Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

aragón es extraordinario

Puertomingalvo desparrama su hermosura

La cascada del Arquero, una excursión tan exigente como gratificante, es el regalo natural a los visitantes de un pueblo que figura entre los más bonitos de España

Dentro del club de los pueblos más bonitos de España con la escarapela oficial no hay (no debe haber clases de ningún tipo; lograda la donosura con toda la auditoría previa, sostenida en las periódicas revisiones de quienes otorgan tal categoría, cada localidad es definitivamente bella. Como siempre fue, dicen los que saben, pero vaya... Puertomingalvo fue de las primeras en la provincia de Teruel con esta distinción, y la luce con orgullo; su privilegiada situación en alto, una morfología urbana que parece fabulada y es más que cierta... son muchos los argumentos que atesora, incluidos algunos tan curiosos como esos letreros de calles en el curiosísimo formato de la opción entre dos nombres.

Además de brillar de puertas adentro, Puertomingalvo tiene un entorno mágico. La excursión más bonita que puede hacerse desde el pueblo es la de la cascada del Arquero. El alcalde, Manuel Zafón, la resume. “Se sale del pueblo por senda y hay que bajar hasta el río –el Villahermosa y Argelita– y al cruzarlo ya son solo cinco minutos hasta la cascada”. Curiosamente, el agua cae desde el término de Linares y se derrama ya en Puertomingalvo, porque está justo en la linde. La excursión es durilla: son tres horas ida y vuelta andando desde el pueblo por pista y sendero, con una pendiente tremenda que incluso en coche hay que hacer con suma paciencia; mejor todoterreno si se quiere llegar hasta el río, porque si se opta por el turismo normal hay que dejarlo junto a una masía a casi un kilómetro y hacer el resto andando. “También está muy bien –prosigue Manuel– la marcha hasta el alto del Pelejero, una hora y media desde el pueblo, e igualmente se puede ir hasta el Macizo de Peña Golosa, ya en Valencia”.

El pueblo cuenta con una sala de exposiciones municipal muy bien surtida, y detalles muy curiosos: por ejemplo, la fuente que conmemora la participación del pueblo en el popular espacio televisivo ‘Grand Prix’. También brilla el taller de cerámica y orfebrería, áreas que llevan respectivamente Tina Ventura y Miguel Ángel Yunquera. Tienen castillo, en un extremo elevado sobre un espolón rocoso. Muy bien restaurado, se habilitó como museo; hay que recordar que Puertomingalvo es de origen musulmán y fue conquistada por los templarios en el siglo XII. Su castillo aparece citado en un documente de 1202 por su antiguo nombre, Ibn Galbón.

Manuel y su esposa Matilde están al frente del bar, restaurante y hotel Entre Portales. “Andamos todos en un ‘impasse’, como ocurre en cualquier negocio de este tipo en España, pero este verano, por ejemplo, fue muy bueno para el negocio, a pesar de las restricciones que hubo que poner. En cuanto salimos del confinamiento vino mucha gente, hablo entre junio y septiembre, hasta que se volvieron a cerrar los perímetros. También contamos aquí con una decena de apartamentos turísticos, pero si no está abierta la Comunidad Valenciana, no hay negocio por aquí: son el 90% de nuestro turismo. Gracias en parte al tema de los pueblos más bonitos de España, aquí el turismo va floyendo el año entero”. En estas fechas, además, las setas son otro reclamo: menos abundantes que en años anteriores, sí... pero haberlas, haylas.

Puertomingalvo, belleza oficial de base sólida.

El arte que sana y el artesano que cura: de la piedra al jamón

Embutidos Flor lleva en el pueblo desde 2006, y amplió sus instalaciones aquí hace tres años. Son vecinos, ya en tierra de Castellón. Con sus últimos movimientos empresariales han atraído nuevos pobladores al pueblo, tres matrimonios con hijos (también hay un chaval del pueblo empleados) que aportan cinco niños a la escuela. Explica Juan Flor que “el negocio lo comenzaron mi padre y mi tío en 1992, y ahora estamos la siguiente generación, cinco socios entre mis primos y yo. En Puertomingalvo trabajamos únicamente el jamón, en diversas variedades: en este secadero hay ahora 90.000 jamones, y el de Puertomingalvo destaca mucho, tiene una curación mínima 18 meses. Puertomingalvo lo tiene todo: entorno, altura, clima… somos de cerCa, queremos mucho a este pueblo y el alcalde nos puso muchas facilidades”.

En Flor tienen el ciclo completo del cerdo, manufactura del pienso, matadero y sala de despiece, fábrica de embutido fresco y curado... “vendemos casi todo en Castellón, tenemos 15 tiendas propias, pero también llegamos a Albacete y Barcelona, por ejemplo: a media España”.

Por su parte, Gregorio Gil lleva taller artesano en su pueblo natal desde 2006. Trabaja la piedra y la madera con su maza de tallista y el cincel. “En la cantería comencé en 2002 con un curso que se hizo aquí; antes trabajaba en la extracción de la losa caliza. He ido experimentando, nunca se deja de aprender; por suerte, no falta el trabajo. Para Mosqueruela hice piezas de imaginería religiosa, un peirón para Puertomingalvo en 2007, una Virgen del Agua para Castellote… en trabajos monumentales destacan unas manos de dos metros para un pueblo castellonense. Además, voy haciendo encargos de rotulación en piedra, detalles… de todo un poco”.

Entre Portales, sabor añejo en una oferta hostelera muy variada

Manolo y Matilde siguen con ideas y ganas para el futuro, más allá de Entre Portales. “Queríamos hacer aparthotel nuevo con servicio de restaurante, huerto y hasta animales de granja, una propuesta diferente allá en la parte de abajo, pero nos ha parecido muy osado liarnos en eso ahora. De momento, seguimos con Entre Portales y el Aparthotel La Endevilla, peleando. Aquí hacemos comida tradicional; en invierno el potaje de garbanzos y la fideuá de ajos tiernos, trigueros y setas tienen mucho éxito, además del cordero a la brasa. El bar Gloria y Matilde sigue abierto: allí empezamos hace más de 30 años; ellas desde el 84, yo trabajaba en una serrería y no teníamos tradición hosteleras, pero ya ves, aquí seguimos”. El Pairón es otra excelente alternativa de alojamiento y restauración, y no se puede olvidar al bonito hotel Mas de Cebrián, situado en el camino a Mosqueruela.

PUERTOMINGALVO

Comarca. Gúdar-Javalambre. Eso sí, está dentro del Parque Cultural del Maestrazgo.

Cómo llegar. Desde Teruel, su capital de provincia, hay 104 kilómetros por la Autovía Mudéjar hasta la Venta del Aire, la A-1515 hasta Linares de Mora y la A-1701 y TE-V-8111 hasta destino.

Feria Solidaria de Antaño. Desde 2012 se organiza esta feria que comenzó a celebrarse en 2009 con el impulso del Ayuntamiento y de la Asociación Cultural Bengalvón. Es en agosto, y lleva al pueblo a la primera mitad del siglo XX.

Centro de Interpretación de los Castillos del Maestrazgo. Se halla en los bajos de la Casa Consistorial y profundiza con elegancia y detalle en el patrimonio y la historia de la localidad, además de repasar las fortificaciones de la zona.

Tienda El Pilar. El jovencísimo Daniel Solsona, con el apoyo de su familia, lleva desde hace cinco años la tienda de su pueblo, al que quiso volver desde Castellón. Vende sobre todo jamón y embutidos, quesos, deliciosas mermeladas y chocolates artesanos.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión