Sociedad

SEMANA SANTA

La Cofradía Salesiana del Santo Cáliz inaugura el desfile de procesiones

Este año sí. La Cofradía Salesiana del Santo Cáliz volvió a recorrer las calles del casco antiguo de Huesca y abrió una vez más el desfile de procesiones de la Semana Santa oscense, después de que el año pasado tuvieran que suspenderlo por la patente amenaza de lluvia. Las procesiones en la capital altoaragonesa concluirán el viernes con el Santo Entierro.

A las nueve en punto y con un redoble de tambores arrancaba la procesión este primer desfile, el del Cenáculo. Representantes de todas las cofradías oscenses acompañaron a la Salesiana del Santo Cáliz, que cumple ya 53 años de historia y que viste túnica granate con bocamangas amarillas, capirote amarillo con la imagen del Santo Cáliz en el pectoral. En total, fueron cerca de doscientos los cofrades que desfilaron por las calles de la ciudad, con lento paso y acompasado. Algunos portaban hachones con forma de cáliz; otros, portaestandartes; y también los había que llevaban faroles. Todos, al ritmo que marcaba el medio centenar de cofrades que forman parte del grupo de tambores "Luis Esteban Felipe".

Y en las aceras, tanto en las del Coso Alto como en las del casco antigua, cientos y cientos de fieles que no perdieron detalle.

El paso, que representa una emotiva imagen de Jesús rodeado de sus apóstoles en torno a una mesa, en el momento de celebrar la Última Cena, fue construido en 1865 por el escultor Cristóbal Mendoza. Y a pesar de que se incendió en 1934, fue reconstruido en 1943 por el oscense Larruy.

A última hora de la noche, la procesión del Prendimiento recorrió las calles del barrio de Santo Domingo y San Martín. Y para hoy está prevista la de Jesús atado a la Columna (20.30) y la de la Coronación de Espinas (23.00).

Etiquetas