Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Documentación

El largo historial del clan de los Ortiz Perea

En 1986 un policía resultó muerto tras un tiroteo en Valencia.

Actualizada 07/06/2016 a las 17:48
Etiquetas

El historial de los hermanos Ortiz Perea es largo. En enero de 1986, un policía nacional resultó muerto en Valencia en el curso de un tiroteo que se produjo en el centro de la ciudad entre la policía y cuatro delincuentes que huían a pie después de un intento fallido de atraco en una sucursal del Banco de Sabadell. Tres de los atracadores fueron detenidos tras una larga persecución, mientras que el cuarto logró escapar.

El policía nacional muerto era José Luis Riestra Amieba, de 26 años de edad y natural de Sevilla, y pertenecía a la octava compañía de la Reserva General, con sede en Toledo, que se encontraba en Valencia prestando servicios de seguridad ciudadana.

Los atracadores detenidos fueron identificados por la policía como P. S. G., E. S. R. y Antonio Ortiz Perea, todos ellos de 26 años de edad y considerados como delincuentes habituales, miembros de una familia de delincuentes radicada en Zaragoza.

Los atracadores pidieron todo el dinero y las divisas de la caja y metieron su botín -cifrado en unas 400.000 pesetas- en dos sacos. A los empleados les dijeron: "Estamos dispuestos a todo".

Según relataba otro empleado del banco, al oír las sirenas, los presuntos atracadores dijeron: "Aquí están los maderos, esto se pone chungo"; se dirigieron hacia la puerta, donde ya los esperaba la policía, y abandonaron los sacos con el dinero para emprender la huida a pie. Ya en la calle, se estableció un primer tiroteo.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual