Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Teruel provincia

Sinforosa y Martín: los últimos centinelas de La Estrella, en Teruel

El matrimonio octogenario se resiste a dejar el pequeño pueblo a pesar de vivir solos desde hace más de 30 años. El último domingo de mayo, decenas de vecinos de Mosqueruela suben en romería hasta su Santuario.

Mercedes Navarro. Zaragoza Actualizada 26/05/2014 a las 10:49
Etiquetas
27 Comentarios
Sinforosa y Martín, los últimos vecinos de La Estrella

El barrio de La Estrella, también conocido por los lugareños como 'La Villeta', se localiza al este de Mosqueruela, en las entrañas del Maestrazgo turolense. El mapa los sitúa cerca, pero para llegar hasta él es necesario recorrer más de 24 kilómetros por un angosto camino forestal que trascurre entre barrancos de gran pendiente. Uno pertenece a Castellón, el otro, a la Sierra de Gúdar-Javalambre. Sinforosa Sancho y Martín Colomer es el matrimonio octogenario que se resiste a cortar sus raíces y mudarse a Villafranca -localidad con la que limita-, donde compraron una casa hace años y también residen su hijo y su mujer junto a su nieto de 5 años. "El hijo no quiere que estemos aquí ya, pero nosotros de momento tenemos buena salud y no nos queremos mover", justifican.

Son las cuatro de la tarde, aunque uno de los dos relojes solares de la plaza de La Villeta marca las dos. Mosqueruela duerme. Desde el día 23 disfrutan de sus fiestas en honor a la Virgen de La Estrella. Al preguntar por el barrio, los pocos vecinos que circulan por sus calles avisan de que hay que ir con cuidado: la pista es estrecha y pedregosa. Como manda la tradición, ellos la completarán a pie y en romería el último domingo de mayo. Es uno de los dos días del año en los que La Estrella se llena de vida por unas horas -el otro es en noviembre-. La niebla cubre el valle y las nubes acarician las copas de la gran masa forestal que cubre todo el valle. La tormenta es inexorable. Tras media hora y después de descender los últimos serpenteantes metros de la pista, al fondo del barranco se divisa una cúpula cubierta por tejas azules y rojas. Es la techumbre del Santuario de La Estrella. En torno a ella se disponen un par de hileras de casas de piedra, la mayoría, abandonadas desde hace décadas. Allí se respira tranquilidad, silencio y un aroma que confunde el tomillo con el romero.
Sin agua corriente, televisión o teléfono. 

Desde hace más de 30 años, Sinforosa y Martín son los únicos habitantes de este recóndito lugar que durante la Guerra Civil también fue refugio de maquis, y ahora, además de ser un centro de devoción, también sigue albergando la residencia de este matrimonio que dentro de poco celebrará sus bodas de oro. Aunque Martín, entre risas, bromea con la idea de divorciarse y marcharse a Villafranca él solo. Es Sinforosa la que de momento se niega abandonar La Estrella. Se conocieron saliendo a bailar en una de las dos tabernas que entonces había: las de la tía Benedita y la tía Consuelo. "Nosotros nos hemos criado aquí y no nos llama nada marcharnos a otro sitio. Aquí estamos estupendamente cuidándonos el uno al otro y con nuestros animales", asegura la octogenaria, quien presume de gozar ambos de una gran salud. "No tomamos pastillas y comemos lo que queremos", dice orgullosa Sinforosa. También tienen un gallo, cuatro gallinas que les dan huevos diariamente, 35 panales de abejas, 25 gatos "todos atienden al nombre de "Michurrín" y tres perros a los que llaman "Pichurrines". "Y hasta hace seis años también tuve 22 caballos", recuerda Martín, quien se ha dedicado toda su vida a la agricultura y a la ganadería.


Desde la posguerra viven en una antigua hospedería perteneciente al obispado, contigua al Santuario. No disponen de agua corriente. Cada día tienen que caminar hasta la fuente para recoger agua potable para su consumo y para su aseo personal. La lavadora sigue siendo el antiguo lavadero y el jabón, natural, de tajo. La luz les llegó hace poco a través de una placa solar, "antes nos apañábamos con candiles y teas", recuerda Sinforosa. La cobertura es un espejismo y para usar el teléfono móvil tienen que subir al monte para poder hablar. La tele "no la necesitamos para nada, con la radio tenemos bastante", y aunque ahora cocinan con butano, hasta hace 10 años lo hacían sobre en el fuego de leña -las sopas bullidas y el conejo a la brasa son sus especialidades-.


Les faltan algunos bienes de primera necesidad ligados a la sociedad actual, pero les sobra algo: sentido del humor y felicidad. "No necesitamos nada más, para qué", aseguran. Ni siquiera reloj, se rigen por el reloj solar de la plaza -cuando este alumbra-: "Comemos cuando tenemos hambre y nos vamos a dormir cuando nos entra el sueño, sin mirar la hora", dice Sinforosa mientras se peina su pelo blanco para salir bien en las fotos. Tienen un viejo Land-Rover y una C-15 con la que viajan hasta Villafranca cuando necesitan ir al médico, comprar en el supermercado o visitar a su hijo. Aunque su despensa también se abastece con las hortalizas, las cerezas o la miel natural que Martín se encarga de trabajar durante todo el año.


La falta recursos para seguir viviendo allí llevó a los habitantes de La Estrella a ir abandonando el poblado poco a poco. Pero hace años, tuvieron dos maestros, horno, alguacil, secretario, cura, un par de tabernas e incluso vieron nacer al Niño de la Estrella, un famoso torero al que todavía se le rinde homenaje en la localidad. Fue un pueblo lleno de vida. "La tía Juana y el tío Ángel, para los que trabajé durante un tiempo, fueron los últimos en marchar. Eran tan mayores como nosotros ahora y fue una pena porque se los llevaron obligados y los separaron", lamenta Martín, quien asegura no tener miedo a la soledad. "Miedo tendría donde hay mucha gente: en Teruel, en Castellón o en Zaragoza, pero ¿aquí, por qué?", espeta.

Dos romerías al año repueblan La Estrella durante unas horas

Casi todos los fines de semana, Sinforosa y Martín reciben alguna visita. Además, siempre tienen la cortesía de hacer una visita guiada por el Santuario y las escasas calles del pueblo. Pero dos veces al año, los vecinos de Mosqueruela celebran romerías al santuario de La Estrella. Tienen más de cinco horas andando, pero a su llegada, les espera la orquesta y una gran comida. Disponen incluso de camas para dormir. La primera de ellas, antes se hacía el primer domingo de mayo y es la única que se mantiene, aunque ahora ha pasado al último. La otra romería es la de San Martín o del Patrocinio de la Virgen, en noviembre. Esta romería siempre se ha considerado como la fiesta patronal de la Villeta, pero también era compartida por los de Mosqueruela, además significaba el fin del ciclo de recogida de la uva.

El santuario actual tiene una planta de tres naves. La nave principal se cubre con bóvedas de cañón con lunetos mientras que las laterales lo hacen con casquetes esféricos. Se han perdido la mayoría de los retablos, pero se conservan restos del programa pictórico de iconografía mariana. El santuario presenta tendencias levantinas y unas características propias de la arquitectura de la primera mitad del siglo XVIII en la zona. Además del santuario, todavía se conservan los restos de una interesante zona residencial, situada hacia la ladera, que fue afectada por una inundación en 1883 que se cobró decenas de vidas.


  • Carmen30/05/14 00:00
    Hemos estado en el pueblo 3 o cuatro veces.Es precioso.El pueblo con mas gatos que personas.Nos hablo de el un amigo de Vistabella y la primera vez hemos cogido el camino entre las montañas que une Vistabella de Estrella.La mitad lo hicimos andando al lado del coche que tocaba todos los baches del camino.Sinforosa nos abrio amable la iglesia y nos enseño un pedrusco debajo del que guardaba las llaves.Por si volveremos algun dia y no hay nadie...No nos conocia de nada !! Todo parecia perdido en el tiempo...La vuelta nos enseñaron el otro camino hacia Mosqueruela.Era incomparable mejor.Hemos vuelto despues de unos años y todo seguia igual.Salvo que Sinforosa tenia una pierna escayolada en Vilafranca y Martin estaba solo.Algunas casas estaban ya reformadas...Es precioso !Teneis que verlo !
  • tonet1329/05/14 00:00
    Preciosa historia, me alegreo de que sena felices en ese entorno. Si es el Santuario de Mosqueruela, dada la altitud de dicho pueblo deben estar en el cielo.
  • chinchirino28/05/14 00:00
    Qué grandes Sinforosa y Martín !! Mi aplauso por el valor de seguir en La Estrella y por lo mucho que se aprende con ellos. Da gusto acercarse hasta allí y visitarlos. Mucha suerte!! Todos sabemos que muchos años más no podran estar ya en La Estrella, pero el papel que allí hacen y han hecho es inconmensurable. Gracias!!
  • Esgarringlao27/05/14 00:00
    Al #7: Aunque te parezca prodigioso en todo el mundo se leía y escribía antes de la aparición de la electricidad. Y para tu información tenían mejor letra y elaboraban escritos más limpios a pesar de usar pluma, simplemente porque si se equivocaban les castigaban por lo cual bien cuidaban de no equivocarse. Seguramente leían más que muchos urbanitas zaragozanos ahora. La gente se lavaba por partes aunque no tuvieran bañera en casa, al igual que ahora era sucio el que quería.
  • Eso el vida sana27/05/14 00:00
    Que envidia poder vivir asi de tranquilos, rodeados de lo tuyo, de tu pueblo, de tus animales, de la naturaleza... Les deseo mucha salud y que lo disfruten
  • El ojo cuco27/05/14 00:00
    "S¿ha feito de nuey", lo resume todo; cada cual pone márgenes a su propia felicidad, sin avaricias, envidias ni resquemores. Mucho no puede llegar a ser todo, sino nada y, poco ó , casi nada, la mayor riqueza espiritual de uno ó su pareja, unidos, juntos y con sus miradas hacia el mismo punto. Olé ! a la pareja de octogenarios, vivo ejemplo de quienes les admiramos !
  • Darwinista27/05/14 00:00
    Para #9 AMARGURAS, si tanto los envidias, por qué no te vas a vivir con ellos? A mi me parece una temeridad que en pleno siglo XXI una pareja de ancianos vivan así. Estarían igual de felices en un pueblo con más gente aunque no quisieran relacionarse con nadie. La electricidad y el agua corriente no son inventos malignos!
  • vm27/05/14 00:00
    Eso se llama AMOR a una tierra, a una casa, a unos animales,  a una manera de vivir y ante todo a ayudarse y comprenderse entre pareja. Les deseo lo mejor y sobre todo mucha salud para que sigan disfrutando de la felicidad de vivir en un lugar que para ellos es su paraiso.
  • Jesús27/05/14 00:00
    Hay uan cruz en el saso,La canción que compusieron Más Birras cobra vida con esta hermosa historia de fidelidad a una tierra y de amor de pareja .Los últmos románticos de un pueblo deshabitado como los que han relaqtado julio llamazares y José Luis Acín.
  • SANTIAGO ACOSTA27/05/14 00:00
    felicidades a los señores por defender sus raices su tradicion su gente su pueblo que dios los bendiga por siempre 
Ver más comentarios





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo