Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

El nuevo proyecto de Galletas Asinez, en marcha cinco meses después del incendio

Está previsto que el próximo 31 de agosto comience el trabajo en las nuevas instalaciones del Polígono Industrial Empresarium.

Pilar Soro. Zaragoza Actualizada 25/07/2016 a las 08:42
El nuevo proyecto de Galletas Asinez

Casi 60 años después de su nacimiento, con millones de kilos de galletas producidos y comercializados en su historia y tras superar este año un incendio que arrasó parte de sus instalaciones, Galletas Asinez comienza en agosto una nueva etapa. La empresa familiar zaragozana tiene previsto trasladar su actividad el próximo 31 de ese mes a las nuevas instalaciones que adquirió en febrero en el Polígono Industrial Empresarium, situado en el barrio de la Cartuja Baja, en Zaragoza.

Con este traslado, tanto de la fábrica como de los almacenes logísticos, a una nave de 10.000 metros cuadrados, la compañía abandona las instalaciones ubicadas en la calle Biel, en la zona industrial de Valdefierro, donde operaba desde 1996. Este movimiento conlleva un salto cuantitativo, no solo en tamaño sino también producción: Galletas Asinez contará con aproximadamente 3.000 metros cuadrados más de superficie y su producción máxima podrá pasar de las 40 toneladas al día a entre 70 y 80 toneladas de producto diarias.

El incendio que tuvo lugar en la fábrica de galletas el pasado 16 de marzo marcó un antes y un después en la andadura de la empresa. No produjo daños personales, pero afectó a más de 3.000 metros cuadrados de la planta y supuso unas pérdidas, según la empresa, de más de 1.000.000 euros. “Todo no lo vamos a poder recuperar. Estamos negociando con la compañía de seguros y espero que a final de año recibamos una indemnización”, cuenta Enrique Asín, gerente de la compañía, que recuerda que el incendio supuso perder todo el espacio de almacén y una décima parte del área de fabricación, además de tener que comprar parte de la maquinaria nueva.

Cinco días después del suceso, la plantilla de Galletas Asinez volvía a trabajar a las instalaciones de la calle de Biel. El responsable de la marca asegura que podría haberse dado el caso de cierre, pero la capacidad de reacción, el trabajo y la demanda lo evitaron: “Supimos reaccionar y el equipo estuvo a un nivel excepcional. Ha sido una experiencia didáctica, pero a la vez muy dura, que no quiero volver a vivir”.

El movimiento de la maquinaria hasta la nueva ubicación industrial comenzará el próximo 1 de agosto. Actualmente, la situación de la empresa es coyuntural. Su producción roza las 27 toneladas diarias y distribuye desde una plataforma logística alquilada en la localidad de Pedrola: “Podríamos estar produciendo más pero no tenemos espacio. El ratio de transformación es menor y generamos mercancía con una rentabilidad inferior. Aunque la capacidad de endeudamiento no ha bajado, la actividad supone muchos más gastos por el trabajo inherente al traslado”. Un traslado que estaba previsto para final de año, pero que las consecuencias del fuego en las instalaciones de Valdefierro obligaron a la dirección de la empresa a adelantarlo tras el periodo vacacional de los trabajadores. “Aquí no podemos seguir, estamos trabajando para poder pagar”, señala Asín.

La intención de sus responsables es que los 70 empleados que componen la plantilla de esta empresa familiar estén desempeñando su labor en Empresarium el último día de agosto. “Si no hay ninguna complicación con las instituciones en lo referente a los permisos, tenemos que estar trabajando al cien por cien en esa fecha”, exponen.
 

“Estaremos preparados para vender más”

El nuevo proyecto de Galletas Asinez acarreará mejoras tecnológicas en el proceso de producción y cambios en su red de distribución. Los nuevos hornos de cocción, de gas y de mayor tamaño, o la incorporación de robots automáticos en la cadena ayudarán a incrementar la capacidad de producción de la fábrica aragonesa. Para 2017, Enrique Asín espera registrar un aumento de entre un 15 y un 20% en la cifra de ventas: “Tendremos mucha más capacidad productiva y un mejor ratio de transformación, seremos más competitivos y estaremos preparados para vender más”, argumenta. Mientras, el gerente afirma que, tras lo ocurrido, sería un triunfo cerrar el 2016 con unos números similares a los del año pasado y sin haber experimentado una bajada en las ventas.

La intención del responsable de la fábrica es, igualmente, ampliar los puntos de venta de sus galletas a partir de octubre, si bien subraya que hasta que no digieran bien el traslado y comprueben que funcionan, no podrán dar más pasos. “Con las certificaciones de calidad IFS y BRC, intentaremos trabajar a nivel de gran distribución tanto nacional como internacional”, apunta Asín.

Entre los nuevos proyectos que a corto plazo espera acometer este negocio familiar también se encuentran la implantación de una nueva línea de producto biológico para niños y la innovación en algunas de las variedades de galleta de barquillo. El tener más espacio en las instalaciones supondrá “ampliar las posibilidades en cuanto a producto y mejorar el control en su proceso de fabricación”. Aunque en su nueva etapa la imagen de la marca no cambiará demasiado, el objetivo será convertirla en “sinónimo de profesionalidad” y en un “referente aragonés y nacional”.

Hoy, el mercado en el que trabaja Asinez traspasa fronteras y alcanza lugares como Portugal, Francia, Italia, Alemania, Holanda, Suecia, Emiratos Árabes, Palestina, Israel, China, Corea, Senegal o Sudamérica. Para la compañía, esta diversificación comercial se traduce en la no dependencia de clientes específicos: “Llegamos a bastantes países pero a nuestro nivel, como una pequeña empresa nacional”. Así, los productos estrella que lideran las ventas de la marca son las diferentes variedades de ‘cookies’, las galletas de barquillo y los abanicos. Cada una de las cuatro líneas de producción que posee la fábrica genera en torno a 40 variedades de producto en diferentes cantidades y tamaños. “Es importante crear productos grandes, pequeños, con azúcar y sin azúcar, con pepitas de chocolate, con naranja…, al igual que segmentarlos para colectividades como colegios o hospitales, que son muy demandados a escala internacional”, concluye Enrique Asín.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual