Despliega el menú
Aragón

Una plataforma de arquitectos pide el desmantelamiento del PEMA para poder restituir el espacio

N’undo lo ve como un proyecto "resultado de una visión errada y cortoplacista" que "consume" un territorio "privilegiado".

La CMA, a vista de pájaro
La CMA, a vista de pájaro
Mario Tejedor

n'UNDO, una plataforma de pensamiento y acción integrada por profesionales entre los que hay arquitectos y urbanistas, propone la desmantelamiento del Parque Empresarial del Medio Ambiente (PEMA) por considerarlo un proyecto "resultado de una visión errada y cortoplacista de intenciones faraónicas", a la vez que con su ejecución "se está consumiendo un recurso finito: el territorio, sin una reflexión profunda, sin un razonamiento justificado ni argumentos válidos de cara a garantizar la sostenibilidad hacia generaciones futuras" en un espacio "privilegiado".

La organización, además, ve otras "oportunidades de mejora, sencillas y sin necesidad de grandes intervenciones" en la provincia al margen de la rebautizada CMA, como las estructuras ferroviarias abandonadas y las poblaciones deshabitadas. Con su reciente aplicación n’mapp cuenta con "cientos de localizaciones donde resulta pertinente aplicar los modos de actuación: no construcción, minimización, reutilización y desmantelamiento".

Este último aspecto es entendido como algo positivo por parte del movimiento de ‘re-arquitectura’ del territorio y la ciudad desde los mencionados modos de actuación. "Desmantelar no es una acción negativa, sino necesaria para restaurar y recuperar valores perdidos", admiten las fuentes de n'UNDO para insistir, "en el caso del PEMA, sí, sin duda es nuestra propuesta". No obstante, observaron, "no se trata de un planteamiento que pueda generalizarse", pues "cada situación requiere un análisis y una evaluación, y ése es nuestro campo de trabajo". Desde el punto de vista técnico, en este caso aseveran que "el desmantelamiento con gestión de residuos y la recuperación ambiental es la intervención pertinente". El motivo más evidente para hacerlo es "restituir el territorio", lo que implica "reivindicar el valor de la preexistencia y, por tanto, ser conscientes y visibilizar la magnitud del daño". Por otra parte, "el coste de la operación no puede ser un impedimento para la restitución y, además, ver desaparecer algunas edificaciones daría esperanza de justicia para intervenciones ilegales que a día de hoy parecen impunes".Descuidar el futuro

Consideran que este tipo de edificaciones "faraónicas" son "muy habituales en los últimos años", y su ejecución "sólo muestra la alienación de las partes, enfrascadas en la producción sin una perspectiva crítica ni un compromiso ético por parte de las disciplinas implicadas". Al consumo del territorio añaden "la tendencia incomprensible de seguir escogiendo lugares privilegiados, llenos de riqueza y singularidad como escenario de nuevas intervenciones, con evidente prepotencia e indolencia, en lugar de focalizar las actuaciones a la mejora de lugares degradados o que precisen realmente ser intervenidos".

Estos proyectos, razonan, van normalmente acompañados de "un discurso populista y superfluo de pan para hoy y ninguna preocupación por el hambre de mañana". "Los dirigentes, apremiados por los logros del aquí y el ahora, descuidan las consecuencias a largo plazo". En su opinión, "se hace propaganda de puestos de trabajo, publicidad, innovación…, mientras realizamos inversiones perniciosas de ‘nuevo rico’ que no necesitamos, no podemos mantener y nunca serán rentabilizadas por la ciudadanía".

Esta organización independiente considera que este tipo de actuaciones no es solamente cuestión de una situación puntual de crisis económica, "de despilfarro económico o del maltrato ambiental que conllevan estas políticas", sino del "error de asociar el concepto de desarrollo al de crecimiento, sin resolver necesidades prioritarias", como en el caso de Soria "puede ser la recuperación y el mantenimiento del patrimonio existente, tanto urbano como ambiental".Otros ejemplos sorianos

Desde n'UNDO ponen el acento en que actualmente hay "numerosos" edificios y estructuras abandonadas en las ciudades y en el entorno natural, y aunque las razones de su abandono pueden ser muy diversas, "siempre subyace una falta de conocimiento y cuidado de lo que ya tenemos y una preferencia, muchas veces ignorante, por lo nuevo". Por eso, reutilizar un edificio "es viable y necesario", pero para ello "hay que ponerlo antes en valor". Además, indican, "se precisa de una estrategia más global que implica políticas como la recuperación de los oficios, tan necesarios para la rehabilitación, la adaptación de las normativas para fomentar la flexibilidad y permitir temas tan básicos como la reconversión de usos, etcétera". En Soria, recuerdan, "existen muchos ejemplos, como la estación de tren y su entorno próximo, que son verdaderas oportunidades de un urbanismo revitalizador latente".

Su conocimiento de la provincia no es baladí, pues "una persona fundamental para nuestro equipo tiene raíces sorianas". Por eso, "cada vez que vamos, vemos oportunidades de mejora, sencillas y sin necesidad de grandes intervenciones". Las estructuras ferroviarias abandonadas les "atraen especialmente", y el tema de los pueblos deshabitados "es recurrente en nuestras reuniones". "Creemos que aparte de los grandes monstruos mediáticos, la mejora del entorno tiene que venir de valorar lo pequeño, lo cercano, lo habitual, y Soria es un tesoro en ese sentido".

Sus encuentros con organizaciones ecologistas de la provincia han sido un hecho para abordar el PEMA y otras controvertidas construcciones en espacios naturales. "Consultarles es básico, ya que su punto de vista nos enriquece y añade y refuerza argumentos a nuestras propuestas", manifiestan. Admiten que las reuniones con los ecologistas sorianos "han sido muy fructíferas", aunque todavía es pronto para "desvelar" los resultados que se han obtenido de ellas.

Los miembros de n'UNDO consideran especialmente importante que pudiera cumplirse una expectativa para que estas acciones no se repitan: "Que los acontecimientos vayan cambiando porque mejoramos en sensibilidad, empatía, cultura y conocimiento de nuestro entorno, sin que tenga que ser resultado de una lucha de bandos".

Etiquetas