Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Arquitectura

Así fue la compleja construcción de uno de los emblemas de la Expo

La construcción del edificio diseñado por la recién fallecida Zaha Hadid fue una de los más complejas de la muestra. Acabó costando más de lo presupuestado y se llegó a dudar de que estuviera listo a tiempo.

J. L. G. Zaragoza Actualizada 01/04/2016 a las 15:24
La construcción del edificio diseñado por la recién fallecida Zaha Hadid fue una de los más complejas de la muestra. Acabó costando más de lo presupuestado y se llegó a dudar de que estuviera listo a tiempo.

El Pabellón Puente, una de las obras de la recién fallecida Zaha Hadid, fue una de las construcciones más emblemáticas de la Expo 2008 y ya forma parte, pese al escaso uso que tiene en la actualidad, del paisaje de Zaragoza. La estructura, de gran complejidad, se acabó en menos de dos años y costó 70 millones de euros, una de las más caras de la muestra junto al Palacio de Congresos, que superó los 80.

Diseñado por el estudio de la prestigiosa arquitecta (Zaha Hadid Architects y Arup), el Pabellón Puente mide 270 metros de largo, cuenta con dos plantas y está concebido en forma de gladiolo, con un extremo estrecho que apoya en la ribera derecha del río y otro extremo que se bifurca en tres ramales o tallos y que se apoya en la ribera izquierda.

Junto a la propuesta de Zaha Hadid, que obtuvo el prestigioso premio Pritzker en 2004, se presentaron hasta 17 candidatos, pero los miembros del jurado coincidieron en que el diseño en forma de gladiolo era el más rompedor. El problema era que no se trataba de un proyecto, sino de una propuesta, por lo que tanto el estudio de la arquitecta como la empresa constructora tuvieron que adaptarlo para que fuera viable, lo que obligó a realizar numerosos cambios en la idea inicial -muchos de ellos sobre la marcha- y retrasó más de lo esperado su finalización.
 

¿Cómo se construyó?


Buena parte de la estructura del puente que se suspende sobre el Ebro se construyó en tierra firme en la margen derecha y se fue desplazando hacia la orilla contraria, donde se montaba la otra porción de la pasarela. Este movimiento exigió levantar en el aire una estructura de 125 metros de acero que pesaba 2.300 toneladas. En total, la estructura metálica del Pabellón Puente pesa 5.200 toneladas y para las fachadas se emplearon 29.000 piezas triangulares de diferentes tamaños y curvaturas y de diez gamas distintas de grises para imitar las escamas de un tiburón al salir del agua.

La complicada obra tuvo que ejecutarse a contrarreloj e incluso muchos dudaron de que llegase a estar acabado a tiempo para la inauguración de la Expo. La propia área de Construcción de Expoagua advirtió, tan solo seis meses antes del comienzo de la muestra, que no lo conseguirían, y tanto el Ayuntamiento como la propia arquitecta, Zaha Hadid, tuvieron que calmar los ánimos en varias ocasiones mostrando su confianza en que estaría finalizado dentro del plazo.

En su momento, las obras de la Expo se convirtieron en todo un fenómeno entre los zaragozanos. De hecho, según publicaba HERALDO DE ARAGÓN a finales de 2007, incluso se llegaba a hablar de la moda de los 'expodomingueros', aquellas personas que seguían la construcción del Pabellón Puente y el resto de edificios de la Expo como si de una atracción turística se tratara.

A finales de enero de 2008, con más de seis meses de retraso sobre lo previsto, se unieron ambas partes del Pabellón Puente, y los operarios trabajaron en la estructura hasta en turno de noche para poder cumplir los plazos. Finalmente se logró que estuviera listo para la Expo, aunque su coste se incrementó en 18 millones de euros, según las empresas contratistas, por la “complejidad del proyecto y a la exigencia de cumplir plazos”. Fue uno de los edificios más caros, puesto que el presupuesto definitivo de la espectacular escultura de Zaha Hadid se elevó a 70 millones, un 34% más del precio de adjudicación.



 

Plató de publicidad

En la actualidad, el Pabellón Puente no tiene un uso fijo, aunque de forma puntual se realizan exposiciones y se abre al público a modo de pasarela. Desde que acabó la Expo también ha servido como sede de jornadas, congresos e incluso una cena de gala, así como de plató para varios anuncios publicitarios. Desde que acabó la muestra, en 2008, varias marcas han utilizado esta estructura para su publicidad, tanto en 'spots' televisivos como en anuncios para prensa.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo