Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

PREVENCIÓN

Primera lección: cómo sujetar a una pitón

Agentes forestales y bomberos de Zaragoza han recibido un curso sobre identificación y manejo de serpientes y otros reptiles.

Imagen de una serpiente, de archivo
Primera lección: cómo sujetar a una pitón
OLIVER DUCH

¿Sabía usted que una iguana grande le puede dar un coletazo en la cara y hacerle mucho daño? ¿Y que algunas tortugas pueden lanzar su cuello 20 o 30 centímetros para intentar arrancarle un dedo -o la nariz- de un mordisco? Probablemente no, pero quienes sí están al tanto de estos y de otros muchos detalles son los agentes forestales y los bomberos de Zaragoza que esta semana han asistido a un curso sobre identificación y manejo de reptiles.

En las sesiones han aprendido, por ejemplo, que para sujetar y transportar a una serpiente de gran tamaño hace falta una persona por cada metro que mida el animal. También les han enseñado que los reptiles siempre avisan antes de atacar, y que todos los ofidios venenosos de la Península tienen las pupilas verticales. Si son redondas no hay que preocuparse, pero ¡cuidado! Esa regla no es válida fuera de España: algunas de las serpientes más venenosas del mundo, como la cobra o la mamba negra, tienen las pupilas circulares.

"El problema es que cada vez es más frecuente encontrarse especies exóticas que la gente tiene como mascotas y que se escapan o son liberadas por sus dueños en cualquier lado -explica el jefe de la Unidad de Agentes Forestales de la capital aragonesa, Alberto Esteban-. Por eso nos pareció una buena idea organizar este curso, porque cuando aparece algún animal de este tipo los que acudimos somos nosotros o los Bomberos".

Esteban explica que el objetivo de las jornadas es enseñar a estos profesionales cómo manejar todo tipo de reptiles garantizando la seguridad tanto de quien los coge como de los animales. "Además, en la parte teórica nos enseñan toda la normativa legal, así sabemos qué tenemos que hacer cuando detectamos alguno", comenta.

En los últimos años, los agentes forestales de Zaragoza han capturado tortugas caimán, boas constrictor, falsas serpientes de coral... "En Barcelona este año ya han cogido dos caimanes, así que nunca se sabe lo que nos puede tocar", advierte Esteban.

Los cursos han sido impartidos por técnicos del Centro de Recuperación de Anfibios y Reptiles de Cataluña. Su director, Joaquim Soler, explica que lo importante a la hora de manejar estos animales es el sentido común. "Se pueden tener serpientes como mascota, yo diría que incluso las más peligrosas, pero siempre que se adopten todas las medidas de seguridad... empezando por la extracción de las glándulas que generan el verano", opina este experto.

Soler recomienda no acercarse nunca a un animal de estos si no se sabe si es peligroso o no se está acostumbrado a tratarlos. "Lo que hay que hacer es llamar a los Bomberos o a los agentes forestales -dice-. Y mi consejo para los profesionales es el mismo: si dudan o no se atreven, mejor no hacer nada y esperar a tener ayuda".

Etiquetas