Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

El proyecto EuroPruning, coordinador por el CIRCE, valida el aprovechamiento energético de los residuos de poda

El proyecto comenzó en abril de 2013 y finalizó la semana pasada.

E. Press. Zaragoza Actualizada 07/08/2016 a las 10:20
Etiquetas

El proyecto EuroPruning, coordinador por el Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) de la Universidad de Zaragoza, ha validado el aprovechamiento energético de los residuos de poda.

El investigador de CIRCE y coordinador del proyecto, Fernando Sebastián, ha explicado en una nota de prensa que "EuroPruning ha demostrado que, si se dan las condiciones adecuadas en el lugar de actuación, el aprovechamiento energético de los residuos de poda puede merecer la pena desde el punto de vista técnico, ambiental y económico".

El proyecto comenzó en abril de 2013 y finalizó la semana pasada. Ha sido financiado por la Comisión Europea a través del 7º Programa Marco y ha contado con la participación de 17 socios de España, Francia, Alemania, Italia, Polonia, Suecia y Bélgica.

Junto a CIRCE, otros socios españoles han formado parte de EuroPruning, las Cooperativas Agro-alimentarias de España y las Cooperativas Agro-alimentarias de Aragón, quienes han ejercido como nexo de unión con los agricultores y cooperativas, facilitando la realización de los trabajos de investigación en campo. La empresa Gruyser S.L. ha llevado a cabo tareas de transporte de la biomasa durante las actividades de demostración realizadas en España.

En la Unión Europea se generan, cada año, más de 13 millones de toneladas de poda, pero solo una cantidad muy limitada se utiliza como materia prima para la obtención de energía (biomasa) por las "barreras técnicas y no técnicas", como la complejidad de la cadena de valor "o una limitada concienciación y preocupación por la sostenibilidad" que "impiden el uso masivo de este recurso", han manifestado las mismas fuentes.

Frutales, olivo y viñedo

El proyecto ha estado centrado en los restos de podas agrícolas de frutales, olivos y viñedos y ha desarrollado nuevas maquinarias específicas de cosecha, como una empacadora y una astilladora, que han permitido en un solo paso hilerar y recoger las podas y realizar un primer tratamiento --empacado, astillado-- que mejoran su aprovechamiento final, han apuntado desde el CIRCE.

Además, EuroPruning ha creado una herramienta y plataforma informática --SmartBoxTool-- que permite optimizar la logística tanto de recogida en campo, como de entrega en lugares de almacenamiento, de forma que "se evitan recursos innecesarios y se optimizan los transportes, reduciendo el coste de la cadena logística".

La herramienta también permite realizar un seguimiento de la calidad de la poda --trazabilidad--, con el fin de satisfacer en todo momento los requisitos establecidos por el mercado.

Validación en campo
Para validar estas soluciones garantizando su extensión a otras regiones, estas novedades se han puesto a prueba en tres zonas con climas diferentes. En España, en Aragón, donde se ha probado su eficacia para determinar así las mejores prácticas para el mantenimiento de la calidad del suelo y el almacenamiento de la poda.

Además, se han implementado en la región alemana de Brandenburgo y la francesa de Aquitania. Gracias a estos ensayos, se ha llegado a la conclusión de que el uso de restos de poda con fines energéticos no es incompatible con una gestión sostenible, ni compromete la fertilidad del suelo a largo plazo.

Por otro lado, se ha demostrado que las podas pueden lograr los requisitos de calidad que el mercado exige a este tipo de biomasa. Adicionalmente, se han realizado evaluaciones medioambientales, económicas y sociales para mostrar los beneficios que puede aportar a las regiones que cuenten con este tipo de recurso.

Los resultados finales no son idénticos para cada especie evaluada, "pero en todos los casos han demostrado que desde el punto de vista social, medioambiental y económico la nueva cadena de valor generada con las podas puede suponer la puesta en mercado de productos competitivos suponiendo grandes ventajas desde el punto de vista social y medioambiental", han detallado desde el CIRCE.

Al respecto, han incidido en que la nueva cadena logística permite obtener valor a partir de un residuo, generando nuevos negocios y empleos a nivel local, promoviendo al mismo tiempo el uso de una fuente renovable.

Corto y medio plazo
Estas evaluaciones han permitido diseñar modelos de negocio para impulsar la cadena de valor e incorporar estos productos al mercado en el corto y medio plazo.

El CIRCE ha precisado que a lo largo de su ejecución, el proyecto "ha despertado un gran interés entre la comunidad científica y empresarial del sector de la biomasa, habiendo llegado a ser presentado en más de 50 eventos internacionales".

La semana pasada, durante la celebración de la clausura del mismo en Bruselas, EuroPruning fue presentado en el Parlamento Europeo donde expuso sus resultados, así como las necesidades que se han identificado para vencer barreras normativas y legislativas que ayuden a aprovechar estos residuos de forma generalizada.

Aunque el proyecto ha finalizado, EuroPruning permitirá el surgimiento de nuevas sinergias y ya ha dado lugar a otros proyectos para continuar sus investigaciones y seguir promoviendo el uso de restos de poda como fuente de energía, han sostenido desde el CIRCE.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual