Despliega el menú
Sociedad

NO ESTÁ RELACIONADO CON EL CAMBIO CLIMÁTICO

Un iceberg del tamaño de Luxemburgo, a la deriva

Imágenes de satélite del desprendimiento
Un iceberg del tamaño de Luxemburgo, a la deriva
AFP

Un iceberg del tamaño de Luxemburgo se desprendió de un glaciar en  la Antártida tras ser embestido por otro iceberg gigante, informó  este viernes un grupo científicos, en un acontecimiento que podría  afectar a los patrones de circulación oceánica.

El iceberg de 2.500 kilómetros cuadrados se desprendió a  principios de este mes del glaciar Mertz, una lengua flotante de  hielo de 160 kilómetros en el Océano Antártico. La colisión ha  dividido en dos la lengua que drena hielo de la vasta capa en el este de la Antártida.

"La división en sí no está directamente vinculada con el cambio  climático sino que está relacionada con los procesos naturales que  ocurren en la capa de hielo", declaró Rob Massom, un destacado  científico de la División Antártica Australiana y el Centro de  Investigación Cooperativo sobre Ecosistemas y Clima Antártico, con  sede en Hobart, Tasmania.

Ambas organizaciones, junto a científicos franceses, han estado  estudiando grietas gigantes en la lengua de hielo y vigilado la  colisión al estilo de un parachoques de un segundo iceberg, el B-9B.

Este pedazo de hielo de 97 kilómetros es un remanente de un  iceberg de más de 5.000 kilómetros cuadrados que se desprendió en  1987, convirtiéndose en uno de los icebergs más grandes de los que se  tiene registro en la Antártida.

ENTRE LOS MS GRANDES

El iceberg del glaciar Mertz está entre los más grandes de los  últimos años. En el 2002, un iceberg de unos 200 kilómetros se  escindió de la capa de hielo Ross de la Antártida. En el 2007, un  iceberg del tamaño de Singapur se desprendió del glaciar Pine Island  en la Antártida Occidental.

Massom dijo que la división en la lengua de hielo y la presencia  de los iceberg Mertz y B-9B podría afectar a la circulación oceánica  mundial.

La zona es importante para la creación de agua salada y densa que  es clave en la circulación oceánica mundial. Esto se produce en parte  por la rápida producción de hielo marino que el viento lleva  continuamente hacia el oeste.

"La eliminación de esta lengua de hielo flotante podría reducir el  tamaño de la zona de aguas abiertas, lo que podría ralentizar la tasa  de producción de salinidad en el océano y la tasa de formación de  agua de fondo de la Antártida", dijo.

El científico indicó que había riesgo de que ambos icebergs se  quedaran varados en bancos de arena, interrumpiendo la creación de la  agua densa y salina y la cantidad que se hunde al fondo del océano.

Los océanos actúan como un volante gigante para el clima del  planeta, alternando el calor a lo largo del globo a través de las  miles de corrientes por encima y debajo de la superficie.

Etiquetas