Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Huesca

“Puedes ser creyente o no, pero ver al Papa dirigirse a tantos miles de jóvenes, es algo que te conmueve”

Cuarenta jóvenes de Huesca viajaron hasta Polonia para participar en las Jornadas Mundiales de la Juventud.

Rosa Calvo 09/08/2016 a las 06:00
Etiquetas
Jornadas Mundiales de la Juventud

Como unas vacaciones de verano, quizás un poco más largas, por el centro de Europa, pero con el valor añadido de poder participar en las Jornadas Mundiales de la Juventud. Así afrontaron un grupo de 40 adolescentes y jóvenes oscenses, ligados a la Asociación Educativa San Lorenzo, el viaje que durante casi 15 días han realizado hasta Polonia, que aseguran, les ha permitido recargar pilas a todos los niveles, tanto físicos como emocionales. Toda una experiencia la de convivir los hasta dos millones y medio de jóvenes de todo el mundo, que como explica Cristian Serrano, uno de los componentes del grupo oscense, te marca. “Puedes ser creyente o no, pero asistir a la Vigilia y ver al Papa dirigirse a tantos miles de jóvenes concentrados en una misma embajada, que escuchan atentos, es algo que conmueve”, asegura.

Cristian Serrano, de 23 años, era de los más mayores de la expedición que partió de Huesca en la madrugada del 20 de julio, ya que muchos eran alumnos de la ESO y Bachillerato. La impulsora del viaje fue Margarita Martín, profesora de religión en los colegios públicos de la ciudad, que ofreció a sus alumnos la posibilidad de acudir a esta reunión de jóvenes. “Algunos vinieron con el fin de poder asistir en directo a las celebraciones del Papa, pero otros lo plantearon como una opción de poder viajar entre amigos”, explica Serrano. También les acompañaron dos sacerdotes.

El plan de viaje comenzaba en la localidad suiza de Ginebra después de un día entero en el autobús, donde pudieron visitar la ciudad, incluida la oficina de las Naciones Unidas. Después se trasladaron hasta Praga y ejercieron también de turistas. Pudieron visitar también un campo de concentración. "Han pasado muchos años, pero al entrar todavía se nota un olor y una sensación horrible", dice Serrano.

El destino final de su viaje fue Cracovia. “Nosotros nos alojamos en una población cercana, da unos 15 kilómetros en un colegio en el que vivíamos con otro grupo de jóvenes llegados de Albacete”, comenta Serrano, y es que en cada rincón de la ciudad se vivía ambiente festivo, y como relata el joven, siendo la temática del encuentro ‘la misericordia’, el ambiente era total de respeto y ayuda al prójimo, independientemente de su procedencia.


Entre los miembros del grupo oscense, Serrano destaca a una joven de origen rumano y 15 años. “Ella vino solo porque lo hacía su prima, y llego sin fe, ya que asociaba la iglesia a algo oscuro, influida también por su país. Al convivir con todos y ver un ambiente tan sano, de compañerismo total, tanto entre nosotros como la gente que había en Cracovia, cambió por completo su manera de pensar y casi se podría decir que se bajó del autobús ya en Huesca siendo otra persona”, asegura.


El joven oscense ya tuvo ocasión de asistir en las Jornadas Mundiales de la Juventud que se celebraron en 2011 en Madrid, aunque reconoce que en este caso lo han podido vivir más intensamente, e incluso se atreve a señalar que había gente que en la capital española, a pesar de que la amenaza terrorista, especialmente intensa esos días, frenó a muchos posibles visitantes.

“Además escuchar al Papa Francisco resulta muy enriquecedor, porque sabe hace el cristianismo muy fácil de entender, muy cercano”, apunta. Él como periodista deportivo, dice quedarse con una frase del pontífice. “Nos dijo que él necesitaba jugadores titulares, que no podíamos conformarnos con ser suplentes”, explica Serrano viviblemente entusiasmado.

Cuatro días después de su llegada y todavía con la piel bronceada de la parada que hicieron en el viaje de regreso en el lago Mayor y de las mañanas de turismo, la pregunta es obligada sobre las reacciones que puede encontrar en su entorno cercano y no tan cercano al relatar que había dedicado sus vacaciones a viajar con un fin religioso. “Puede sorprender pero yo tengo muy claro por qué me muevo y qué me aporta, y por eso, no tengo ningún miedo a hablar de ello”, concluye el joven.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual