Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Huesca

Testigos del atropello mortal aseguran que el joven sin carné creó otras situaciones de riesgo

El conductor, de 21 años, está en libertad con cargos. El copiloto, que vive alquilado en un piso de la casa de la fallecida, es el dueño del coche. Conmoción en Peñalba por la muerte de Begoña Calavera Orús, de 54 años, por la que se celebrará un funeral hoy a las 11.00 en la iglesia parroquial.

P. Puértolas / E. P. P. Peñalba Actualizada 04/04/2016 a las 14:33
Lugar del atropello mortal en la plaza de San Jorge de Peñalba

Los testigos oculares del atropello mortal de Peñalba explicaron ayer que el joven conductor del vehículo, que carecía de carné, condujo generando un riesgo para otros turismos y peatones durante casi 600 metros, del campo de fútbol al lugar del fatal impacto, que se produjo en la plaza San Jorge, donde la víctima, Begoña Calavera Orús, de 54 años, fue arrollada por el turismo cuando estaba sentada en un banco. En su recorrido, el joven, de 21 años, dio muestras de carecer de habilidad y experiencia en el manejo del vehículo, según explicaron los mismos vecinos, lo que coincide con la información facilitada por la Guardia Civil, que subrayó la "impericia" del conductor. El joven, que quedó en libertad con cargos, dio negativo en la prueba de alcoholemia y según las mismas fuentes, no circulaba a velocidad excesiva.

El TSJA ha comunicado que el implicado no pasará a disposición judicial este lunes. El juez esta a la espera de que se le remitan, entre otros, los informes de la Guardia Civil y el resultado de la autopsia.

Al parecer, los cuatro ocupantes del vehículo, tres hombres y una mujer, todos de origen africano, iniciaron la marcha en el campo de fútbol, al que habían acudido para disfrutar de un partido entre amigos, aprovechando la jornada de descanso del Club Deportivo Peñalba, en el que milita el dueño y copiloto del vehículo, Fode Só, único vecino de la localidad, que invitó a los otros dos jóvenes a disfrutar del encuentro. Al salir de las instalaciones municipales, subieron por la calle Alvarado Juan, en la que ya estuvieron cerca de chocar con un vehículo, y tras pasar el puente, ascendieron por la Carretera Antigua, en la que, según los vecinos, recogieron a la joven.

Al llegar a la plaza San Jorge, que más bien es un ensanche, pretendieron torcer a la derecha para bajar por la calle Joaquín Costa, lo que requería un giro de 180 grados, que no pudieron completar. El conductor perdió el control del vehículo, un Audi A4, impactando contra la mujer, que estaba sentada en el único banco de la zona, situado sobre la acera y pegado a dos paredes en ángulo recto, lo que dejó a la víctima atrapada. En el lugar, los vecinos, que están conmocionados con el suceso, colocaron ayer flores, velas y un emotivo mensaje.

El impacto se escuchó en el bar

El accidente tuvo lugar sobre las 18.45, justo en el descanso del partido del Real Zaragoza, que muchos vecinos seguían por televisión en el bar La Posada, a escasos metros del atropello, en la calle Joaquín Costa. Desde allí, se escuchó el impacto y tras dar aviso al 112, los vecinos acudieron al lugar, entre ellos, un médico, vecino de Fraga, y el propio marido de la víctima. A pesar de la rápida intervención, la mujer falleció poco después de ser evacuada en el helicóptero del 112 al hospital Miguel Servet de Zaragoza.

Al llegar al lugar, los testigos explicaron que el copiloto y dueño del vehículo sustituyó al volante al conductor, que estaba en estado de shock, y de este modo, dando marcha atrás, pudo liberar el cuerpo de la víctima. "Había salido del bar y en ese momento, vi que el coche perdía el control y chocaba contra el banco. O no pudo o no supo frenar", explicó uno de los testigos, que volvió a insistir en la falta de habilidad del conductor, que "parecía que era la primera vez que conducía", añadió. El joven tendrá que declarar ante el juez en calidad de investigado (término que sustituye al de imputado) por un presunto delito contra la seguridad del tráfico con resultado de muerte. La Guardia Civil ha instruido las diligencias y las ha remitido al juzgado de Fraga.

La mujer estaba sentada muy cerca de su casa, situada en el centro del pretendido giro, un edificio familiar con tres viviendas, una de ellas ocupada por el dueño del coche, que lleva más de una década en la localidad. Según los vecinos, se trata de un chaval "muy majo y apreciado", integrado en la vida del pueblo. También es conocido porque juega de extremo o delantero en el equipo de fútbol local. En el campo, es habitual que la afición grite su nombre, según uno de los directivos. "Al principio lo pasó muy mal y le ayudamos todos", indicó. Ahora, trabaja en una explotación porcina. Ayer los vecinos desconocían su paradero.

El funeral de Begoña Calavera, casada y madre de dos hijos, tendrá lugar hoy, a las 11.00, en la iglesia parroquial de la Santa Cruz. Para toda la población, "su pérdida ha sido un terrible golpe, ya que era una mujer trabajadora, agradable y jovial", apuntaron sus más allegados. "No tenía una mala palabra", añadieron. El alcalde del municipio, Carlos Lerín, y el resto de ediles, decretarán hoy tres días de luto oficial.

Por otro lado, tres testigos oculares del atropello que costó la vida al guardia civil José Antonio Pérez el pasado 4 de marzo en un control en Barbastro comparecerán hoy en el Juzgado de Menores de Huesca.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo