Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

PINTOR Y ESCRITOR

«El humor me permite decirlo casi todo»

El humorista publica otra entrega de sus 'Aragoneses ilustres, ilustrados e iluminados' con 'Costa el pundonoroso' (Xordica) y a la vez, en Teruel, expone su 'Miguel Servet'.

ANTÓN CASTRO Actualizada 07/04/2011 a las 00:49
0 Comentarios
Cano rinde homenaje al polígrafo con su libro 'Costa el pundonoroso', editado por Xordica en el centenario del polígrafo (1846-1911).CANO/XORDICA

'''
¿Qué significan los centenarios? ¿Cómo se deben celebrar?

Un centenario significa que ya han pasado cien años desde alguna ocasión señalada que aún recordamos y queremos seguir recordando. No tengo ni idea de cómo hay que celebrarlos o conmemorarlos. Yo suelo participar en los centenarios por encargo.

¿Tienen algo en común Miguel Servet y Joaquín Costa?

Mucho. Servet murió en la hoguera y Costa, en la bañera, pero por lo demás? Los dos fueron heterodoxos; los dos intentaron racionalizar algo (Servet, los dogmas cristianos, y Costa, la vida pública española); los dos se ocuparon de asuntos muy variados; los dos tuvieron una vida solitaria y muy desgraciada...

Vayamos con Servet (1511-1553) y con el libro que le dedicó en Xordica: 'Miguel Servet y el doctor de Villeneufve'. ¿Qué le atrae de él?

Me atrae esa mezcla de brusquedad en los modos y sutileza en el pensamiento.

¿Por qué es importante Servet? ¿Qué debemos celebrar en pleno siglo XXI: su apología de la libertad de conciencia, su dialéctica, sus descubrimientos o ese carácter de hombre para todo: médico, teólogo, geógrafo, impresor, hereje...?

Parece que lo de ser tantas cosas a la vez y no estar loco, era propio de su época: Servet era un renacentista. De Servet han quedado dos cosas muy claras para todo el mundo: el descubrimiento de la circulación menor de la sangre y la hoguera. Mucha gente piensa que murió en la hoguera por su descubrimiento anatómico, pero lo cierto es que murió por defender sus ideas teológicas. A mí, que no sé nada de teología, me parece mucho más sutil y delicada la interpretación que hace Servet de la Santísima Trinidad (su tema favorito) que la que nos enseñaba el catecismo. Para Servet, la Trinidad quiere decir que Dios (1) se manifiesta por la Palabra (2) y el Espíritu (3). El párroco de mi pueblo intentaba que entendiéramos el mismo misterio comparando la Santísima Trinidad con un melocotón. Sobre todo, lo que me gusta de Servet es esa modernidad propia de un poeta.

Lo presenta como un hombre escindido, como un esquizofrénico...

Bueno, en mi librico sobre el esquizoide carácter aragonés, bromeaba sobre la paradoja de que un obsesionado por la Santísima Trinidad tuviera que adoptar hasta tres personalidades distintas, precisamente, para sobrevivir a los católicos, a los luteranos y a los calvinistas.

¿No representa Servet al chulo aragonés, al hombre desafiante, al terco que se deleita en serlo?

No diría yo que no.

¿Necesitaba Servet una muerte en la hoguera así para ocupar un puesto señalado en la historia?


Desgraciadamente, en la historia de las libertades, parece que sí. Para algunos, para Stefan Zweig, por ejemplo, del personaje de Servet solo importa su muerte en la hoguera para que Castellio, mucho más conocido en esa historia de la lucha por las libertades, pudiera argumentar: «Matar a un hombre por defender una doctrina no es defender una doctrina, es matar a un hombre». Sin embargo, parece ser que el descubrimiento de la circulación pulmonar de la sangre tendría que ser motivo suficiente para pasar a la historia sin necesidad del martirio.

¿Por qué titula su libro de Xordica 'Costa, el pundonoroso'?


Porque lo dice él. En sus diarios, se queja de que es su pundonor el causante de todos sus problemas. Costa tenía una gran capacidad para resultar patético.

¿Cuál era su mayor defecto: que se tomaba demasiado en serio, que no tenía sentido del humor?

Su sobrino, Martínez Baselga, dice que tenía mucho sentido del humor pero no recuerdo que dé muchos ejemplos. La verdad es que parece que se tomaba muy en serio. Y eso, unido a la enfermedad, que le obligaba a adoptar esa pose estirada de las fotografías, hace que resulte antipático a primera vista.

¿Cómo son los diarios de Costa, qué le interesa de ellos?

Aparte de lo que ya hemos dicho sobre la seriedad, el patetismo, etc., me llama la atención el lenguaje que utiliza, ese lenguaje decimonónico que yo descubrí por primera vez en 'La Codorniz', y que aquí he utilizado, siguiendo ese recuerdo, para convertirlo en humorístico sin cambiar una sola coma.

A usted parece interesarle el Costa cotidiano, el de los pequeños detalles, el enamoradizo...

Es que en mis libros trato más de contar vidas que de explicar obras, aunque siempre vayan unidas, claro.

¿Qué es lo que le conmueve del personaje?

Me sobrecoge que no hable nunca de su madre. Y por otra parte, es grande, auténticamente grande, su capacidad intelectual.

¿Cómo ha montado el texto, tan importante aquí y más extenso que en los libros anteriores?

Siguiendo la biografía de G. J. Cheyne, que hoy por hoy, parece la más fiable (aunque los entendidos opinan que ya ha quedado desfasada) e intercalando anécdotas de las que cuenta su sobrino Martínez Baselga, que son muy jugosas. Y, como ya he dicho, recurriendo a las palabras del propio Costa cuando es él quien toma la palabra.

Todas sus obras ilustradas son un diálogo con la historia del arte. ¿Qué ha querido hacer con ellos, con quien ha 'conversado' aquí?

En cada libro suelo conversar con la época a la que perteneció el biografiado. En el caso de Servet, dialogo con Holbein, que por algo fue retratista y amigo personal de Erasmo y, en menor medida, con Il Bronzino. Cuando digo que dialogo quiero decir que les copio descaradamente. Para representar el pensamiento ortodoxo de su época, he recurrido a los dibujos de diablos y monstruitos medievales. Para interpretar al personaje de Miguel Servet, recurrí a mi buen amigo Javier de Pedro que me dejó todo su álbum de fotos.

¿Y en el libro de Joaquín Costa?

En el libro de Costa, como ya había copiado sus palabras literalmente, me dio miedo que si dialogaba con su época la cosa quedara demasiado decimonónica y le hice un pequeño homenaje a uno de mis ilustradores favoritos: Wolf Erlbruch. Aunque también hay homenajes puntuales: aparece Manet, que pintó la Exposición Universal de 1867, aparece un dibujo de mi nieta? Mis libros son para todos los públicos.

¿Qué le permite hacer y decir el humor?

El humor me permite decirlo casi todo. Pero en ese casi cabe un mundo. Sin humor, no me habría atrevido a escribir.
'''
$(html_text)
'''¿Qué significan los centenarios? ¿Cómo se deben celebrar?
'''
$(html_text)

¡Ups!Para continuar leyendo tienes que registrarte como usuario de Heraldo.es.

Disfrutarás de:

CONTENIDO EXCLUSIVO ONLINE OFERTAS Y PROMOCIONES EXCLUSIVAS ACCESO ILIMITADO A HERALDO.ES
¡Sólo te costará 1 minuto! Regístrate GRATIS
'''¿Qué significan los centenarios? ¿Cómo se deben celebrar?
'''
$(html_text)
  




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo