Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Hemeroteca

Hace 50 años nació el cine que más Mola

Documentación 16/02/2017 a las 06:00
Noticia publicada por HERALDO DE ARAGÓN

'''

El 16 de febrero de 1967 se inauguró el Cine Mola en Zaragoza (en el principio de la avenida general Mola, hoy número 12 del paseo de Sagasta) con la proyección de un noticiario y el documental ‘Florinda y el viento’, de C. Zúñiga. La primera película que exhibió comercialmente la sala fue ‘Sierra prohibida’, de Sidney J. Furie, protagonizada por Marlon Brando, Anjanette Comer y John Saxon. La entrada valía entonces 12 pesetas (0,07 €). El cine Mola tenía una sola planta de casi mil butacas, y estuvo abierto hasta el 7 de abril de 2005, cuando cerró por desahucio. La cinta de vampiros ‘Blade: Trinity’, con Wesley Snipes, fue la última en su cartelera y el cartel permaneció en la fachada hasta 2010, año en el que comenzaron las obras de derribo. En 2012 se instaló allí una franquicia de hostelería.

Zaragoza cuenta con un nuevo cine dedicado a la proyección de películas de estreno. Se trata del Cine Mola y se halla instalado en los bajos del número 12 del paseo del General Mola. Pertenece a la cadena ‘Film Dux Asociación’, que desde 1961 ha instalado el Cine Dux, en el populoso barrio de San José, el Cine Pax y el Cine Ideal en el barrio de Valdefierro.

La instalación de esta nueva sala en un sector tan céntrico de la ciudad ha constituido un acierto de ‘Film Dux’.

Una gran sala de estrenos

El Cine Mola ha sido construido con un alarde de buen gusto, con las más óptimas condiciones de perfección visual y acústica.

A la entrada hay un amplio y espléndido hall, en el que se hallan el bar-ambigú, los servicios de higiene, enfermería y las dependencias administrativas.

El salón de proyecciones tiene una sola planta, con cerca de mil butacas. La visibilidad es, como hemos dicho, perfecta desde cualquier lugar.

La decoración es sobria y elegante, y la iluminación espléndida. Las butacas son de una comodidad funcional extraordinaria.

La perfecta climatización del local en cualquier época del año se logra con una moderna y poderosa instalación ‘Carrier’.

La cabina de proyección está dotada de un magnífico aparato equipado con lámparas Xenón de noventa amperios, que ofrece una gran luminosidad y fijeza de imágenes. El equipo sonoro es un ‘Da-Ex’.

Una amplia pantalla 'Perlux', que es la más luminosa, garantiza la fidelidad y claridad de la proyección.

Toda la instalación constituye, repetimos, un alarde de buen gusto, tanto en la decoración e iluminación como en el mobiliario. Responde plenamente a una gran sala de estrenos digna de la categoría de Zaragoza, cuyos cines llevan fama de ser de los mejores y más suntuosos de España. […]

La ceremonia de inauguración

La inauguración oficial del Cine Mola se celebró a las cinco de la tarde y constituyó un verdadero acontecimiento en la vida de la ciudad. A la ceremonia, que revistió gran brillantez y solemnidad, asistieron el arzobispo de Zaragoza, doctor Cantero Cuadrado; el gobernador civil, señor González Sama; el alcalde de la ciudad, don Cesáreo Alierta; el delegado provincial del Ministerio de Información y Turismo, señor Fernández Madrid; jerarquías del Sindicato del Espectáculo y numerosos invitados.

Las autoridades y jerarquías fueron recibidas en el amplio y lujoso vestíbulo por el presidente de ‘Film-Dux’, don Avelino Moya Torres, y altos dirigentes de la Sociedad.

La bendición del nuevo cine se celebró en la sala de proyecciones. Ante la pantalla había sido instalado un sencillo y artístico altar.[…]

El acto inaugural comenzó con la ritual bendición de las instalaciones, en la que ofició, el arzobispo de Zaragoza, doctor Cantero Cuadrada.

Discurso de Avelino Moya

A continuación hizo uso de la palabra el presidente de ‘Film-Dux’ don Avelino Moya, quien pronunció el siguiente discurso: «Han transcurrido ya, excelentísimo y reverendísimo señor, ocho años desde que por la jerarquía se nos encargó llevar a cabo esta obra de apostolado, que nos tuvo profundamente preocupados por la responsabilidad que entrañaba, al tratarse de una actividad nueva para nosotros. En ella hemos puesto desde el primer momento nuestro mejor entusiasmo no sólo por obediencia, sino porque sabemos y conocemos de cerca los beneficiosos efectos que proporciona a la sociedad. Procuramos desde su iniciación caminar con paso firme e ir poniendo en marcha los jalones necesarios. Sin prisa, pero sin descanso, hemos tratado de cubrir al ritmo conveniente las etapas que nos habíamos nosotros mismos marcado intentando superarnos, a fin de marchar seguros por el camino señalado para alcanzar, sin titubeos ni más dilaciones que los imponderables surgidos, la meta fijada con el solo anhelo de servir a Dios y al prójimo.

Nosotros todavía no nos hallamos satisfechos. Pensamos que podríamos haber realizado mejor nuestro cometido, presentándoos en estos momentos mejor balance de realizaciones que las alcanzadas hasta el presente y que muy gustoso enumeraré a continuación […]

En 1 de mayo de 1961 inauguramos el Cine Dux con un verdadero éxito, llevando al barrio de San José una instalación digna en un salón confortable con todos los adelantos técnicos.

En 1 de junio de 1964, el Cine Principal, en Almudévar.

En 13 de agosto de 1965, el Cine Pax, instalado en los locales que para tal fin nos cedió la Acción Católica en su propia sede.

Últimamente el Cine Ideal en el barrio de Valdefierro.

Y hoy, con la bendición-de V. E. Rvdmo. Sr., se inaugura este local, que, sin grandes lujos, mejora con mucho las anteriores instalaciones, y con ello ensanchamos nuestras actividades apostólicas, dotando a este importante sector de la ciudad de un nuevo vehículo de diversión honesta y esparcimiento familiar.

En todas las salas se vienen proyectando películas de primera categoría y de calificación moral apropiada a los fines que son el objeto principal de nuestra empresa, que como bien es sabido por todos no persigue ni le guía ningún afán de lucro, sino exclusivamente proporcionar a todas las clases sociales de todos los sectores de la ciudad y en el ámbito mayor que nos ha sido posible, lugares de recreo para el espíritu, de acuerdo con los tiempos modernos» […]

Palabras del arzobismo

El arzobispo de la diócesis, doctor don Pedro Cantero Cuadrado, contestó con un breve discurso, en el que glosó magistralmente la idea cristiana de la diversión.

Comenzó agradeciendo a las autoridades su asistencia al acto, señaló que se trata de una obra cultural y misional, realizada con uno de los medios que ejercen más influencia en la mentalidad de los hombres, en orden a la moralidad pública y privada.

El fin que pretende alcanzar Film-Dux es hacer más cristianas las diversiones, porque son necesarias a los hombres, y que estas diversiones estén animadas de un espíritu cristiano, con unas proyecciones que lleven a Dios Nuestro Señor y alejen los peligros del alma. Este cine viene, pues, a servir los intereses de Dios y de la ciudad.

Agasajo a autoridades e invitados

Terminada la solemne ceremonia de bendición fueron proyectados un noticiario y un documental en colores titulado ‘Florinda y el viento’, realizado por C. Zúñiga, para que las autoridades e invitados pudieran juzgar de la bondad visual y acústica de la sala.

Finalmente, los numerosos invitados, entre los que figuraban relevantes personalidades de la ciudad y representaciones del ramo del espectáculo, fueron obsequiados con un espléndido aperitivo.

Recopilado por Elena de la Riva y Mapi Rodríguez. Documentación de Heraldo de Aragón.

'''
$(html_text)
'''El 16 de febrero de 1967 se inauguró el Cine Mola en Zaragoza (en el principio de la avenida general Mola, hoy número 12 del paseo de Sagasta) con la proyección de un noticiario y el documental ‘Florinda y el viento’, de C. Zúñiga. La primera película que exhibió comercialmente la sala fue ‘Sierra prohibida’, de Sidney J. Furie, protagonizada por Marlon Brando, Anjanette Comer y John Saxon. La entrada valía entonces 12 pesetas (0,07 €). El cine Mola tenía una sola planta de casi mil butacas, y estuvo abierto hasta el 7 de abril de 2005, cuando cerró por desahucio. La cinta de vampiros ‘Blade: Trinity’, con Wesley Snipes, fue la última en su cartelera y el cartel permaneció en la fachada hasta 2010, año en el que comenzaron las obras de derribo. En 2012 se instaló allí una franquicia de hostelería.''' $(html_text)

¡Ups!Para continuar leyendo tienes que registrarte como usuario de Heraldo.es.

Disfrutarás de:

CONTENIDO EXCLUSIVO ONLINE OFERTAS Y PROMOCIONES EXCLUSIVAS ACCESO ILIMITADO A HERALDO.ES
¡Sólo te costará 1 minuto! Regístrate GRATIS
'''El 16 de febrero de 1967 se inauguró el Cine Mola en Zaragoza (en el principio de la avenida general Mola, hoy número 12 del paseo de Sagasta) con la proyección de un noticiario y el documental ‘Florinda y el viento’, de C. Zúñiga. La primera película que exhibió comercialmente la sala fue ‘Sierra prohibida’, de Sidney J. Furie, protagonizada por Marlon Brando, Anjanette Comer y John Saxon. La entrada valía entonces 12 pesetas (0,07 €). El cine Mola tenía una sola planta de casi mil butacas, y estuvo abierto hasta el 7 de abril de 2005, cuando cerró por desahucio. La cinta de vampiros ‘Blade: Trinity’, con Wesley Snipes, fue la última en su cartelera y el cartel permaneció en la fachada hasta 2010, año en el que comenzaron las obras de derribo. En 2012 se instaló allí una franquicia de hostelería.''' $(html_text)
  




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo