Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

​Fallece un perro en Zaragoza tras ingerir varias cuchillas arrojadas al patio de su casa

El animal sufría de ansiedad por separación y aullaba cuando se quedaba solo en el piso, situación que irritaba a no pocos vecinos.

P. P. Zaragoza Actualizada 02/02/2016 a las 12:17
Etiquetas
Fallece un perro por ingerir cuchillas camufladas en comida en Zaragoza

Justo cuando la Policía Nacional alerta en sus redes sociales del hallazgo de salchichas con alfileres en parques de distintas ciudades españolas, se da a conocer en Zaragoza el caso de Nika, una mezcla de pitbull de cuatro años que falleció el pasado viernes tras ingerir varias puntas de bisturí arrojadas al patio del piso en el que vivía.

El 24 de enero Nika se despertó vomitando. El vómito era de color negro así que Sara Mesonero, su cuidadora, pensó que se trataba de agua sucia ingerida durante el paseo. El animal llegó a vomitar "hasta siete veces" y no fue hasta la noche, al volver a fregarlo todo, cuando Sara advirtió la presencia de pequeñas cuchillas, según su versión de los hechos: "Encontré unas quince puntas de bisturí de distintos tamaños entre los vómitos y en el patio de mi casa y entonces me di cuenta de que el color negro se debía a la sangre", recuerda.

Nika llegó de madrugada a la clínica de Emergencias Veterinarias de Zaragoza y por la mañana fue atendida también en la clínica veterinaria de Utebo. Los veterinarios que la trataron propusieron la hospitalización del animal, pero ante los costes del ingreso la cuidadora pidió el alta voluntaria. "El diagnóstico era grave y tenía cortes en el estómago, la zona de la tripa y probablemente el esófago, pero en principio no se detectaron órganos dañados", asegura Sara.

A lo largo de la semana, Nika volvió a visitar a su veterinario habitual aunque finalmente ingresó en parada cardiovasculatoria en la clínica de Emergencias Veterinarias. Allí mismo redactaron el parte de fallecimiento.

Denuncias por ruido

Nika vivía junto a dueña en un bajo del Picarral con un amplio patio exterior. El animal sufría lo que se conoce como ansiedad por separación por lo que aullaba cuando se quedaba solo en la vivienda, algo que irritaba a no pocos vecinos. Su cuidadora asegura que la Policía llegó a personarse varias veces en su casa con motivo de las constantes quejas por ruido, aunque Sara no se atreve a acusar a sus vecinos de la muerte de Nika porque cualquier persona podría haber arrojado las cuchillas al patio desde la calle.

"Puedo entender que sus aullidos fuesen molestos pero no sé qué clase de persona puede tener puntas de bisturí y tener la mala idea de untarlas con comida y colocarlas para que se las coma un animal", critica Sara indignada y todavía lejos de recuperarse de la muerte de su compañera.

El cuerpo de Nika ha sido trasladado a la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza para que le sea practicada la necropsia y en unos días se conocerá el carácter de las lesiones que terminaron matando al animal. Mientras, su dueña se ha puesto en contacto con la Policía Nacional para denunciar el ataque sufrido por Nika, aunque comprende que será difícil hacer justicia sin saber quién colocó allí las cuchillas.

Según cuenta esta zaragozana, un par de semanas antes había encontrado varias pastillas de paracetamol en su patio y ahora se plantea que quizás alguien las lanzó allí para que Nika las ingiriese.

Mientras tanto, la Policía Nacional ha alertado a través de Twitter del hallazgo de salchichas con alfileres en distintos parques y aconseja a los cuidadores practicar a sus perros la maniobra de Heimlich en caso de que el animal coma algo que no le deje respirar.
   
   







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual