Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Daroca

Detienen a un joven y buscan a otro fugado por apedrear y quemar a una sintecho en Daroca

Una tercera persona, investigada por amenazar a la víctima para que no delatara a sus agresores.

M. A. Coloma Actualizada 10/10/2016 a las 08:46
Etiquetas
Un vecino contemplaba las huellas del fuego en el pórtico donde atacaron a la mujer.Macipe

La Guardia Civil detuvo anoche a un joven de origen rumano como presunto autor del desalmado ataque perpetrado la madrugada del sábado en Daroca a una transeúnte, a la que estuvo a punto de causar la muerte al prender fuego al saco en el que dormía bajo el pórtico de la iglesia de la Trinidad. Según ha podido saber HERALDO, los investigadores buscan también por estos hechos a un compatriota, que al parecer habría huido de la ciudad tras el suceso pero está identificado. Una tercera persona, familiar de uno de los anteriores, podría ser arrestada también en las próximas horas por amenazar a la víctima para que no delatara a sus agresores.

La rápida intervención de varios vecinos resultó providencial, ya que al ver las llamas se apresuraron a despertar a la mujer para ponerla a salvo. De hecho, aunque presentaba un estado de gran agitación, la víctima no sufrió quemaduras ni lesiones de ningún tipo. Es más, ni siquiera consideró necesario pasar por el centro de salud para que la reconocieran.

Media hora antes de que intentaran quemar viva a la indigente -de 39 años, nacionalidad española e identificada con las siglas M. A. C. P.-, los agresores ya la habían apedreado junto a la cercana y popular fuente de los Veinte Caños. Alertada de este primer ataque, la Comandancia de Zaragoza ya había movilizado a una patrulla del puesto de Cariñena para que acudiera a Daroca. Pero aún no había llegado al municipio cuando volvieron a llamar a los guardias para informarles del homicidio frustrado.

Una vez recuperada del tremendo susto, los investigadores interrogaron a la mujer para tratar de recabar la mayor información posible sobre sus atacantes. Fue entonces cuando esta les contó que hablaban castellano pero "con acento del Este", pista que ha resultado fundamental para el esclarecimiento del suceso. En cuanto a su aspecto físico, aunque era de noche y estaba oscuro, la mujer logró ver que medían entre 1,70 y 1,80 y vestían pantalones vaqueros y camisetas.

Con los datos facilitados por la víctima, las patrullas hicieron una batida por las calles y alrededores de la ciudad. La búsqueda no dio en un primer momento resultados, pero las pesquisas posteriores llevaron a la detención del primer sospecho.

Refugiada en un piso de acogida

Uno de los primeros en interesarse por la indigente fue el alcalde Daroca, Miguel García, quien nada más recibir la noticia se acercó al pórtico del antiguo hospital de San Marcos para ofrecerle ayuda. "Cuando llegué, la mujer estaba todavía atacada de los nervios, por lo que le ofrecimos una tila y unas mantas. Quisimos acompañarla también al médico, pero dijo que no era necesario", relataba este domingo el regidor. "Un hecho como este me produce una inmensa vergüenza y quiero creer que detrás de algo tan repugnante no hay ningún vecino del pueblo", añadía.

Al parecer, la agredida había llegado el viernes por la tarde a Daroca y, tras pasar la noche cobijada bajo el pórtico de la Trinidad, tenía intención de continuar su camino. "Pero al ver el estado en el que se encontraba, me puse en contacto con el presidente de la comarca y pudimos ofrecerle un piso de acogida para que esté unos días tranquila", indicaba García. La mujer viajaba con escasas pertenencias y lo poco que tenía fue pasto de las llamas. De hecho, tuvo problemas hasta para identificarse, ya que también su carné de identidad se quemó.
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual