Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

PATRIMONIO

El Museo Paleontológico y los fondos de la Longino Navás se unificarán en el Paraninfo

Las colecciones estarán en los bajos del edificio en 2011, aunque no hay fecha fija y la financiación se está negociando.

Una de las piezas que se expone en el Museo Paleontológico de Zaragoza, en la sala Lucas Mallada.
El Museo Paleontológico y los fondos de la Longino Navás se unificarán en el Paraninfo
HERALDO

¿Cerrará el Museo Paleontológico de Zaragoza a finales de este año por falta de presupuesto? Responde la vicerrectora de Proyección Cultural y Social de la Universidad de Zaragoza, Concha Lomba. Las alrededor de 20.000 piezas que lo componen seguirán exponiéndose, como hasta ahora, en la sala Lucas Mallada del edificio de Geológicas. Así será hasta que la planta sótano del Paraninfo de la capital aragonesa esté lista para acoger esa futura colección de Ciencias Naturales. Entonces, se unificarán estos fondos con los de biología de la Longino Navás, que se dejaron de exhibir al público en este inmueble en junio de 2006.

Aunque el proyecto para la apertura del nuevo espacio no tiene una fecha fija, Concha Lomba confirma que "se presentará a lo largo de 2011". La Universidad de Zaragoza dispone ya del anteproyecto museográfico, pagado por el Gobierno aragonés, de la Longino Navás y se está elaborando el del recorrido paleontológico. "La idea es aunar las dos colecciones en un único discurso científico, en el que cada una conserve su identidad, y a la vez conseguir que sea atractivo para todo tipo de público, investigadores, escolares y espectadores en general", avanza sobre la iniciativa la vicerrectora. Sobre la financiación del proyecto, reconoce que se está "negociando" con una entidad privada y que contará con la participación del Ejecutivo autonómico.

Los fondos se reubicarán en tres salas de los bajos del Paraninfo, donde contarán con un espacio de alrededor de 600 metros cuadrados, además de una cuarta estancia de otros 300 metros cuadrados para muestras temporales, conferencias y actividades divulgativas. Estas zonas son las que ocupaba hasta hace unas semanas la muestra 'Agua, ríos y pueblos' y en ellas no está previsto llevar a cabo ninguna exposición más.

Como prueba de la continuidad de la sala Lucas Mallada, Concha Lomba menciona el hecho de que a principios de este mes se ofertó a los colegios aragoneses el programa de visitas a la misma para el próximo semestre.

"No es la solución definitiva"

Desde la Sociedad de Amigos del Museo Paleontológico de la Universidad de Zaragoza (SAMPUZ), entidad que ha denunciado en más de una ocasión los problemas económicos de la sala Lucas Mallada, su presidente, José Manuel Clúa, se muestra satisfecho por el compromiso de continuidad. No obstante, recuerda que de esta idea ya se empezó a hablar el pasado mes de junio y que desde entonces no tienen constancia de que se haya producido "ningún avance definivo".

Asimismo, para Clúa esa unificación no es "una solución definitiva". "Lo que Zaragoza y Aragón necesitan de verdad es un Museo de Ciencias Naturales en toda regla -asegura-, me da igual quién lo gestione, pero se necesita una institución real en la que tengan cabida minerales, fósiles, geología y botánica, y en la que se puedan depositar las colecciones que existen con garantías de su mantenimiento y exhibición".

En los presupuestos de la DGA de este año se suprimió la partida destinada al Museo Paleontológico, que ya en 2009 se recortó de 65.000 euros a 45.000. Durante este año, en el que celebra su 25 aniversario, ha permanecido abierto gracias a las aportaciones particulares y a los proyectos de investigación. Actualmente hay dos personas trabajando, un conservador y la encargada de la sala.

Un patrimonio único

Nadie pone en duda la importancia de ambas colecciones tanto en la Comunidad como en España. Las alrededor de 20.000 piezas paleontológicas proceden de fondos históricos, donaciones privadas e investigaciones actuales.

El legado del sacerdote naturalista Longino Navás está formado por unos 7.300 insectos y unos 400 animales disecados que llevan más de cuatro años almacenados.

Etiquetas