borja Bastón. En la segunda parte, Eldin Hadzic falló un penalti que evitó la sentencia por parte zaragocista. Y, en los últimos minutos, el Llagostera tuvo dos clarísimas ocasiones para lograr, como mínimo, el empate. Los protagonistas que aún quedan de aquel episodio pueden dar fe de lo incómodo que resulta jugar ante los azulgranas en este terreno de juego.                                    







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual