Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

Los menores del Casco Histórico presentan obesidad y desequilibrio alimentario

Un estudio de la Caixa aclara que no sufren desnutrición pero insiste en "educar" a las familias.

Europa Press. Zaragoza 16/09/2014 a las 14:10
Etiquetas
22 Comentarios
Los niños de las familias vulnerables del Casco Histórico sufren obesidad y desequilibro alimenticioLa Caixa

 Los menores de las familias más vulnerables del Casco Histórico de Zaragoza presentan problemas de desequilibrio alimentario y obesidad, pero no de desnutrición, según revela un estudio de la Obra Social 'la Caixa' realizado en colaboración con el Ayuntamiento de la capital aragonesa. 

  Este I Estudio de Alimentación Infantil en el Casco Histórico de Zaragoza tiene como objetivo mejorar la atención a la infancia con problemas de alimentación y ayudar y formar a las familias en dificultad social. 

  El estudio arranca de las historias clínicas de todos los niños del Centro de Salud de San Pablo de los últimos 8 años y ha analizado datos de 4.353 menores de 2 a 14 años, de los que el 49% son niños y el resto niñas. 

  Uno de los datos que extrae el informe revela que la obesidad entre los menores de San Pablo es de un 14% y "en algunos casos" las familias de estos menores también presentan obesidad, según ha informado el coordinador del programa Zaragoza-Redistribuye, Jesús Alquézar. 

  Al respecto, ha apostillado que "se observa, sobre todo, una mala alimentación de los menores allí donde no existen hábitos en el hogar, no hay una alimentación sana y equilibrada, ni unos horarios adecuados y prefijados de comida". Por ello, una de las principales recomendaciones es que la familia "al ser la unidad principal responsable de la alimentación de los niños, sea el centro del trabajo para mejorar la salud de la comunidad". 

  En rueda de prensa, ha desglosado el contenido del informe para destacar que este desequilibrio en la alimentación "se debe a un exceso y a la tipología de nutrientes" para agregar que "hay una mala nutrición y no desnutrición". 

  Las causas de la obesidad radican en que las lactancias maternas son poco prolongadas; hay un bajo consumo de productos frescos, sobre todo vegetales; un exceso de consumo de productos manufacturadas y además ricos en grasas saturadas; y dificultades para hacer deporte. Este último es uno de los puntos recomendados para que los menores dejen de la lado la obesidad.

Educación


  El estudio concluye, del análisis de los menús de los comedores escolares, que "se aproximan bastante a las recomendaciones de calidad, aunque con aspectos que se han de mejorar".
 
  Así, se considera bien valorado que se ofrezcan verdura y hortalizas seis veces al mes; precocinados tres veces al mes; salchichas y albóndigas una vez a la semana; frutas cuatro veces a la semana; y legumbres una vez por semana. Además, se ha detectado que los colegios en los que come con mayor calidad son los que disponen de cocina propia dependiendo de una empresa. 

  Entre los aspectos que se han de mejorar, se ha observado que se come demasiada pasta en relación al arroz; se suelen poner frituras en las guarniciones cuando deberían ser ensaladas; la carne se ofrece tres días a la semana y tendría que disminuir; el pescado se sirve una vez por semana y habría que llegar a seis comidas al mes; el huevo no llega a una unidad por semana que habría que tomar; se sirven pocas ensaladas; y los postres deberían ser yogures o queso.

Recomendaciones 


  Una de las primeras recomendaciones del informe es "reducir la desigualdad y la pobreza para aminorar el problema de la obesidad infantil", además tiene que haber una "apuesta clara" de las instituciones para aplicar medidas "que hagan frente a la potente industria alimentaria, que busca sus propios beneficios, para proteger la salud de los ciudadanos". 

  El trabajo en el ámbito educativo es "fundamental", al igual que formar a profesionales en la alimentación sana y equilibrada y también "educar a las familias" en habilidades competencias y hábitos alimenticios saludables. 

  Las recomendaciones también se extienden al ámbito de las políticas públicas, como facilitar el acceso a la verdura y fruta fresca con programas tipo "cesta de la compra de oferta"; la realización de mercados ecológicos con productos de la huerta cercana y "prohibir la publicidad engañosa en la televisión". 

  Difundir campañas de sensibilización en los medios de comunicación y elaborar un documentos con propuestas de menús semanales baratos y sanos, incluyendo recetas de distintas minorías que viven en el barrio, son otras de las recomendaciones. 

  Alquézar ha abogado finalmente por hacer una comisión de seguimiento de este estudio para observar la evolución de la aplicación de las propuestas.

Público-privada 


  El consejero municipal de Acción Social y Deportes del Ayuntamiento de Zaragoza, Roberto Fernández, ha ensalzado la colaboración público-privada como es la realización de este estudio porque "es buena y necesaria y es de reconocer que 'la Caixa' haga este esfuerzo". 

  Roberto Fernández ha ofrecido el dato de que 200.000 personas han acudido a las ayudas de urgente necesidad, que "es un aumento del 68%" para avanzar que "quiero un millón más de los seis que hay para ayudas de urgente necesidad". Ese millón de euros, que surge de la aceptación de una enmienda del grupo municipal de CHA, se destinará también a becas de comedor. 

  Esta "explosión de la demanda" de las ayudas de urgente necesidad se ha solicitado para "cuestiones alimenticias y también "empezamos a ver que hay pobreza energética", ha alertado.


500 millones de obra social

  El director del área Social de la Obra Social 'la Caixa', Marc Simó, ha recordado que anualmente se destinan 500 millones de euros en toda España, de los que dos tercios son para proyectos de carácter social. 

  Simó ha enfatizado que la colaboración con las instituciones más próximas a los ciudadanos, como son los ayuntamientos, y en concreto con el de Zaragoza "nos sentimos muy confortados y aprovechamos con más eficiencia los recursos". 


  • hola17/09/14 12:56
    No acabo de entender esa argumentación sobre que la falta de cultura genera que coman peor. La mayoría de nosotros hemos crecido en casas de familias muy modestas, con pocos recursos y comíamos muy bien. Nuestras verduras, nuestros guisos etc. Así que tiene que haber algo mas que lo cultural. Yo creo que nos hemos vuelto unos vagos. Sisi, unos vagos. Este estudio se centra en familias pobres pero observen casi cualquier carro de supermercado de gente con hijos. Casi todo lleno de precocinados, de refrescos con azucar, de bollerias, yogures de mil colores repletos de aditivos y azucar. A los niños desde bien pequeños los hinflan de gusanitos y patatas (por que se los comen bien!). Vamos a lo fácil, reconozcámoslo. Por que si queremos comer bien podemos a poco que nos informemos y sale barato. El dinero no es excusa
  • Fila17/09/14 08:40
    Bueno, decía ayer y no lo publicaron que el problema de fondo como muchos sabemos es una vagancia proverbial. Y gula, mucha gula. Vagancia + gula + vales de comida = mucho tejido adiposo. Cuando no hay dinero se bebe agua de grifo, y no Coca Cola de 2 l ni zumos Don Simón (porque ojito, primeras marcas). Con la mitad de lo que cuesta un carro de esos que veo yo preparo dieta mediterránea para cinco. Modesta, claro, pero completa y nutritiva. La cultura lleva muchas décadas al alcance de quien la quiera tomar. 
  • Rosa17/09/14 00:41
    Que la comida saludable es más cara que la bollería no es cierto y denota lo poco que muchos visitan los supermercados, comprar un kilo de tomates y una lechuga vale lo mismo que una pizza o incluso menos. Y un kilo de merluza congelada no llega a 4 € y te proporciona una cena saludabl para unos cuantos días.El problema no es el dinero es la poca voluntad de inculcar la comida sana en detrimento de aquella más sabrosa y más fácil de elaborar. 
  • garcía16/09/14 22:57
    Tienes razón, # 11 belsai. ¿Cuál es el porcentaje de sobrepeso y desequilibrio alimentario entre los niños que, viviendo en Aragón, no viven en el Casco Histórico zaragozano? Por lo demás, me alegro de que en el informe de La Caixa no confundan la mala nutrición con la desnutrición, porque lo que pasa en Somalia no pasa en el Casco Histórico.
  • Neme16/09/14 22:48
    Cuando yo me criaba y no hace tanto ,garbanzos ,Judias,lentejas,muchas legumbres que son buenisimas y parte de una buena dieta junto alguna verdura no son tan caras como las com ideas preparadas,que ensenen a cocinar a estas personas y que esos vales que dan sea para leche,verduras,legumbres y otras cosas sanas que ay sin ser esa comida basura y rapida y que solo tienen  mucha grasa.
  • VALES DE "COMIDA"16/09/14 22:22
    Si los vales de comida fueran para gastarlos en eso, en comida, no tendrian tanta obesidad, que luego a pagar los medicamentos tambien los demás. Solo tienes que verlos en los supermercados, bebidas de cola, bolleria industrial, etc, etc, en eso se gastan los vales y luego a quejarse de que sus hijos no tienen una comida decente. Lo único que comen decente es lo que les dan en el colegio, que por supuesto tambien pagamos los demas. 
  • Bob esponja16/09/14 22:22
    Veo que se han juntado a opinar de este articulo los mas listos del lugar. Normalmente en los paises desarrollados las clases menos pudientes tienden a padecer mas obesidad por dos motivos principalmente: uno carencia cultural general y en concreto sobre alimentacion, la segunda es que los produtos alimenticios de calidad, carnes, pescados, verduras y frutas son mas costososo que la bolleria, congelados y muchos preparados. Ahora ya podeis seguir con las opiniones de taberna.
  • Fila16/09/14 21:49
    Hace años que observé la tendencia de cierto grupo de la población a decantarse por la comida fácil de preparar ( es un decir lo de ´"preparar", preferiblemente para zampar directamente del envase). Las desvalijadoras habituales de supermercados del Actur (va por belsai) y los que pagan con vales tienden a pillar salchichas frankfurt, latas, batidos, néctares, bollería etc. Normalmente crían a los niños con tarritos día tras día. Por otro lados algunos estudios han demostrado que las comidas grasas y saladas crean adicción. Desde luego llevo ya unos años viendo un ¿problema? grave de obesidad mórbida entre ese grupo supuestamente desfavorecido. Las mujeres adultas están casi todas prácticamente a punto de explotar. Los niños en el colegio y en el instituto (cuando van) lucen auténtica obesidad. Yo personalmente no creo que sea OTRO problema que añadir a la lista de desvelos de la sociedad.
  • Mondo Demagogia16/09/14 20:51
    Para que luego digan que hay muchos niños-especialmente de estas minorías- que pasan hambre. Antes pasaremos hambre los demás.
  • José16/09/14 20:38
    Si los hijos están como los padres, creo que no hay problemas como se dice, sino que es sólo una cuestión de ADN.
Ver más comentarios





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual