Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Ganadería

Los mastines del Pirineo retornan a sus orígenes en los montes de Teruel

Tres cachorros se están criando junto a rebaños de ovejas y un cuarto se ha entregado a la DPT.

Elisa Alegre. Teruel Actualizada 14/01/2017 a las 11:54
Cuatro ejemplares de mastín del Pirineo se han entregado este martes en Concud.DPT

'''
Los mastines del Pirineo han vuelto a sus orígenes como guardianes y protectores de los rebaños de ovejas en los montes de Teruel, gracias a la colaboración de los pastores y de la asociación que ha recuperado esta especie, apreciada y buscada en varios continentes.

Tres cachorros de esta raza se están criando ya junto a rebaños de ovejas en las localidades turolenses de Gúdar, Tramacastilla y Guadalaviar, mientras que un cuarto se ha entregado a un centro de recuperación de razas autóctonas de la Diputación de Teruel, ubicado en la masía El Chantre.

Esta raza, apreciada por ser de carácter firme pero no agresivo y proteger territorialmente a los rebaños, ya se utilizó para el cuidado de los rebaños en la provincia de Teruel en el pasado, como muestran objetos que se exponen en el Museo de la Trashumancia de Guadalaviar.

Cedidos por el Club Mastín del Pirineo, la introducción de los cachorros es un primer paso para devolver esta especie a la provincia, después de que haya ido abandonando los pastos en las últimas décadas para sobrevivir solo como animal de compañía, muy apreciado por cierto en países como Finlandia, Italia, Australia o Estados Unidos.

Allí han viajado muchos de los perros criados por el Club, cada año entre 150 y 170, que se dedica a recuperar esta raza que quiere ahora "introducir el mastín en su sitio de origen que es Aragón y con los ganaderos, que haga su trabajo", explica en Teruel el presidente del club, Andrés Pastor.

Y el primer paso ha sido ceder estos cachorros a ganaderos turolenses porque "va a servir de test para saber si siguen teniendo esas características indispensables en la raza", añade el responsable del club.

El presidente fundador del club, Rafael Malo, recordaba durante la presentación de la iniciativa los orígenes del club hace casi cuatro décadas, como una idea que partió de un grupo de amigos para recuperar una especie emblemática, pero faltaba "estar en el campo, defendiendo a las ovejas, su labor ancestral".

Tras varias décadas de trayectoria, el club está reconocido oficialmente por el Gobierno de Aragón como asociación de criadores de perro de pura raza y encargado del libro genealógico del mastín del Pirineo.

Este perro, según lo define Pastor, es un animal de gran tamaño "fuerte pero no linfático, de carácter firme pero no agresivo", cuya mayor virtud es que, criándose con las ovejas, las identifica como su familia porque "son muy territoriales" y tradicionalmente ha defendido al rebaño de cuatreros y de alimañas.

Juan Benjamín Alegre, ganadero de Gúdar, es uno de los pastores que ha acogido a un cachorro de mastín, porque considera que "son como una oveja más, son amigos de las ovejas y defensores de ellas".

Otro de los pastores que han comenzado la crianza de un cachorro, Sergio Delgado, recuerda que ya tuvo una experiencia con un mastín del Pirineo, del que destaca respecto a otros mastines que tiene más fuerza y es más fiel a ganado, "pero se tienen que criar con las ovejas, ya desde pequeños".

Un tercer cachorro ha sido cedido a una trabajadora del Museo de la Trashumancia y ganadera, Humildad Martínez, que forma parte de un reducido grupo de unas 25 familias que en la provincia de Teruel todavía siguen realizando la trashumancia, en algunos casos desde la sierra de Albarracín hasta Jaén.

Con la Guerra Civil comenzó el declive de esta raza, porque la escasez de recursos económicos hacía difícil el mantenimiento de unos ejemplares de gran tamaño, época en la que sufrió entonces una gran pérdida de su patrimonio genético y llegó a estar en riesgo su supervivencia como raza pura.

A mediados de los sesenta se inició la recuperación de la raza a partir de ejemplares localizados en el campo y llegó a su máximo esplendor en los años 80.

Ahora ha descendido el número de ejemplares utilizados en el campo por la disminución de ganaderos de cría extensiva y del número de cabezas de ganado. 
'''
$(html_text)
'''Los mastines del Pirineo han vuelto a sus orígenes como guardianes y protectores de los rebaños de ovejas en los montes de Teruel, gracias a la colaboración de los pastores y de la asociación que ha recuperado esta especie, apreciada y buscada en varios continentes.
'''
$(html_text)

¡Ups!Para continuar leyendo tienes que registrarte como usuario de Heraldo.es.

Disfrutarás de:

CONTENIDO EXCLUSIVO ONLINE OFERTAS Y PROMOCIONES EXCLUSIVAS ACCESO ILIMITADO A HERALDO.ES
¡Sólo te costará 1 minuto! Regístrate GRATIS
'''Los mastines del Pirineo han vuelto a sus orígenes como guardianes y protectores de los rebaños de ovejas en los montes de Teruel, gracias a la colaboración de los pastores y de la asociación que ha recuperado esta especie, apreciada y buscada en varios continentes.
'''
$(html_text)
  




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo