Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

ACCIÓN SOLIDARIA ARAGONESA

25 años proyectando solidaridad

A. ESTEBAN Actualizada 10/05/2010 a las 23:01
Etiquetas
0 Comentarios
Charo Marín, Concha Martínez, Javier Gurpegui y Pilar Plaza asistieron a la inauguración.J. M. MARCO

'''

Cine y solidaridad son dos conceptos que siempre han ido muy unidos. El séptimo arte ha sido la mejor vía para contar al 'primer mundo' la realidad de otros lugares. Y eso mismo debieron de pensar hace 25 años los fundadores de Acción Solidaria Aragonesa (ASA) cuando decidieron poner en marcha un ciclo de cine que reflejara conceptos como solidaridad, cooperación o inmigración.

Veinticinco años después, ayer por la tarde, en la Biblioteca de Aragón, algunas de sus fundadoras, como Charo Marín, presidenta de ASA, o Pilar Plaza, secretaria de esta oenegé "apolítica y aconfesional", recordaban aquellas primeras proyecciones en el viejo club Pignatelli del paseo de la Constitución, ahora reconvertido en Centro Pignatelli.

'La sal de la tierra', 'La sangre del cóndor', 'Yol' y 'Los dioses deben estar locos' fueron las primeras cintas que se exhibieron en el mes de febrero de 1985. Las últimas, 'Radio Favela' o 'Nosotros que alimentamos el mundo', se programaron hace apenas dos meses. Todas ellas perseguían y persiguen un mismo objetivo: dar a conocer una realidad que no aparece en las portadas de los principales medios de comunicación pero de la que son testigo millones de personas en todo el planeta.

"Durante veinticinco años se han programado más de cien películas que permiten que el espectador descubra otros mundos y otras formas de expresar la solidaridad con los pueblos del Sur. Son cintas críticas, que reflejan una realidad que está ahí, aunque a veces no queramos verla o nos cueste mucho hacerlo", apuntó Javier Gurpegui, asesor del ciclo de cine.

Gurpegui también señaló la importancia que están teniendo en la sociedad actual las historias que cuentan los 'terceros cines'. Una consecuencia directa de la globalización, que permite que las películas producidas en el Sur lleguen con más facilidad gracias a su difusión por Internet, la proliferación de cadenas extranjeras o su presencia en festivales internacionales.

En la exposición inaugurada ayer, que permanecerá abierta hasta el 27 de mayo, la mayoría de estas producciones son latinoamericanas porque ahí es donde se desarrolla una parte importante de los proyectos de ASA.

Así lo recordaron sus organizadores en un emotivo acto que contó con la presencia de numerosos asociados, entre los que se encontraba Concha Martínez, acompañada del director de la Biblioteca Pública de Zaragoza, Javier Villar.

En esta celebración, su presidenta, Charo Marín, agradeció el apoyo de los más de 600 socios de ASA que aportan su grano de arena "en un proyecto asambleario, donde todo se debate y donde lo que buscamos, fundamentalmente, es ayudar a los países que más lo necesitan", señaló.

Los actos de este 25 aniversario se completan con la celebración mañana, a las 19.00, en la Biblioteca de Aragón, de la mesa redonda 'La acción de ASA en estos 25 años', moderada por Federico Abizanda, y una conferencia de Graciela Malgesini, el 13 de mayo, en el mismo escenario.

Los asistentes podrán aprovechar su visita para disfrutar de esta retrospectiva del cine y de una muestra fotográfica que recoge el día a día de los habitantes de dos comunidades de Colombia y el Chad. Esta vez, el cine deja paso a la imagen con la misma finalidad: ser testigos del mundo que nos rodea.

'''
$(html_text)
'''Cine y solidaridad son dos conceptos que siempre han ido muy unidos. El séptimo arte ha sido la mejor vía para contar al 'primer mundo' la realidad de otros lugares. Y eso mismo debieron de pensar hace 25 años los fundadores de Acción Solidaria Aragonesa (ASA) cuando decidieron poner en marcha un ciclo de cine que reflejara conceptos como solidaridad, cooperación o inmigración. Veinticinco años después, ayer por la tarde, en la Biblioteca de Aragón, algunas de sus fundadoras, como Charo Marín, presidenta de ASA, o Pilar Plaza, secretaria de esta oenegé "apolítica y aconfesional", recordaban aquellas primeras proyecciones en el viejo club Pignatelli del paseo de la Constitución, ahora reconvertido en Centro Pignatelli. 'La sal de la tierra', 'La sangre del cóndor', 'Yol' y 'Los dioses deben estar locos' fueron las primeras cintas que se exhibieron en el mes de febrero de 1985. Las últimas, 'Radio Favela' o 'Nosotros que alimentamos el mundo', se programaron hace apenas dos meses. Todas ellas perseguían y persiguen un mismo objetivo: dar a conocer una realidad que no aparece en las portadas de los principales medios de comunicación pero de la que son testigo millones de personas en todo el planeta. "Durante veinticinco años se han programado más de cien películas que permiten que el espectador descubra otros mundos y otras formas de expresar la solidaridad con los pueblos del Sur. Son cintas críticas, que reflejan una realidad que está ahí, aunque a veces no queramos verla o nos cueste mucho hacerlo", apuntó Javier Gurpegui, asesor del ciclo de cine. Gurpegui también señaló la importancia que están teniendo en la sociedad actual las historias que cuentan los 'terceros cines'. Una consecuencia directa de la globalización, que permite que las películas producidas en el Sur lleguen con más facilidad gracias a su difusión por Internet, la proliferación de cadenas extranjeras o su presencia en festivales internacionales. En la exposición inaugurada ayer, que permanecerá abierta hasta el 27 de mayo, la mayoría de estas producciones son latinoamericanas porque ahí es donde se desarrolla una parte importante de los proyectos de ASA. Así lo recordaron sus organizadores en un emotivo acto que contó con la presencia de numerosos asociados, entre los que se encontraba Concha Martínez, acompañada del director de la Biblioteca Pública de Zaragoza, Javier Villar. En esta celebración, su presidenta, Charo Marín, agradeció el apoyo de los más de 600 socios de ASA que aportan su grano de arena "en un proyecto asambleario, donde todo se debate y donde lo que buscamos, fundamentalmente, es ayudar a los países que más lo necesitan", señaló. Los actos de este 25 aniversario se completan con la celebración mañana, a las 19.00, en la Biblioteca de Aragón, de la mesa redonda 'La acción de ASA en estos 25 años', moderada por Federico Abizanda, y una conferencia de Graciela Malgesini, el 13 de mayo, en el mismo escenario. Los asistentes podrán aprovechar su visita para disfrutar de esta retrospectiva del cine y de una muestra fotográfica que recoge el día a día de los habitantes de dos comunidades de Colombia y el Chad. Esta vez, el cine deja paso a la imagen con la misma finalidad: ser testigos del mundo que nos rodea.''' $(html_text)

¡Ups!Para continuar leyendo tienes que registrarte como usuario de Heraldo.es.

Disfrutarás de:

CONTENIDO EXCLUSIVO ONLINE OFERTAS Y PROMOCIONES EXCLUSIVAS ACCESO ILIMITADO A HERALDO.ES
¡Sólo te costará 1 minuto! Regístrate GRATIS
'''Cine y solidaridad son dos conceptos que siempre han ido muy unidos. El séptimo arte ha sido la mejor vía para contar al 'primer mundo' la realidad de otros lugares. Y eso mismo debieron de pensar hace 25 años los fundadores de Acción Solidaria Aragonesa (ASA) cuando decidieron poner en marcha un ciclo de cine que reflejara conceptos como solidaridad, cooperación o inmigración. Veinticinco años después, ayer por la tarde, en la Biblioteca de Aragón, algunas de sus fundadoras, como Charo Marín, presidenta de ASA, o Pilar Plaza, secretaria de esta oenegé "apolítica y aconfesional", recordaban aquellas primeras proyecciones en el viejo club Pignatelli del paseo de la Constitución, ahora reconvertido en Centro Pignatelli. 'La sal de la tierra', 'La sangre del cóndor', 'Yol' y 'Los dioses deben estar locos' fueron las primeras cintas que se exhibieron en el mes de febrero de 1985. Las últimas, 'Radio Favela' o 'Nosotros que alimentamos el mundo', se programaron hace apenas dos meses. Todas ellas perseguían y persiguen un mismo objetivo: dar a conocer una realidad que no aparece en las portadas de los principales medios de comunicación pero de la que son testigo millones de personas en todo el planeta. "Durante veinticinco años se han programado más de cien películas que permiten que el espectador descubra otros mundos y otras formas de expresar la solidaridad con los pueblos del Sur. Son cintas críticas, que reflejan una realidad que está ahí, aunque a veces no queramos verla o nos cueste mucho hacerlo", apuntó Javier Gurpegui, asesor del ciclo de cine. Gurpegui también señaló la importancia que están teniendo en la sociedad actual las historias que cuentan los 'terceros cines'. Una consecuencia directa de la globalización, que permite que las películas producidas en el Sur lleguen con más facilidad gracias a su difusión por Internet, la proliferación de cadenas extranjeras o su presencia en festivales internacionales. En la exposición inaugurada ayer, que permanecerá abierta hasta el 27 de mayo, la mayoría de estas producciones son latinoamericanas porque ahí es donde se desarrolla una parte importante de los proyectos de ASA. Así lo recordaron sus organizadores en un emotivo acto que contó con la presencia de numerosos asociados, entre los que se encontraba Concha Martínez, acompañada del director de la Biblioteca Pública de Zaragoza, Javier Villar. En esta celebración, su presidenta, Charo Marín, agradeció el apoyo de los más de 600 socios de ASA que aportan su grano de arena "en un proyecto asambleario, donde todo se debate y donde lo que buscamos, fundamentalmente, es ayudar a los países que más lo necesitan", señaló. Los actos de este 25 aniversario se completan con la celebración mañana, a las 19.00, en la Biblioteca de Aragón, de la mesa redonda 'La acción de ASA en estos 25 años', moderada por Federico Abizanda, y una conferencia de Graciela Malgesini, el 13 de mayo, en el mismo escenario. Los asistentes podrán aprovechar su visita para disfrutar de esta retrospectiva del cine y de una muestra fotográfica que recoge el día a día de los habitantes de dos comunidades de Colombia y el Chad. Esta vez, el cine deja paso a la imagen con la misma finalidad: ser testigos del mundo que nos rodea.''' $(html_text)
  




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo