Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

EDUCACIÓN

Cientos de niños aragoneses desconocen que son superdotados

Según las estadísticas, hay unos 2.500 niños en Aragón con un coeficiente intelectual superior a 130, por lo que tendrían posibilidades de ser calificados como superdotados, pero no lo saben. La falta de motivación puede hacer que el 50% de ellos sufra fracaso escolar.

V. H. Zaragoza Actualizada 22/01/2012 a las 11:24
Etiquetas
67 Comentarios
Niños en un colegio bilingüe de Rosales del CanalJOSÉ MIGUEL MARCO

Toda madre o abuela que se precie cree que su hijo o nieto es más listo de lo normal, y en algunos casos es cierto. Según los parámetros que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 2% de la población escolar iguala o supera el 130 de coeficiente intelectual (CI), límite a partir del cual, tradicionalmente, se ha considerado a una persona como superdotada.

El psicólogo y presidente de la Asociación Española de Niños Superdotados (ASENID), Ricardo Sanmartín, lleva esos datos al alumnado aragonés (primaria y secundaria) y calcula que hay unos 2.500 niños con este nivel de CI en la Comunidad, por lo que se les consideraría personas con altas capacidades que tienen una inteligencia superior a la media o habilidades especiales en una determinada materia. Sin embargo, como apunta Sanmartín, “la gran mayoría no lo sabe y, por lo tanto, no puede actuar en consecuencia”.

Sanmartín dice que este desconocimiento, “fruto de la falta de información de los padres en la mayor parte de los casos”, hace que estos niños no exploten todo su potencial educativo y la falta de una motivación adecuada “puede incluso llevar a la mitad de ellos a sufrir fracaso escolar”.

Sin embargo, a efectos prácticos, tener un alto CI no significa estar reconocido como superdotado por la administración. La legislación vigente marca otros requisitos imprescindibles para poder modificar el rendimiento educativo de un alumno, entre los que destacan su adaptación o integración socioemocional, así como su excelencia académica o su creatividad.

“Reunir todas estas premisas es muy complicado”, apunta Sanmartín. “Tener un alto CI no garantiza siempre sacar buenas notas, de hecho, en muchos casos este tipo de alumnos se aburre en clase, lo que desemboca en malos resultados académicos”, señala. Así, para el presidente de ASENID, el sistema educativo no se adapta correctamente a las necesidades de estos niños.

Adaptación y aceleración curricular


Educación contempla dos medidas para atender a los alumnos superdotados. En la mayoría de los casos se recurre a adaptaciones curriculares. Los alumnos continúan dando clases con sus compañeros pero incorporan contenidos o asignaturas que complementan su formación. Esta opción es la más recomendable cuando el alumno muestra ciertos talentos o altas capacidades solo en determinadas materias.

Cuando la superioridad respecto al resto de sus compañeros es manifiesta en todos los ámbitos, la administración puede optar por la aceleración académica, por la que el alumno salta al curso siguiente.

Sanmartín comenta que estás medidas se aplican en Aragón, “pero no tanto como debieran”. A su juicio, “la falta de recursos y de personal especializado hace que no se aprovechen lo suficiente”.

Teresa Millán, psicóloga de la Asociación Aragonesa de Altas Capacidades – Sin Límites
, habla de la importancia de cuidar a estos niños, que “muchas veces se sienten diferentes y no entienden por qué no aprenden al ritmo de los demás”. Millán apunta que los casos más graves pueden terminar en diferentes trastornos o depresión.

Por eso, desde Sin Límites tratan de llenar los huecos que deja la legislación con actividades extraescolares que les propongan retos y les obliguen a esforzarse, todo ello desde un punto de vista lúdico. “Es importante que los niños con altas capacidades hablen con otros con inquietudes similares a las suyas para que no se sientan bichos raros”, dice Millán.

Desde esta asociación organizan talleres de matemáticas recreativas, robótica, experimentos científicos y también cafés-tertulia para los padres, “que también necesitan ayuda y consejos para entender mejor a sus hijos”.

La psicóloga sentencia que para una mejor atención “hay que superar el miedo al diagnóstico y a poner etiquetas”.


  • Bea08/02/12 00:00
    Y falta añadir que cuando los padres están informados la administración les pone un millón de trabas. Y yo lanzo las siguientes preguntas: - ¿Por qué los orientadores que pasan las pruebas no están especializados en Altas Capacidades? Es increíble escuchar las burradas y falsos tópicos que sueltan algunos de ellos que te dejan claro que no está capacitado para valorar al niño.  - ¿Por qué algunos directores y tutores se ponen en contra de las familias juzgándolos y criticándolos en vez de escuchándolos por el bien del niño?  - ¿Alguien se ha parado a pensar que estamos hablando de niños, de personas, de seres humanos?  Esto no es un capricho de padres que cree que su hijo es listo al que la administración tiene que poner en su sitio demostrándole que no. Es cuestión de padres preocupados por sus hijos que sólo demandan lo que les corresponde, además, por ley. 
  • Para WalterEgo25/01/12 00:00
    EStos niños aprenden sin ayuda. No aprenden a leer porque tú les enseñes, el mío, por ejemplo, no había cogido un cuento en su vida porque sólo le gustan los coches y todos los deportes. Horas y horas corriendo en el parque todo el día. BAstó una semana de primero de infantil, la profesora le leyó tres palabras, le dijo la s suena sssss y poco más y ya estaba leyendo. Tres semanas después de empezar el curso. Eso se lo dijeron a toda la clase, pero sólo aprendió él y tenía tres años. Estos niños necesitan sólo dos palabras del enunciado para desarrollar el problema entero porque esa es su capacidad, no porque se lo metan en la cabeza con horas de estudio. Deja de malmeter y poner mentiras sobre los ACI. Se ve que no tienes ni idea y que sólo estás molestando.
  • kahina23/01/12 00:00
    Desde luego todos los padres lo que deseamos es la felicidad de nuestros hijos... y que sean personas con valores. No estoy de acuerdo con los comentarios que generalizan sobre los padres de niños de altas capacidades porque hasta el momento yo no he conocido a ninguno como se describen... mis hijos, tengo dos, TODOS los días van al parque si no llueve, nieva o truena, juegan con la tierra (cómo les gusta), van a la ludoteca municipal, con otros niños del barrio, y su "superestimulación" en actividades extraescolares consiste en las actividades que ellos eligen siempre y cuando cuadren logística y económicamente... uno hace un arte marcial y teatro de títeres y el otro hace el arte marcial, patinaje, natación, informática... y no hace nada más porque hubo que decirle ¡¡basta!! Quienes eligen son ellos... así como participar o no en los talleres de la asociación, que hace un trabajo increíble, con los niños, que se sienten valorados y escuchados, y con los padres que encontramos algo de apoyo... Mi hijo de 4 años me dijo ayer "si nos vas a dar 3 euros de paga, y el mes tiene 4 semanas, ¡¡bien!!! voy a juntar 12 euros para comprar mis cromos pokemon!!"... que debo decirle que no piense así porque sólo tiene 4 años, o que cuente con los dedos, como los demás, como le dice la profesora del otro, que ya sabe que lo sabe hacer mentalmente, pero que lo debe hacer contando, como los demás...  Sólo deseamos que se acepte nuestra realidad y se busquen soluciones que sean positivas para los niños ( a mi, personalmente me da igual lo que lleguen a ser o no en un futuro, lo que no me da igual es que sean felices o no, y sobre todo que haya quienes se encarguen de decirle "cómo deben ser o pensar")... si para ellos hay que romper el modelo actual "tan exitoso" de café con leche para todos... adelante...
  • sonia23/01/12 00:00
    yo sólo quiero que mi hija sea feliz. me da igual que sea astrofísica que dependienta. pero fue muy triste su paso por infantil, mientras los demás se divertían, ella no entendía por qué tenía que estar allí. y me gustaría que tuviera las ventajas que le da su inteligencia, no sólo las desventajas como no entender las bromas de los niños de su edad. ya que tiene que apechugar con 'lo malo', me gustaría que viera alguna ventaja en su don especial.
  • P.23/01/12 00:00
    Sólo un comentario a todos esos padres que se consideran "entrenadores" de niños superdotados: Un niño tiene que jugar, sino será un genio con las mates pero estará a años luz en inteligencia sensitiva. Eso influirá en sus relaciones sociales y le costará años encontrar el equilibro para poder por fin ser "feliz". Y si no es feliz, igual no saca tampoco buenas notas llegados a cierto punto.
  • Padres sufridores23/01/12 00:00
    PROFESORES, muchos con su actitud son responsables de los éxitos y de los fracasos de nuestros hijos. A muchos les falta la vocación, la implicación, el interés, el ánimo , en definitiva, el amor por su profesión. En casos de niños con estas características es muy importante la labor de los padres, de eso no tenemos duda, pero y de los profesores?. Que dirían si un cirujano ante un caso complicado, abandonara o lo dejara en manos del destino?. Un bombero ante un incendio, dónde además se juega la vida?.No entra en nuestra mente el que abandone ante la quema verdad?. Además, si esperamos que la administración haga algo lo tenemos crudo. En esta sociedad, o actuamos las personas implicandonos en todas las facetas o todos podemos ser víctimas de las consecuencias. Estoy cansada de oir que los padres son responsables de la educación de sus hijos. Pues sería bueno evaluar a los profesores de vez en cuando y calificar sus resultados.Y a los buenos reconocerles su labor , por supuesto
  • Para Sin límites23/01/12 00:00
    A Sin Límites. GRacias por vuestra labor y por esos talleres lúdicos tan divertidos que hacéis para nuestros peques. Ojalá hubieran existido en mi época. Y gracias, Tere.
  • WalterEgo23/01/12 00:00
    Eca, su hijo lee desde antes de comenzar Educación Infantil, ¿le enseñó usted a leer en casa mientras el resto de niños jugaban en el parque o, en un descuido alcanzó uno de los incunables de su biblioteca y aprendió a identificar grafías con sonidos por obra y gracia del Espiritu Santo? Si la respuesta es la primera, quizás le hizo un flaco favor. Los niños aprenden las vocales a lo largo de todo un curso en primero de infantil y lo hacen pintando, cantando, uniendo con flechas y otros juegos y manualidades. Algunos las asimilaran durante el primer mes, otros las aprenderan a lo largo del curso. Tenga claro que muchos otros niños sin superdotación alguna las conocerían ya desde antes de empezar la escuela. Sin embargo, la gran mayoría de ellos, a diferencia -y esto siempre según usted- del suyo, disfrutan jugando o haciendo manualidades con unas letras que, al igual que el suyo, ya conocen. Si su hijo se aburre no será porque ya conozca las vocales sino porque, tan ocupada como estaba enseñandole a ser más que los demás, se olvidó de enseñarle a jugar. Si además se empecina en transmitirle lo aburrida y vanal que es su actividad en la escuela, su hijo se quedará sin la oportunidad de descubrir todo aquello que, además de leer y operar, debería enseñar una escuela.
  • WalterEgo23/01/12 00:00
    Sonia, a leer y escribir se aprende con libros, a relacionarse y entender las bromas del resto de niños jugando en los columpios. Si su hija sabía más que los demás sobre letras y números, pero mucho menos sobre juegos y bromas, a lo mejor le sobraron algunos libros y le faltaron muchos columpios.
  • eca23/01/12 00:00
    Tras la lectura de muchos de los comentarios me duele ver como no solo la Adminsitración mira para otro lado cuando se le pide ayuda (o que cumpla con sus obligaciones legales) en estos casos, sino que en la calle no se ve como un problema el tratamiento de estos niños especiales, que por el hecho de ser inteligentes deben saber o aprender a no aburrirse en casa y a conformarse con no pasarse de la raya en sus conocimientos. Los que somos padres lo sufrimos, que cómo nos enteramos que son niños de altas capacidades, pues no solamente porque leen antes de lo normal, sino por los problemas que tienen en el colegio. Mi hijo lleva tres años esperando que sus compañeros del colegio lean, ha soportado su aprendizaje, y mientras a él le castigaban por no atender en clase... y eso lo sufrimos los padres con impotencia porque no puedes hacer nada si el colegio y el profesor no se implica. La cuestión no es que queramos que hagan los cursos en menos años, sino que los niños no sufran y que sus inquietudes intelectuales se vean satisfechas en parte. A nosotros Educación no ha querido ni examinar al niño, a pesar de los informes aportados, le dicen al colegio que lo sigan controlando pues igual se iguala a los demás con el tiempo... Y mientras un padre qué tiene que hacer? pues hacer el trabajo desde casa, claro!, y sufrir. Algo tiene que cambiar, digo yo.
Ver más comentarios





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual